Archive for the ‘ Uncategorized ’ Category

Diez reglas que han cambiado en el béisbol desde el Siglo 19

El béisbol se ha jugado básicamente de la misma manera por tanto tiempo que sus reglas se han convertido en sagradas instituciones.

Pero el camino del juego hacia este punto fue largo y de muchas vueltas. Para apreciar lo lejos que hemos llegado, presentamos 10 reglas que existieron en algún momento:

1. Los bateadores podían solicitar un pitcheo alto o bajo de 1867 a 1887


Imagínense a Mike Trout llegando al plato y diciéndole a David Price exactamente donde quiere la bola. Pero ésa era la realidad. Antes de cada turno, el bateador solicitaba una zona de strike alta o baja-o de la rodilla a cintura o de la cintura a los hombros.

2. Los elevados a territorio bueno podían ser capturados de un rebote para out hasta 1864, y los de foul hasta 1883
Esto podría parecer sumamente extraño para los fans hoy en día, pero la lógica venía de juegos de niños. Y en una época en que todavía no se usaban guantes a la defensa, les permitía a los jugadores protegerse las manos.

3. Los lanzadores tenían que tirar por debajo del brazo hasta 1883
El béisbol tiene muchas raíces en el cricket y muchas de las primeras reglas-las Reglas Knickerbocker, organizadas para el Knickerbocker Baseball Club en 1845-mencionan esa parte: “La bola debe ser pitcheada, no tirada, hacia el bate”. Cuando se habla de “pitchear”, la idea es un movimiento rígido y por debajo del brazo, casi como jugar boliche.

4. Un lado del bate podía ser plano de 1885 a 1893
Preocupado por una falta de ofensiva en la Liga Nacional (la efectividad colectiva de la liga era de 2.37), uno de los jefes de los Calcetines Rojos de Cincinnati, Harry Wright, propuso un cambio de reglas para fomentar el bateo: Permitir que los bates tuvieran un lado plano, similar a los del cricket. La Nacional implementó la regla en 1885 y, combinado eso con un cambio en la distancia entre el pitcher y el bateador, empezó a aumentar la ofensiva en el circuito. Pero los bates tenían la tendencia de romperse, así que desapareció esa regla en 1893.

5. Las bases por bolas fueron anotadas como hits en 1887
Si piensan que eso pudo estropear el proceso de documentar los récords, están en lo correcto.

Un total de 11 jugadores batearon .400 o más en esa temporada, nueve de los cuales no hubieran alcanzado dicha cifra sin la regla de las bases por bolas como hits.

Las estadísticas de esa campaña fueron recalculadas en 1968 por un Comité Especial de Récords de Béisbol, con consecuencias drásticas. A Cap Anson, quien encabezó la liga ese año con promedio de .421, se le restaron 60 hits. Eso no sólo le quitó el título de bateo, sino también el honor de ser el primer miembro del club de los 3,000 imparables. En el 2001, MLB dejó sin efecto esa decisión, y Anson ahora tiene en su récord oficial más de 3,400 hits.

6. Los umpires del Siglo 19 la tenían fácil
La vida de un árbitro es difícil: Traten de ver una pequeña bola blanca a grandes velocidades y decir dónde cayó, con un estadio repleto de gente y todo el internet preparados para criticarte si te equivocas.

Pero ser umpire al final del Siglo 19 y al principio del 20 no parece haber sido tan pesado. Se elegía a alguien del público-muchas veces eran personas importantes de la comunidad-y en vez de tener que agacharse detrás del cátcher y del bateador, se sentaban en sillas bien cómodas cerca de la caja de bateo.

Además, según el periódico Marion Star del estadio de Ohio, “El umpire siempre recibía la mejor comida y el vaso más grande de cerveza”.

7. En vez de agacharse, los receptores se paraban a unos pies detrás del home plate hasta el principio del Siglo

20
Hoy en día, los cátchers cumplen funciones cruciales a la defensa: Pedir el juego, cuadrar los pitches para strike y tirar a las bases en intentos de robo. Pero en el Siglo 19, sólo tenían que parar la bola. No fue hasta principios del Siglo 20 que el rol del receptor empezó a cambiar.

8. La bola de saliva fue prohibida en 1920, pero los lanzadores que ya venían usándola podían seguirla tirando
La práctica de ponerle sustancias a las pelotas siempre fue vista con escepticismo, pero era algo bastante común. Y la saliva era sólo un de esas sustancias, que incluían lodo, grasa, jabón o cualquier otra cosa que los lanzadores pensaran que pudiera hacer saltar la bola.

Con el fin de facilitar más ofensiva, MLB prohibió esa práctica para siempre. Pero varios pitchers que ya tiraban bolas de saliva estaban en medio de sus carreras, así que hubo una cláusula que permitió a aquellos que la habían usado seguir haciéndolo. El derecho Burleigh Grimes continuó tirándola durante 14 años más, hasta 1934, como el último lanzador con bola de saliva legal.

9. Era bastante difícil dar un jonrón de oro hasta 1920
Hasta 1920, a los bateadores sólo les daba crédito por el número de bases que avanzó el corredor para anotar la carrera del triunfo. Entonces, un batazo fuera del parque con corredor en segunda sólo se anotaba como doble, porque dicho corredor avanzó dos bases hasta el home. La única forma de conectar un jonrón de oro oficial era si el mismo bateador anotaba la carrera de la victoria.

10. Dobles por regla eran jonrones tan recientemente como en 1930
Cualquier batazo que volaba la cerca de un rebote era jonrón. Se rumora que por lo menos uno de los cuadrangulares de Lui Gehrig durante su competencia con Babe Ruth por el liderato de jonrones fue de esta manera.

Chris Landers / Cut 4 de MLB.com

Sardiñas ha impresionado hasta ahora en los Cerveceros

ATLANTA — Una plática sobre instintos de béisbol con el coach de los Cerveceros, el dominicano Mike Guerrero, comenzó con el venezolano Luis Sardiñas, el infielder de 22 años de edad que ha llamado la atención durante su primera semana en el equipo grande de Milwaukee. El tema llegó a enfocarse en otro joven torpedero que ha impresionado de igual manera.

“El muchacho que firmamos y que sabíamos que sería bastante bueno era [el también venezolano] Alcides Escobar“, expresó Guerrero, quien vio a su padre Epifanio firmar a Escobar en el 2003. “Vino de Venezuela, participó en los Entrenamientos de Primavera extendidos y decidimos no dejarlo ahí por mucho tiempo porque se desarrolló bastante rápido. Sus instintos de béisbol fueron tan buenos que lo enviamos al nivel de novatos avanzado y a los 17 años de edad tuvo un buen desempeño ahí.

“Esa es la diferencia. Primero piensas que es muy joven, pero la edad no importa con un jugador de aquellas herramientas e instintos”.

Sardiñas cumplió apenas 22 años de edad el fin de semana pasado, un día después de unirse a Milwaukee para sustituir al campocorto dominicano Jean Segura. Sardiñas conectó un imparable y anotó una carrera en cuatro de sus primeros cinco partidos como titular en los Cerveceros, quienes lo adquirieron de los Rangers en enero junto al prospecto de pitcheo Corey Knebel y el abridor quisqueyano Marcos Diplán a cambio del abridor mexicano Yovani Gallardo.

El martes en el segundo encuentro de la serie de Milwaukee ante Detroit, Sardiñas pegó dos hits, incluyendo el primer triple de su carrera. También realizó la mejor jugada de la noche cuando siguió una rodada que rebotó en el guante del antesalista dominicano Aramis Ramírez y la atrapó para rápidamente tirar hacia la primera y retirar al corredor.

“Lo que me entusiasma es que pienso que ha mejorado desde los Entrenamientos de Primavera”, señaló el dirigente de los Cerveceros, Craig Counsel. “Juega con facilidad y no se apresura en el terreno. Sus turnos han sido de mucha calidad. Parece un jugador de más experiencia. Ha impresionado también con la manera en que se comporta”.

Guerrero destacó los instintos de béisbol de Sardiñas.

“Esos instintos los desarrollas antes de firmar con un equipo”, declaró Guerrero. “Es una herramienta que te da la capacidad de jugar. Ahora evaluamos siete o en ocasiones ocho herramientas de los jugadores. Los instintos y las agallas son dos herramientas que pocos toman en cuenta, pero son parte de un pelotero”.

¿Y cuál es la octava herramienta?

“El corazón”, respondió Guerrero. “Esas son las otras tres herramientas que buscas en un jugador, pero nadie las evalúa desde las gradas. Esas las notas en el clubhouse. Un jugador joven como Sardiñas las tiene todas”.

Como resultado del enfoque en la posición en los últimos años, los Cerveceros tienen una gran cantidad de torpederos. Aparte del dominicano Héctor Gómez (27 años), Segura (25 años) y Sardiñas, el equipo cuenta con el puertorriqueño Yadiel Rivera (23 años) en Triple-A Colorado Springs, el venezolano Orlando Arcia (20 años) en Doble-A Biloxi, Jake Gatewood (19 años) en Clase-A Wisconsin y al dominicano Gilbert Lara (17 años) en los Entrenamientos de Primavera extendidos. Arcia está calificado por MLB.com como el prospecto No. 1 en la organización de los Cerveceros, Gatewood el No. 5, Lara el No. 6 y Rivera el No. 23.

Adquirir a aquellos jugadores fue una mezcla de evaluación de talento a nivel profesional y amateur. Segura y Sardiñas llegaron por medio de cambios; Gómez fue una adquisición de la lista de waivers; Gatewood y Rivera fueron elegidos en el draft amateur; Arcia y Lara fueron firmas internacionales con el segundo recibiendo una cifra récord como bono el verano pasado.

Algunos de aquellos peloteros podrían cambiar de posición, pero por ahora el campo corto es un punto fuerte en el club.

“No sé si la gente recuerda que hace tres años no teníamos torpederos”, indicó Guerrero. “Ahora estamos bien armados, no sólo en el campo corto, sino también en la intermedia y la antesala. Hay seguridad en esas posiciones. Entonces, estaremos bien”.

Adam McCalvy / MLB.com

Adrián Beltré, ejemplo en todo sentido

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-

“De pronto se hizo un silencio estruendoso”… Yogi Berra.-

-o-o-o-o-o-

Ariel Ruíz R. de Hermosillo, pregunta…: “¿Cuánto ganan los umpires de la Liga Mexicana de Verano y de la Liga Mexicana del Pacífico?”.

Amigo Yiel…: Con su gentileza yucateca de siempre, el presidente de la Liga Mexicana de Verano, Plinio Escalante, suministró la información para tí…: En la Academia del Carmen, donde son preparados, los jóvenes aspirantes reciben ocho mil pesos mensuales; cuando llegan a la Liga como novatos, cobran desde 15 mil mensuales hasta 45 mil los veteranos. En la Mexicana del Pacífico se declararon ignorantes en esta materia, ¡hasta el gerente! Nadie sabe nada. Quedaron en averiguar e infórmame después. Pero nunca respondieron. Es un secreto muy bien guardado, quién sabe por qué sospechosa razón… Digo yo, ¿no?

Jesús Díaz N. de los Teques, pregunta…: “¿Qué opina del dominicano Adrián Beltré, su desempeño, liderazgo y posibilidades de ser inmortal?”.

Amigo Chuchú…: Considero a Adrián un ejemplo como atleta profesional y como ciudadano. Una prueba de eso es que en 2016, cuando ya estará en sus 37 años de edad, cobrará de los Rangers el mejor sueldo de su carrera, 18 millones de dólares. Ha jugado para cuatro equipos, Dodgers, Marineros, Medias Rojas y Rangers, y los ejecutivos de las cuatro organizaciones hablan con entusiasmo de cuánto aporta en la acción. Ahora, no le será fácil lograr el 75% de los votos para Cooperstown. En sus 18 temporadas no ha tenido 10 destacadas, cinco veces bateó para 300 o más, en cuatro oportunidades impulsó cien o más carreras y tiene hasta ahora total de 400 jonrones. Amanecerá y veremos.

Omar Carrero, de Yaritagua, pregunta…: “¿Cuales son en la actualidad los bigleaguers superestrellas de cada posición?”.

Amigo Omo…: La mayoría de los bigleaguers regulares son estrellas. Pero superestrella hay solo uno, Alex Rodríguez, el único hoy día con las cinco herramientas y los dos agregados.

Manuel Calderon, de Valencia, pregunta…: “Leí que el nueve de Mayo de 1945 fueron sustituidas las pelotas de MLB para hacerlas 50% mas livianas, o sea la mitad del peso utilizadas hasta esa fecha, ¿es cierto?”.

Amigo EmeCé…: Desde 1850 hubo inquietud por crear una pelota única, standard, pero fue en 1876, al fundarse la Liga Nacional cuando se lograron los mejores acuerdos, gracias al lanzador Albert Goodwill Spalding, a quien le dio por fabricar pelotas. Todos estuvieron de acuerdo en que el peso, no menos de cinco onzas ni más de cinco y cuarto, era el ideal, igual que la circunferencia, no menos de nueve pulgadas, no más de nueve y cuarto. Las puntadas son 108. En 1910 cambiaron el mingo de goma por el de corcho para hacerlas más salidoras, y desde 1920, entonces ya con máquinas, se tensa más el estambre, por lo que desde entonces se habla de la bola viva. Esa historia de 1945 me parece una fantasía.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Jbeisbol5@aol.com

@juanvene5

Bumgarner, S.F. volvieron a pintar de blanco a L.A.

SAN FRANCISCO — Madison Bumgarner pegó un cuadrangular anteClayton Kershaw, a quien también superó en el duelo de pitcheo, y los Gigantes de San Francisco blanquearon a los Dodgers de Los Ángeles por tercer día seguido para imponerse el jueves por 4-0.

Los Gigantes superaron a los Dodgers por 10-0 para barrerlos en la serie de tres enfrentamientos.

Fue la tercera vez en la campaña en que Bumgarner, el Jugador Más Valioso de la última Serie Mundial, abre un duelo contra Kershaw. Los Gigantes han ganado en las tres ocasiones ante el Jugador Más Valioso y Cy Young de la campaña anterior.

Bumgarner (5-2) no permitió mayores daños pese a recibir siete hits, y expidió dos pasaportes en seis entradas y un tercio, en las que recetó seis ponches. Mejoró a una foja de 9-3 en sus últimas 13 aperturas contra los Dodgers.

Es el primer lanzador que le conecta un jonrón a Kershaw (2-3). El astro de los Gigantes llegó a siete vuelacercas de por vida, al sacudir un garrotazo solitario que depositó la pelota en los “bleachers” del jardín izquierdo, en el tercer acto.

El año pasado, Bumgarner logró cuatro jonrones, incluidos dos grand slams. Había conseguido apenas un sencillo en 17 turnos este año, antes del encuentro.

Por los Dodgers, el puertorriqueño Kike Hernández de 4-1. El mexicano Adrián González de 3-1. El cubano Alex Guerrero de 4-1.

Por los Gigantes, el boricua Ángel Pagán de 4-2 con dos anotadas. El dominicano Joaquín Arias de 3-0.

Wandy domina a Medias Rojas y ganan los Rangers

BOSTON — El dominicano Wandy Rodríguez ofreció una sólida actuación de seis entradas y dos tercios, Mitch Moreland conectó un jonrón solitario y remolcó dos carreras, y los Rangers de Texas vencieron el jueves a los Medias Rojas de Boston por 3-1.

Rodríguez (2-2) permitió una carrera y cuatro imparables, ponchó a cinco y regaló dos pasaportes después de no haber concluido la quinta en su apertura previa.

Moreland sumó dos sencillos para los Rangers, que ganaron por tercera ocasión en cuatro juegos para llevarse la serie a pesar de haber perdido el primer juego.

Shawn Tolleson concretó tres outs para anotarse el rescate después de haber logrado el primer salvamento de su carrera el miércoles.

Clay Buchholz (2-5) permitió tres carreras –dos limpias– y cinco hits en siete entradas y dos tercios. El dominicano Alexi Ogando trabajó la novena para los Medias Rojas y admitió dos hits.

El dominicano David Ortiz remolcó la carrera de Boston, con lo que empató a Fred McGriff en el 43er lugar de todos los tiempos con 1.550 remolques. Boston no ha anotado más de cuatro carreras en nueve encuentros consecutivos.

Por los Rangers, el dominicano Adrián Beltré de 3-0. El venezolano Elvis Andrus de 4-0. El cubano Leonys Martin de 4-1. El puertorriqueño Carlos Corporán de 2-0.

Por los Medias Rojas, los dominicanos Ortiz, de 4-1, con una empujada; y Hanley Ramírez de 4-0. Los venezolanos Sandy León, de 2-0; y Pablo Sandoval de 1-0.

¿Mismo Kershaw, resultados diferentes?

Clayton Kershaw

¿Existen razones para la efectividad de 4.24 de Kershaw en lo que va de esta temporada?

por Lee Singer

Clayton Kershaw llega a su apertura de este jueves ante Madison Bumgarnery los Gigantes de San Francisco (3:45 ET) con una efectividad poco caracteristica en él de 4.24 en sus 8 salidas esta campaña.¿Cuál es la razón detrás de esa efectividad inflada? ¿Existen razones para preocuparse por Kershaw de ahora en adelante? Abano les presentamos algunos ángulos de análisis.

Los bateadores atacan temprano

La temporada pasada, los bateadores le hicieron swing al primer pitcheo servido por Clayton Kershaw en el 41 por ciento del tiempo, la tasa más alta de cualquier abridor en todo el béisbol y muy por encima del promedio de Kershaw en su carrera en el periodo 2009-13 (30 por ciento). Esa tendencia ha seguido en esta temporada, pero con un aumento en el éxito.

Kershaw ha permitido cinco jonrones esta temporada, tres de ellos ante el primer lanzamiento. Sus tres jonrones en el primer pitcheo lo empatan con la mayor cantidad que haya permitido en su carrera, y ya estableció una nueva marca en su carrera para carreras impulsadas permitidas en el primer pitcheo (14).La diferencia ha sido la localización. Cincuenta y nueve por ciento de los pitcheos de Kershaw en conteo de 0-0 han sido en la mitad superior de la zona, la segunda mayor tasa en todo el béisbol y un gran aumento respecto a la temporada anterior (49 por ciento). Nueve de los 14 hits permitidos por Kershaw en el primer lanzamiento esta temporada han caído en esa localización.

Problemas con corredores en posición de anotar

Kershaw ha tenido problemas con corredores en posición de anotar, permitiendo casi tantos imparables en lo que va de esta temporada (17) como en la totalidad de la temporada pasada (23).

Ha dejado varados al 65 por ciento de los corredores esta temporada, lo que es de lejos la menor marca en su carrera.Una diferencia notable entre esta temporada y la anterior para Kershaw con corredores en posición de anotar es que los contrarios están bateando líneas en casi el doble de las ocasiones. La pasada campaña, los rivales conectaban líneas en el 15 por ciento del tiempo ante Kershaw con corredores en posición de anotar, y en esta temporada ese número anda por el 29 por ciento, la cifra más alta de su carrera.

Kershaw sigue siendo Kershaw

en algunas áreas esta temporada como lo hizo el año pasado (es que estableció un estándar demasiado alto de mantener), él sigue siendo el mismo lanzador dominante en muchas otras áreas.Ha estado haciendo fallar más bates que la temporada pasada y permitiendo incluso menos contacto duro. Su estadística de fildeo independiente del pitcheo (FIP por sus siglas en inglés) esperada, que mira a las cosas que un lanzador puede controlar más – los ponches, los boletos y los cuadrangulares – y que normaliza la tasa de jonrones a elevados de un lanzador, sigue siendo la mejor en el béisbol. Con todo, esto debería llevar a ver resultados más parecidos a los de Kershaw muy pronto.

Oficial: Washington vuelve a los Atléticos como coach

Oficial: Washington vuelve a los Atléticos como coach

ST. PETERSBURG – Los Atléticos contrataron como coach a nivel de Grandes Ligas a Ron Washington, quien se unió al equipo en St. Petersburg para su serie contra los Rays.

Los Atléticos han cometido 44 errores defensivos en 42 juegos este año, la mayor cantidad en las Mayores.

De 1997 al 2006, Washington fue coach de la tercera base y del cuadro interior de Oakland y se le ha dado mucho crédito por el desarrollo defensivo de jugadores como Eric Chávez, quien ganó seis Guantes de Oro, y el dominicano Miguel Tejada, Jugador Más Valioso de la Liga Americana en el 2002.

Aunque Washington podrá usar el uniforme de Oakland, no se le permitirá estar en la cueva durante los juegos porque los Atléticos ya tienen un cuerpo de instructores completo. Pero sí podrá trabajar con los infielders del equipo antes de los partidos.

En septiembre, Washington renunció como manager de los Rangers. Al poco tiempo, reveló que lo hizo porque le había sido infiel a su esposa, Gerry.

Washington condujo a Texas a la Serie Mundial en el 2010 y el 2011.

Jane Lee / MLB.com

Impresionan los Astros con el batazo largo hasta ahora

HOUSTON — Si los Astros mantienen este paso, necesitarán un apodo para su potente ofensiva. La inclinación de Houston por los vuelacercas ha hecho de este lineup una verdadera amenaza.

Los Atléticos lo comprobaron por cuenta propia durante su serie de tres encuentros en el Minute Maid Park esta semana. En el partido del martes vieron a Chris Carter y Colby Rasmus pegar cuadrangulares de dos vueltas cada uno y otro solitario de Jason Castro. En el partido del miércoles Evan Gattis también pegó uno de dos rayas. Al llevarse la serie contra los Atléticos, ahora los Astros llevan foja de 27-14 — el mejor comienzo en la historia del club tras los primeros 41 compromisos de una temporada.

Houston encabeza las Grandes Ligas con 61 bambinazos y tiene marca de 17-0 cuando pegan al menos dos jonrones en un juego. La otra campaña en la que los Astros tuvieron una racha de 17 victorias al hilo cuando dieron dos o más vuelacercas fue en 1994 (22 triunfos consecutivos).

“Me gusta que conectemos jonrones”, dijo el piloto A.J. Hinch. “Y hemos dependido de ellos bastante. No es la única manera en que anotamos carreras, pero es una manera eficaz de anotar”.

El séptimo jonrón de Carter en la temporada — uno de dos vueltas el martes contra al as de Oakland, Sonny Gray — puso arriba a los Astros 2-0, y Rasmus se voló la cerca con un hombre en base contra el dominicanoFernando Abad para ampliar la ventaja del equipo en el octavo episodio. El quinto bambinazo de Castro este año despegó a los Astros 6-2.

“Con tal de que terminemos con la victoria, pienso que ésta es una buena fórmula”, señaló Rasmus al hablar del despliegue de poder de su equipo. “No sé si ése era el plan. Creo que nuestro plan es salir y darle a un buen lanzamiento. Algunos de nosotros tenemos un poco de poder y nuestros oponentes están tirando bien y luchando contra nosotros”.

Los Astros obligaron a Gray, quien llegó a su presentación en Houston con 1.61 de efectividad, a realizar 104 lanzamientos en cinco entradas. Concedió tres carreras y siete imparables.

“Estábamos concentrados y tuvimos una estrategia disciplinada en nuestro ataque contra Gray, y lo obligamos a hacer 100 pitcheos en cinco innings. Luego Carter sacudió un jonrón importante”, indicó Hinch. “Estuve bastante contento con nuestra mentalidad contra un abridor difícil y creo que eso nos preparó para el resto del partido y obviamente obligarlos a utilizar su bullpen. Pero los turnos de calidad en los primeros cinco episodios resultaron en turnos muy buenos en las entradas más adelante”.

El bateador designado de los Astros, Evan Gattis, quien ocupa el segundo lugar en el club con 24 remolcadas y ocho cuadrangulares, se unió al desfile de cañonazos en el cierre de la serie contra los Atléticos.

“Es bueno ver que hemos pegado jonrones y anotado carreras”, señaló Gattis.

Brian McTaggart / MLB.com

Abreu se convierte en un líder en los Medias Blancas

CHICAGO – Sería correcto usar el término “bateador de rachas” al describir a José Abreu sólo en el sentido de que el cubano ya ha tenido cuatro cadenas de juegos con hit de 14 o más.

Pero aparte de eso, el reinante Novato del Año de la Liga Americana ha sido un modelo de consistencia desde que se unió a los Medias Blancas antes de la temporada del 2014.

Abreu participó en su partido número 181 de su carrera en Grandes Ligas el miércoles, una derrota ante los Indios. El toletero ha bateado de hit en 133 de dichos encuentros, un 73%. Del 15 de junio al 1ro de agosto del 2014, conectó imparable en 39 de 40 juegos.

Sin embargo, el primera base-quien puso una marca de la franquicia de los Patipálidos como 36 jonrones como novato la temporada pasada-cree que aún puede mejorar.

“Sé que puedo producir más, pero tengo la confianza de que tarde o temprano estaré bien con mi bateo”, dijo Abreu. “Me siento bien ahora mismo. Me gusta la presión. Me gusta ponerme presión.

“Pero también es bueno ver lo que los otros muchachos están haciendo ahora mismo”.

Esos “otros muchachos” incluyen a un venezolano Avisaíl García en salud y bateando .329 con 18 empujadas, Adam LaRoche, el dominicano Melky Cabrera y Adam Eaton. Después de lentos comienzos, dicho grupo ha despertado al bate para brindarle más balance, junto a Abreu, al lineup de Chicago.

En cuanto a Abreu se refiere, el cubano no sólo se ha probado como uno de los mejores bateadores de Grandes Ligas, sino también que se ha convertido en uno de los líderes de los Medias Blancas.

Fue Abreu, junto a otros jugadores en el roster, que apoyó al manager Robin Ventura cuando el equipo empezó el 2015 con récord de 8-14. Fue Abreu que a finales de abril habló de la importancia de trabajar juntos y jugar más en equipo. El inicialista parecía estar contento con un trecho reciente en que Chicago tuvo marca de 10-4, pero al igual que su propio juego, Abreu cree que los Medias Blancas pueden lograr más.

“Ha habido un cambio. Creo que el cambio ha sido la mentalidad”, dijo. “Ahora mismo, creemos que vamos a ganar todas las noches. Eso es algo que no dudamos. Creo que ésa es la clave para nosotros ahora mismo. Este momento, la racha que tuvimos (hasta el miércoles), es cuando hemos jugado bien y ha sido un buen punto de enfoque para nosotros”.

Ventura ha visto de cerca los dotes de liderazgo de Abreu.

“Es un líder, sin duda”, dijo el piloto. “No importa que su inglés tal vez no sea tan bueno como él quisiera. Muchos siguen al líder por el ejemplo que pone. Ven cómo trabaja. Ven el tiempo que se toma para hacer las cosas y lo que es importante para él.

“Lo puedes ver interactuando con sus compañeros tanto fuera como dentro del clubhouse, en el terreno y cuando viajamos por avión. Definitivamente, es un líder en este equipo en ese sentido uno se siente afortunado”.

Scott Merkin / MLB.com

Un equipo sorprendente

Hasta aquella temporada de 1975, tenía hasta cuatro equipos favoritos en las Grandes Ligas, los Expos de Montreal, por un pitcher llamado Carl Morton que había sido novato del año de la Liga Nacional cuando ganó 18 juegos para un equipo sotanero y lanzó hasta cuatro blanqueos; y porque Remigio Hermoso había debutado con ellos en Grandes Ligas. Los Astros de Houston porque Nellie Fox había terminado su carrera con ellos y había sido mentor de otro gran camarero como Joe Morgan, por un escopetero de nombre Don Wilson quien había ejecutado dos juegos sin hits ni carreras hacia finales de los años ’60 y porque jugaban en el Astrodomo. Los Royals de Kansas City porque tenían un campocorto microscópico en Fred Patek, porque Lou Piniella había sido novato del año con ellos en 1969, por Jim Rooker y por Mike Hedlund. Y los Medias Rojas de Boston por los muchachos cardíacos y el sueño imposible de 1967. Al empezar la temporada me llamó mucho la atención que Jim Rice, Dwight Evans y Rick Burleson fuesen regulares en la alineación de Darrell Johnson.
Rice había jugado con Magallanes en la temporada 1973-74. Boston lo dejó venir porque el manager era Jim Frey. Evans (1972-73) y Burleson (1973-74) vinieron con Lara, asignados al manager Luis Aparicio. También me maravillaba el hecho de que Luis Tiant, el mismo de tantos juegos épicos en la liga venezolana de beisbol con los Leones del Caracas y después con los Tiburones de La Guaira (al punto de tomar venganza con un sin hits ni carreras en noviembre de 1971 ante el Caracas) era el pitcher principal de la rotación de abridores luego de agenciar marca de 22-13, 7 blanqueos y 2.92 de efectividad en la temporada de 1974. Me pareció que de nuevo flotaba la magia de 1967 en los juegos de los Medias Rojas. Los Orioles de Baltimore partían como favoritos y los patirrojos acaso si podrían batallar por los puestos secundarios. Pronto el equipo empezó a mostrar rasgos de competitividad en la consistencia ofensiva y defensiva de Lynn, en el poder imparable de Rice, quien comenzó la temporada como bateador designado ante la presencia de la leyenda viviente de Carl Yastrzemski, y terminó apoderándose del jardín izquierdo a partir de un juego donde Johnson decidió descansar a Yaz en primera base, Rice capturó todo lo que batearon por el left field esa noche, y además jugó a la perfección con los rebotes del monstruo verde.

La temporada avanzaba y aunque los Medias Rojas no tomaban el primer lugar de manera definitiva, se mantenían en la cercanía de los primeros lugares, ganando y perdiendo juegos, teniendo jornadas maravillosas y descorazonadoras como aquel bolazo de Nolan Ryan en la cabeza de Doug Griffin, eso le quitó la titularidad en la segunda base y trajo al equipo a quien sería su camarero regular hasta octubre. Por otro lado el cuerpo de lanzadores mostraba cada vez una fortaleza quizás nunca vista desde 1967. Rick Wise daba muestras que su recuperación de la intervención quirúrgica que había vivido eran un hecho que se consumaba con cada salida que hacía al montículo. Lanzaba blanqueos a un ritmo similar al de sus mejore años con Filadelfia y San Luis. Bill Spaceman Lee se convirtió en una garantía de mantener al equipo en el juego tanto o más que el propio Tiant, cuando subía al morrito.

Luis Tiant ganó quizás el juego más determinante, el que de verdad me hizo pensar junto a todos los poco expertos y más conocedores de juego que esos Medias Rojas iban tan en serio como los del Sueño Imposible; el derecho cubano se fajó en un duelo de pitcheo contra los Orioles de Baltimore y el mismísimo Jim Palmer. Hacía rato había empezado la recta final de septiembre y Tiant apretó el brazo hasta que Rico Petrocelli y Carlton Fisk jonronearon para darle una victoria 2-0 a los patirrojos. Si, ocurrió lo que ahora es casi una pieza de museo, Tiant y Palmer lanzaron completo, nueve episodios. También recuerdo mucho un juego donde el jardinero de reserva Rick Miller negoció tres bases por bolas y anotó dos carreras de un juego que terminó por diferencia de un par de anotaciones. Y a Bernie Carbo largando jonrones determinantes mucho antes de octubre, hubo un juego en mayo donde bateó dos jonrones y empujó todas las carreras para que los Medias Rojas vencieran a Kansas City 4-2. Había juegos que se ganaban por jugadas fantasmales de Lynn en el centerfield o un disparo preciso de Evans al guante de Petrocelli, el equipo seguía en los primeros lugares, el calendario avanzaba y cada vez seguía más a los Medias Rojas. Carl Morton ya no ganaba tantos, ya ni siquiera jugaba con los Expos. Joe Morgan ahora jugaba con Cincinnati y Don Wilson había fallecido en un sospechoso accidente en el garaje de su casa. Hedlund s

e había retirado en 1972, Rooker jugaba para los Piratas y Piniella había sido enviado a los Yanquis, el único sobreviviente era Patek. Entonces aquella gran temporada de Lynn y Rice, quienes como novatos empujaron cada uno más de 100 carreras y batearon más de 20 jonrones, terminó de redondear mi creciente seguimiento de los Medias Rojas, aun cuando al final de la temporada Rice se lesionara y no pudo jugar en la postemporada, el equipo seguía mostrando la magia de cada día un héroe distinto e inesperado, como las apariciones de Rogelio Moret ante los Yanquis, las intervenciones de Tim Blackwell y Tim McCarver cuando Carlton Fisk pasó tres meses lesionado al inicio de la campaña, los relevos de Jim Willoughby y las victorias inesperadas de Reggie Cleveland. Y cuando hacían falta relevos largos, llegaban Diego Seguí y Dick Pole.

Alfonso L. Tusa C.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 11,429 other followers

%d bloggers like this: