Archive for the ‘ Uncategorized ’ Category

Payasada gubernamental amenaza a los Tomateros

PARA LUNES, AGOSTO 31, 2015…

JUAN VENÉ EN LA PELOTA…

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-

“Desde muy joven aprendí que uno no debe andar por ahí con mujeres casadas… Por eso siempre dejo a mi esposa en casa”… Pacomio.-

-o-o-o-o-o-

Llueve con relámpagos y truenos escandalosos sobre Coral Gables y por encima de todo Florida. Mientras, por radio, televisión y anexas aconsejan hace cuatro días, cómo prepararnos para las travesuras tempestuosas de Erika, que dejó 14 muertos en Dominica.

Informan que no es huracán, sino tormenta tropical. Debe ser más difícil así, porque es femenina. Hay que tener mucha agua envasada porque puede cortarse el suministro, igual que linternas por si falla la energía y comida por si cierran los supermercados.

Es como si fuera a haber un Golpe de Estado.

-o-o-o-

** La caricatura de “Baseball América” en su edición de septiembre son los Bue Jays renaciendo de sus cenizas, como el Ave Fénix. La layenda…: “The Phoenix, rising from the ashes”… ** El dólar, que en México se mantuvo por los 14 pesos durante décadas, se ha puesto muy agresivo y ya va por 18. Eso preocupa a los dueños de equipos de la Liga Invernal de ese país, quienes no tienen protección alguna del gobierno vía divisas oficiales… ** Increíble que el gobernador de Sinaloa, Mario López, se vaya a uniformar y a exigir se le deje jugar en el encuentro inaugural del estadio de los Tomateros, el siete de octubre. Estoy seguro de que el dueño del equipo, Juan Manuel Ley, odia esa ridícula payasada. Pero quizá tenga que aceptarlo por la arbitraria y brutal fuerza gubermaloval… ** Siete equipos de los que luchan por pasar a la postemporada, ofrecen prospectos a los Marineros por Félix Hernández. Pero desde Seattle la respuesta ha sido un insistente no… ** ¡¿Quién habla de las nuevas técnicas del bullpén?! Los Mets acaban de adquirir a un lanzador, solamente para que tire el séptimo inning de cada juego, Áddison Reed, de los Diamondbacks. Para el octavo tienen a Tyler Clippard y como cerrador, Jeurys Familia. Los Mets dieron a los jóvenes lanzadores Matt Koch, de 24 años y Miller Díaz, de 23…

RETAZOS.- ** El nuevo presidente de las operaciones de beisbol de los Medias Rojas, Dave Dombrowski, va armar una tremolina en cuanto termine la Serie Mundial. Sus planes para transformar al equipo son calificados de muy atrevidos por los pocos que los conocen hasta hoy… ** La Convención de Ligas de Beisbol de México será entre el primero y cuatro de octubre, en Culiacán. Allá estaré a tiempo… ** El joven de la liga de novatos, David Denson (Cerveceros), de 20 años, quien reveló recientemente ser homosexual, dijo ayer que desde su llegada al equipo deseaba salir del closet. Y una expresión de cierto compañero burlándose de los gays, le facilitó identificarse ante todos. Está feliz, aceptado por unanimidad en el clubhouse y con la mayor de las comprensiones…

OJO.- En juanvene.com, el archivo de estas columnas y mucho más.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Jbeisbol5@aol.com
@juanvene5
5

A-Rod no es dominica no según él mimo lo afirma

cropped-40759b.jpg

PARA DOMINGO 30, AGOSTO 2015…
JUAN VENÉ EN LA PELOTA…
Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-
“Un buen diplomático puede hablar durante horas sobre temas muy interesantes sin decir nada”… Joseph McKadew.-
-o-o-o-o-o-
Algunos despistados insisten en que Alex Rodríguez es dominicano. Pero, no solo nació en Manhattan, sino que en su vida no tiene cabida Dominicana. Lo reflejan sus respuestas a preguntas que le hizo ESPN…:
1- ¿Cuál es tu cantante o grupo favorito?
Me gusta Jay-Z, Journey y Kings of Leon.
2- ¿Tu canción favorita?
“Forever Young” (Bob Dylan)
3- ¿Tu película y actor favorito?
Mi película favorita es “Wall Street”, y el actor Michael Douglas. Un talento increíble.
4- ¿Michael Jordan o LeBron?
Jordan
5- ¿Qué talento te gustaría tener?
Mis hijas piensan que soy un cocinero terrible, y se burlan de mí. Me gustaría ser mejor cocinero.
6- ¿Tu superhéroe favorito?
John McClane en las películas Die Hard, él es mi superhéroe, estuvo increíble
7- ¿Eres fan de alguna serie de televisión?
House of Cards. Ya terminé de verla y quiero ver más.
8- ¿La última foto que tomaste con tu teléfono?
Les tomé una foto a mis hijas burlándose de mí, imitando la forma en que corro alrededor del campo como un viejo.
9-Si pudieras volver a cualquier edad, ¿cuál sería y por qué?
Nunca me gusta pensar en volver atrás, yo sólo miro hacia adelante.
10- ¿A qué lugar más deseas viajar, y nunca has estado?
Sedona, Arizona
11-¿Cuál es la cicatriz más extraña que tienes y cómo la conseguiste?
Tengo una gran cicatriz en el muslo por una mordedura de mi perro, un pastor alemán. Su nombre era Ripper (Destripador). Él estaba por meterse en una pelea con otro perro, y traté de separarlos, fue cuando me mordió bastante fuerte.
12- ¿Quién es el mejor jugador de béisbol de todos los tiempos?
De los que he visto, Barry Bonds.
13- ¿Cuál es el momento más inolvidable de tu vida?
Los nacimientos de mis hijas. En lo profesional, cuando salté encima de Mariano Rivera en el montículo, al ganar los Yankees el campeonato en 2009. Eso fue el éxtasis de los éxtasis.
RETAZOS.- Huyó a Ecuador el mejor de los lanzadores zurdos de Cuba, Pedro Durán, quien en la isla pertenecía a los Industriales. Ahora espera por los trámites que le permitan firmar un contrato multimillonario para las Grandes Ligas… ** El mexicano Yovani Gallardo (Rangers), de 29 años, celebraba todavía ayer sábado que el viernes en la noche llegó a cien victorias al vencer a los Blue Jays… ** Ayer fue el aniversario 15 del record empatado por Alex Rodríguez, de cuatro temporadas consecutivas con 40 o más jonrones. La marca la había impuesto Ernie Banks (1967-1970)… ** Pasado mañana martes podrán tener hasta 40 peloteros los rósters de Grandes Ligas. Desde abril hasta mañana el máximo ha sido de 25…
OJO.- En juanvene.com, el archivo de estas columnas y mucho más.
Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.H
@juanvene5
jbeisbol5@aol.com


Publicado por Blogger para BEISBOL 007 el 8/30/2015 01:09:00 a. m.

Proteger los fanáticos es complicado

Jayson Stark
Los batazos de foul saltando por encima de los dugouts. Los bates rotos volando hacia los asientos.
La gente inocente – mujeres, niños, hombres adultos – gritando de dolor. Sangre brotando. Los equipos médicos corriendo en dirección a ellos.
Los juegos de béisbol deteniéndose. Las caras de los jugadores retorciéndose de dolor.
Demasiadas. Veces.
“Yo tengo un guante en mi mano, y estoy prestando atención, y todavía me pongo nervioso”, dijo el antesalista de los Mets de Nueva York David Wright esta semana. “Por lo que uno contiene la respiración cada vez que uno vez que la pelota se va hacia las gradas demasiado rápido”.
Entonces no es accidente que en este año, en mayor cuantía que en algún otro, estemos escuchando más voces que se preguntan: ¿Por qué? ¿Por qué seguimos hablando de esto? ¿Por qué los poderes que son en las Grandes Ligas no han hecho algo al respecto?
Bueno, aquí está la verdad: El béisbol va a actuar. Entre oficiales de MLB y de los equipos, existe un sentimiento demasiado fuerte para hacerle frente a este problema antes del próximo Día Inaugural, por lo que no será ignorado. Y MLB ya está en medio del estudio científico más importante que se haya encomendado sobre este particular.
Pero he aquí lo que yo he aprendido, luego de pasar la semana pasada hablando con personas dentro y fuera del deporte sobre la seguridad de los fanáticos:
Es algo complicado. Más complicado que lo que mucha gente en el negocio del deporte o de los medios han dejado saber últimamente. Y he aquí el por qué:

Lesiones gradas MLBAP Photo/Charles KrupaLas lesiones sufridas por fanáticos han convertido la seguridad en una gran preocupación para MLB.

Ningún estadio se parece a otro

Parece algo tan básico, el proveer redes de seguridad a lo largo de los bordes de las gradas. Pero, ¿lo es? ¿En serio?
Fenway Park fue construído en 1912. El Marlins Park fue construído en 2012. ¿Acaso ambos estadios tienen algo en común – más allá de cuatro bases, un montículo para lanzadores y la grama más verde en la ciudad?
El Turner Field fue construído para los Juegos Olímpicos. El O.co Coliseum en Oakland fue construído para la difunta American Football League. Siete estadios tienen techos. De estos, dos no son retractables.
Casi no hay terreno de foul en el Wrigley Field. Existe suficiente terreno de foul en Oakland para que los Raiders practiquen sus patadas.
¿Entienden lo que digo? Así que para poder poner redes de seguridad en cada estadio se requiere superar retos de arquitectura e ingeniería diferentes. Esto sin mencionar el hecho de que cada ciudad impone diferentes reglas y estándares de construcción. Así que cualquier orden que afecte a todo el deporte tendría que ser flexible, por lo que habría que tomar todo eso en cuenta.
“Se van a tener que tomar algunas decisiones individuales debido al diseño de los estadios”, dijo el comisionado de MLB Rob Manfred, durante una visita a Filadelfia el jueves. “Los diseños son tan diferentes. Francamente, cuando comenzamos a mirar este asunto, se pierde de perspectiva lo diferentes que realmente son. Es más que un reto para idear pautas significativas para la industria debido a la diferencias entre cada estadio”.

Tokyo Dome redes protectorasYuki Taguchi/Getty ImagesEl Tokyo Dome y otros estadios japoneses tienen redes que protegen practicamente todo el terreno de juego.

¿Cuáles áreas necesitan protección?

En Japón, las redes de protección se extienden de lado a lado, desde un poste de foul al otro. En la mayoría de los estadios de Grandes Ligas, esa protección solo se extiende desde un círculo de espera al otro. Así que incluso si existe un sentimiento abrumador alrededor del deporte para ampliar esa red, ¿hasta qué punto se necesita ser ampliada?
Esa es una pregunta que ni siquiera MLB ha podido responder — todavía. Así que Manfred le dijo a los 30 dueños de equipos en la reunión de dueños de este mes que el béisbol está estudiando esta misma pregunta y todas sus permutaciones.
¿Cuántas pelotas de foul caen en las gradas en promedio durante un partido. ¿Dónde aterrizan estas pelotas de foul? ¿Dónde están los fanáticos en mayor peligro, y dónde están más seguros? MLB está recopilando toda esta información al momento de redactar estas líneas. Se espera que los resultados sean evaluados pronto, para que se puedan presentar recomendaciones a los dueños en las reuniones de noviembre, según dijo Manfred el jueves.
Pero mientras esperamos por esos hallazgos, recopilamos nuestra propia información, cortesía de Edwin Comber, creador del fascinante portal Foulballz.com. Y he aquí lo que nos dijo:
• En los últimos 15 años en los que ha estudiado esto, el número promedio de pelotas de foul conectadas por juego es de 46. Entre 15 y 17 caen en las gradas. Otras 10 son atrapadas por un jugador, un coach, un cargabates, etc., y lanzadas a las gradas. El resto termina en sacos en el dugout y recicladas para ser usadas en prácticas de bateo al día siguiente.
• “Generalmente”, según escribe Comber en un correo electrónico, “las áreas más peligrosas, esas áreas en donde caen los batazos de foul a mayor velocidad y menor trayectoria (lease los batazos de línea), son aquellos entre las redes y el dugout, esas secciones detrás de los dugouts y una o dos secciones detrás de eso. Más allá de eso, la velocidad baja significativamente, y para llegar a esos asientos, el foul tiene que tener más elevación. Eso le da a los fanáticos más tiempo para reaccionar”.
Así que, ¿genuinamente el béisbol necesita extender las redes para que cubran de poste a poste? Comber dice que no. De hecho, él ni siquiera está convencido de que haya una necesidad legítima de extender esas redes. Pero de nuevo, él no sería una de las personas que serán demandadas por el próximo fanático que sea golpeado por un batazo de foul.

Redes protectoras béisbolTom Dahlin/Getty ImagesAlgunos fanáticos creen que ver el juego detrás de una red arruina la experiencia de ir a un estadio.

¿Los aficionados quieren ser protegidos?

Cuando columnistas y anfitriones de programas de opinión demandan que MLB debe proteger a sus fanáticos, ellos se olvidan de algo: No todos los aficionados están en búsqueda de protección.
Cuando la unión de jugadores trajo a colación el asunto, en las negociaciones laborales del 2006 y 2011, de extender las redes más allá de la zona inmediatamente detrás del plato, la respuesta de MLB fue que encuestas hechas entre fanáticos mostraban que la gente estaba opuesta a la idea.
Más recientemente, en una encuesta en línea hecha en junio entre 475 personas en el portal NJ.com, luego de las lesiones serias sufridas por una mujer golpeada por un bate en Fenway Park, el 57 por ciento de los participantes dijo que MLB no debería extender esas redes a lo largo de las gradas por el interés de proteger a los fanáticos.
Y ejecutivos de equipos alrededor del deporte reportan que un gran segmento de sus bases de fanáticos sigue diciéndoles que no quieren pagar gran cantidad de dinero por los mejores asientos en el estadio y tener que ver el juego detrás de alguna clase de red – o perder la habilidad de interactuar con los jugadores.

Lesiones de fanáticos en el 2015

FECHA HISTORIA
20 abril Fanático golpeado en la cabeza por un foul en PNC Park
5 junio Mujer lastimada por bate roto en Fenway Park
19 junio Chico golpeado en juego de Filis llevado al hospital
11 julio Batazo de foul golpea a mujer en Fenway
21 agosto Fanático Tigres golpeado por batazo de foul
23 agosto Fanático en Wrigley golpeado por línea, sacado en camilla
27 agosto Fanático Filis golpeado luego de discurso de Manfred

Pero esto no solo se trata de ellos. Incluso en medio de fuertes comentarios de jugadores en todo el béisbol en este mes, instando a MLB a tomar medidas, no es demasiado difícil encontrar otros jugadores que admiten que incluso admiten que tienen sentimientos encontrados.

Al serle preguntado esta semana sobre las potenciales soluciones que el béisbol podría estar estudiante, el jardinero de los Mets Curtis Granderson le dijo a ESPN.com: “A mí me interesaría ver algunas de las ideas. Pero, no se olviden de los fanáticos. Pidan su opinion. Diganles, ‘Vamos a intentar esto’. Y pregúntenles lo que piensan: ‘¿Les gusta esto, o no les gusta?’ Nosotros vamos a seguir jugando. Pero los fanáticos van a decidir si quieren venir o no a causa de esto. Así que les deben preguntar”.
Excelente punto. Así que eso fue lo que hicimos.
Steve Kada, de Holland, Pennsylvania, se sentó con su hijo de 12 años, Chris, en la segunda fila detrás del dugout local en el Citizens Bank Park de Filadelfia el miércoles en la noche, disfrutando de una vista espectacular. Le pregunté si el tener una red frente a él afectaría su disfrute del espectáculo deportivo.
“Sí lo afectaría”, dijo, sin pensarlo mucho. “La idea de tener una vista clara, donde casi puedes tocar a estos chicos, es lo que creo que vale el precio de entrada. Y eso me molestaría. Sabiendo los riesgos involucrados, comoquiera me correría el riesgo – y manteniendo un ojo en este chico”, dijo golpeando a su hijo en el hombro.
Le pregunté a Steve Kada sí él pensaba que el béisbol perdería algo que no pueda recapturar, si los fanáticos a lo largo de las líneas se encuentran sentados detrás de redes protectoras.
“Pienso que sí”, dijo. “Tengo que pensarlo un poco. Pero honestamente, la idea completa de estar enjaulado en un estadio no es algo que yo disfrutaría. La experiencia completa de esto – tener el terreno cerca, de que sea algo abierto – es solo parte del juego. ¿Y dónde se detendrían las cosas? Yo no quiero estar enjaulado.”
Pero, ¿cuántos fanáticos comparten ese punto de vista? En estos días, no existe una mejor manera de saberlo que preguntarlo en las redes sociales. Así que el jueves, pregunté a mis seguidores en Twitter:

De forma casi instantánea, los mensajes comenzaron a inundarme, por cientos. Me di cuenta que no podría leerlos todos y seguir escribiendo esta columna al mismo tiempo. Así que recogí las respuestas de las primeras 100 personas que respondieron el mensaje. Y resultó en una votación 68-32 a favor de más redes.
Pero dos horas más tarde, regresé a ver los mensajes y noté algo. El sentimiento había cambiado. Así que conté otras 100 respuestas – y la votación fue mucho más cerrada, 54-46 a favor de más redes.
Así que, ¿qué nos dice esto? Bueno, como les mencioné al principio de esta nota, es algo complicado.
Y esa es una de las razones por las que Manfred no ha actuado todavía, incluso luego de haber dicho en junio, tras el incidente en el Fenway, que MLB “reaccionaría fuertemente” sobre este asunto.
El comisionado – y, hecho, todos los oficiales de MLB – han estado reacios en semanas pasadas a comentar públicamente sobre lo que están contemplando a causa de una demanda presentada en junio a nombre de un poseedor de un abono de temporada completa de los Atléticos de Oakland, y debido al temor de que hayan más demandas.

“ A mí me interesaría ver algunas de las ideas. Pero, no se olviden de los fanáticos. Pidan su opinion. Diganles, ‘Vamos a intentar esto’. Y pregúntenles lo que piensan: ‘¿Les gusta esto, o no les gusta?’ Nosotros vamos a seguir jugando. Pero los fanáticos van a decidir si quieren venir o no a causa de esto. Así que les deben preguntar.

CarGo rumbo a un gran año

Carlos%2BGonz%25C3%25A1lez.jpg

Quieto en primera
por Alfredo Villasmil Franceschi

Carlos González, también toca hablar de Carlos González. El toletero zuliano ha sido en la segunda mitad de la temporada uno de los peloteros venezolanos más rendidores del contingente criollo. CarGo comenzó muy lento la temporada. Cuando finalizó el mes de abril bateaba apenas para .200 y en mayo lo hizo para .235. Estos dos meses son el fardo pesado que se ha tenido que sacar poco a poco de sus hombros para poder escalar a hasta la cima donde los peloteros como él deben estar.

Los guarismos muestran que el slugger de los Rockies de Colorado comenzó a bullir en junio y alcanzó el culmen de la forma en julio, cuando además fue designado “Jugador del Mes”. El mes pasado bateó para .381 con .438 de OBP, aunado todo esto a 11 jonrones y 24 remolcadas. Pero por si fuera poco, el marabino ha seguido bateando, para demostrar que la explosión de la pasada treintena no fue algo cáustico o repentino. No. Él entró en forma.
González la sacó por 31ª vez en la temporada el viernes pasado. Aunque su promedio en esta calenda ha sido menor que de la pasada treintena, ha soltado 10 estacazos y ha llevado a 20 para la calle. Los números productivos siguen allí, estables.

¿Qué significa todo esto? CarGo va enrumbado a su primera temporada de 40 jonrones y a su tercera zafra de más de 90 remolques. Todo esto se debe a que ha estado sano y esto era lo que quería el jardinero, no lesionarse. Se sabía, o suponían, que jugando más de 150 partidos, el jardinero iba a hacer tareas superlativas, como lo está haciendo en este momento.

La meta es traspasar la meta de juegos mencionados. Nunca en su vida ha podido pasar de las 145 presentaciones en una zafra. Con todo y eso pudo colocar en 2010 unas estadísticas tan superlativas que le hicieron capturar la corona de bateo. En aquella ocasión conectó 197 hits, sacudió 34 pepazos, remolcó 117 y bateó para .336. Fue realmente un año en donde hasta estuvo considerado para el premio de Jugador Más Valioso.

En lo que respecta a poder, el estelar de Colorado está solo tres estacazos de su tope personal. También proyecta 27 dobles y 89 anotadas. La frialdad de las cifras impide a muchos entender ese deseo de los peloteros de repetir siempre que lo que quieres es salud. Cuando no hay lesiones, cuando se juega todos los días, el beisbol da las oportunidades siempre para que los grandes demuestren quiénes son.

Listo, se acabó el juego.

avillasmil


Publicado por Blogger para BEISBOL 007 el 8/30/2015 01:24:00 p. m.

Mejía dispara vigésimo jonrón en derrota de Seibu

mejias.png?w=538&h=737

El venezolano Ernesto Mejía conectó este sábado su vigésimo cuadrangular de la temporada y remolcó 2 carreras en la derrota de 8-4 de los Leones de Seibu ante las Águilas de Rakuten en el Estadio Kobo de Sendai.

El espigado inicialista, que se fue de 5-1 en el partido para mantener su promedio en .218, elevó su total de empujadas de la campaña a 64 para igualar el octavo puesto de la categoría en la Liga del Pacífico. Así mismo, sus 20 jonrones lo reafirman como el séptimo mejor de ese departamento en el circuito.

Por Rakuten, el dominicano Wily Mo Peña se fue de 4-2, con 2 sencillos y una empujada, para subir su promedio a .276, mientras que su compatriota Rhiner Cruz no permitió hits ni carreras en una entrada de relevo para disminuir su efectividad a 1.63.

En otros encuentros de la jornada, el mexicano Luis Cruz sonó un imparable en 3 turnos, anotó una carrera y empujó otra en el triunfo de 5-4 de los Marinos de Lotte sobre los Búfalos de Orix en el QVC Marine Field de Chiba.

El camarero azteca, que mantuvo su promedio en .267, aumentó a 64 su total de remolques del año para colocarse en el octavo puesto de la especialidad en la Liga del Pacífico junto al venezolano Mejía.

También por Lotte, el cubano Alfredo Despaigne se fue de 4-2, con un doble, un sencillo y 2 anotadas para subir su promedio a .265.

Por Orix, el dominicano Esteban Germán sumó un doble en 4 visitas al plato y anotó una carrera para mantener su promedio en .245, mientras que su compatriota Tony Blanco falló en 4 oportunidades para bajar el suyo a .173.

En el Estadio de Yokohama, el venezolano Aarom Baldiris disparó un sencillo en 3 turnos y remolcó una carrera en la derrota de 3-2 en 10 entradas de las Estrellas de DeNA ante los Carpas de Hiroshima.

El antesalista criollo, que dejó su promedio en .268, aumentó su total de empujadas de la temporada a 51 para colocarse en solitario como el tercer mejor de esa categoría en su equipo.

También por DeNA, su compatriota José Celestino López se fue de 4-1 con un doble para mantener su promedio en .289, mientras que el cubano Yoslán Herrera retiró en fila a los 3 bateadores que enfrentó en una entrada de relevo para mejorar su efectividad a 3.14.

Por Hiroshima, el venezolano Jesús Guzmán falló en un turno como emergente para disminuir su promedio a .235.

El dominicano Héctor Luna ligó un sencillo en 4 oportunidades y se ponchó en una ocasión en la derrota de 3-0 de los Dragones de Chunichi ante los Gigantes de Yomiuri en el Tokyo Dome.

El veterano antesalista dejó su promedio en .306 para mantenerse como el cuarto mejor bateador de la Liga Central.

Su compatriota y compañero de equipo Anderson Hernández se fue de 3-0 para reducir su promedio a .266.

Por Yomiuri, el cubano Leslie Anderson falló en 2 visitas al plato, incluyendo una por la vía del ponche, para disminuir su promedio a .246.

En el Estadio Koshien de Nishinomiya, el dominicano Mauro Gómez se fue de 4-0 con 2 ponches en la derrota de 8-4 de los Tigres de Hanshin ante las Golondrinas de Yakult. Su promedio descendió a .278.

En el encuentro restante de la jornada, los Halcones de SoftBank superaron 5-4 a los Luchadores de Nippon Ham en el Yafuoku Dome de Fukuoka.


Publicado por Blogger para BEISBOL 007 el 8/30/2015 01:34:00 p. m.

A-Rod no es dominica no según él mimo lo afirma

cropped-40759b.jpg

PARA DOMINGO 30, AGOSTO 2015…
JUAN VENÉ EN LA PELOTA…
Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-
“Un buen diplomático puede hablar durante horas sobre temas muy interesantes sin decir nada”… Joseph McKadew.-
-o-o-o-o-o-
Algunos despistados insisten en que Alex Rodríguez es dominicano. Pero, no solo nació en Manhattan, sino que en su vida no tiene cabida Dominicana. Lo reflejan sus respuestas a preguntas que le hizo ESPN…:
1- ¿Cuál es tu cantante o grupo favorito?
Me gusta Jay-Z, Journey y Kings of Leon.
2- ¿Tu canción favorita?
“Forever Young” (Bob Dylan)
3- ¿Tu película y actor favorito?
Mi película favorita es “Wall Street”, y el actor Michael Douglas. Un talento increíble.
4- ¿Michael Jordan o LeBron?
Jordan
5- ¿Qué talento te gustaría tener?
Mis hijas piensan que soy un cocinero terrible, y se burlan de mí. Me gustaría ser mejor cocinero.
6- ¿Tu superhéroe favorito?
John McClane en las películas Die Hard, él es mi superhéroe, estuvo increíble
7- ¿Eres fan de alguna serie de televisión?
House of Cards. Ya terminé de verla y quiero ver más.
8- ¿La última foto que tomaste con tu teléfono?
Les tomé una foto a mis hijas burlándose de mí, imitando la forma en que corro alrededor del campo como un viejo.
9-Si pudieras volver a cualquier edad, ¿cuál sería y por qué?
Nunca me gusta pensar en volver atrás, yo sólo miro hacia adelante.
10- ¿A qué lugar más deseas viajar, y nunca has estado?
Sedona, Arizona
11-¿Cuál es la cicatriz más extraña que tienes y cómo la conseguiste?
Tengo una gran cicatriz en el muslo por una mordedura de mi perro, un pastor alemán. Su nombre era Ripper (Destripador). Él estaba por meterse en una pelea con otro perro, y traté de separarlos, fue cuando me mordió bastante fuerte.
12- ¿Quién es el mejor jugador de béisbol de todos los tiempos?
De los que he visto, Barry Bonds.
13- ¿Cuál es el momento más inolvidable de tu vida?
Los nacimientos de mis hijas. En lo profesional, cuando salté encima de Mariano Rivera en el montículo, al ganar los Yankees el campeonato en 2009. Eso fue el éxtasis de los éxtasis.
RETAZOS.- Huyó a Ecuador el mejor de los lanzadores zurdos de Cuba, Pedro Durán, quien en la isla pertenecía a los Industriales. Ahora espera por los trámites que le permitan firmar un contrato multimillonario para las Grandes Ligas… ** El mexicano Yovani Gallardo (Rangers), de 29 años, celebraba todavía ayer sábado que el viernes en la noche llegó a cien victorias al vencer a los Blue Jays… ** Ayer fue el aniversario 15 del record empatado por Alex Rodríguez, de cuatro temporadas consecutivas con 40 o más jonrones. La marca la había impuesto Ernie Banks (1967-1970)… ** Pasado mañana martes podrán tener hasta 40 peloteros los rósters de Grandes Ligas. Desde abril hasta mañana el máximo ha sido de 25…
OJO.- En juanvene.com, el archivo de estas columnas y mucho más.
Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.H
@juanvene5
jbeisbol5@aol.com


Publicado por Blogger para BEISBOL 007 el 8/30/2015 01:09:00 a. m.

Wilmer Flores, héroe de culto, solo quiere ser un Met

wilmer-flores.jpg

Adam Rubin | ESPNNewYork.com

FILADELFIA – En las 48 horas antes de la fecha límite de traspasos directos, las aspiraciones de postemporada de los Mets de Nueva York parecían irse por el barranco.
Wilmer Flores estaba llorando en el puesto de campocorto durante un partido el 29 de julio luego de escuchar de parte de fanáticos que estaban monitoreando las redes sociales que él se encaminaba a ser cambiado a los Cerveceros de Milwaukee. Entonces el acuerdo se vino al suelo cuando los doctores de los Mets expresaron preocupaciones por la cadera de Carlos Gómez, lo que dejó al gerente Sandy Alderson poco tiempo para escudriñar el mercado y localizar una ayuda ofensiva que necesitaba desesperadamente para los jardines.
Wilmer Flores Mike Stobe/Getty ImagesFlores es adorado por los fanáticos por mostrar tan abiertamente su sentimiento de ser un Met.

Un día después, el cerrador Jeurys Familiapermitió un cuadrangular de tres carreras a Justin Upton con dos outs en la novena entrada para completar la recuperación de los Padres de San Diego de un déficit de seis carreras. La decepcionante derrota dejó a los Mets a tres juegos de los punteros Nacionales de Washington en la batalla por la cima de la División Este de la Liga Nacional.
Pero apenas un mes después, Flores, de 24 años, es un héroe de culto. Los fanáticos corean su nombre casi a diario, sea en casa o en la carretera, cuando llega a la caja de bateo, para expresar su gratitud por la forma visible en que demostró que quería seguir siendo un Met.
Y los Sorprendentes neoyosquinos han dado una sorprendente voltereta al asunto. Luego la debacle de Gómez, Alderson consiguió en alquiler al potente bateador cubano Yoenis Céspedes en cambio con los Tigres de Detroit 13 minutos antes de la fecha límite, cediendo en la transacción al valioso lanzador prospecto Michael Fulmer. Los Mets entonces barrieron a los Nacionales ese fin de semana en el Citi Field. Lo que era un deficit de tres partidos al entrar a los juegos de ese fin de semana ahora se ha convertido en una ventaja de 6½ juegos sobre los atribulados Nacionales.
“Si estás diciendo que yo tuve algo que ver con eso, no lo sé. No puedo decir eso”, dijo Flores sobre el incidente lleno de lágrimas. “Pero desde ese día, todo ha sido muy divertido. En la carretera y en casa, ha sido algo bien divertido. Pero no puedo decir que ha sido a causa de eso”.
Al preguntqarle si estos 30 días han constituido el mes más loco que haya experimentado en el béisbol, Flores dijo, “Bueno, lo que me pasó a mí, creo, es la cosa más loca que jamás haya experimentado. Pero eso está en el pasado. Estamos batallando por un boleto”.
Wilmer Flore David Zalubowski/AP”Lo que me pasó a mí, creo, es la cosa más loca que jamás haya experimentado. Pero eso está en el pasado. Estamos batallando por un boleto”, dijo Flores.

Nueva York no siempre ha sido un lugar demasiado agradable para jugar, gracias a los titulares sensacionalistas de los tabloides de prensa, y a, digamos, los fanáticos apasionados. Pero el manager Terry Collins, quien se encuentra en su quinto año al mando, decidió que una de sus misiones sería cambiar la deseabilidad de ser un Met, particularmente en términos de aislar la negatividad del camerino del equipo.
El episodio donde Flores lloró porque pensaba que se iba del equipo ciertamente sugiere que Collins ha logrado convertir a la novena de Queens en un lugar deseable para jugar. Rayos, Flores no fue el único jugador emocional ese día por la posibilidad de irse de los Mets. Zack Wheeler, en rehabilitación de su cirugía Tommy John en el complejo de los Mets en Florida, llamó a Alderson antes de la fecha límite para indicarle de forma apasionada su deseo de quedarse con la organización. Wheeler se habría unido a Flores en Milwaukee de haberse completado el acuerdo por Gómez.
Horas antes de que los Mets consiguieran a Céspedes, Wheeler estaba pautado para ser cambiado a Cincinnati por Jay Bruce. Pero ese acuerdo también se cayó.
“Yo entiendo que es un negocio. Sandy tiene un trabajo que hacer para mejorar este equipo lo más posible”, dijo Wheeler. “Pero he estado con esta organización durante algunos de los dolores de crecimiento. Me gusta lo que Sandy ha hecho aquí. Y quiero ser parte de ellos porque vamos a ser buenos este año y el año que viene y por varios años por venir. Definitivamente es un lugar muy divertido para jugar”.
“Hemos traído a grandes personalidades al camerino que han mejorado el ambiente”, dijo Collins. “Y eso ha ayudado. A los chicos les gusta venir aquí. A los chicos les gusta estar en el estadio. Eso es algo que tienes que tener”.
Luego de quedarse a un juego de la Serie Mundial en 2006, los Mets desperdiciaron una ventaja de siete juegos restando 17 partidos en calendario en la temporada siguiente y se perdieron los playoffs. En 2008, los Mets fueron eliminados en el día final de la temporada regular por segundo año consecutivo. Eso llevó a una solemne ceremonia postjuego con la presencia de Tom Seaver yMike Piazza para reconocer el cierre del Shea Stadium. Desde ese entonces, los Mets han sufrido seis temporadas perdedoras consecutivas, igualando a los Astros de Houston por la racha activa más larga en las mayores. Pero todo indica que ambas rachas se quebrarán en esta temporada.
“Uno lo ve en television y se puede ver en los rostros de estos chicos. Ellos nunca creen que van a perder”, dijo el capitán David Wright, quien se unió de vuelta a los Mets esta semana luego de una ausencia de cuatro meses al lidiar con un desgarro en la corva y luego sufrir de estenosis espinal.
Los fanáticos de los Mets vitorearon a Wright el lunes en Filadelfia durante su primer partido de Grandes Ligas desde el 14 de abril. El capitán bromeó luego del partido al indicar que se puso bien emocional y que por poco “tuvo un Wilmer Flores.”
En ese mismo juego, Flores tuvo una gran actuación al conectar dos jonrones y remolcar cinco carreras al llevar a los Mets a superar un déficit de cinco carreras para vencer a los Filis de Filadelfia 16-7. La una vez moribunda ofensiva se ha recuperado gracias a las adiciones en la fecha límite de Céspedes, Juan Uribe y Kelly Johnson, el ascenso del seleccionado en la primera ronda del sorteo del 2014 Michael Conforto desde el equipo Doble A Binghamton y ahora el regreso de Wright.
Los fanáticos le responden particularmente bien a Flores sin importar la ciudad, más que a cualquier otro miembro de los Mets.
“Es algo realmente divertido”, dijo Flores. “Aunque estábamos en Filadelfia, me sentía como si estuviese en Nueva York. Es algo divertido. Realmente aprecio que los fanáticos estén haciendo esto”.


Publicado por Blogger para BEISBOL 007 el 8/30/2015 01:17:00 a. m.

Báez, bate de la ilusión en Chicago

Javier Baez

Kevin Van Valkenburg

DES MOINES, Iowa — El swing más poderoso de la historia de las ligas menores comienza cada turno de bateo con la más fría indiferencia en la mirada. Indiferencia que termina empañada de violencia. Pero cuando Javier Báez conecta, cuando sincroniza su armoniosa patada con el serpenteo de sus brazos y torso, lo que nos maravilla no es ni la trayectoria de la bola, ni la distancia que recorre. Es el sonido que emiten la pelota y el bate cuando se encuentran. Es una mezcla de hambre y rabia. Una maza golpeando el acero.

Hasta escucharlo practicar sus bateos a puertas cerradas es hipnotizante. En una tarde de agosto reciente, Báez sigue la letra en español de “Esta Noche”, de Justin Quiles, mientras espera pacientemente su turno para batear, sumido en las entrañas del estadio de los Iowa Cubs, Principal Park. Juega con sus guantes verde neón, bromea con sus compañeros y mueve la cabeza al compás de la música. Parece un hombre de 22 años con cara de niño, que no tiene ni una sola preocupación en el mundo. Pero cuando entra a la jaula, todo su cuerpo y su actitud se endurecen. El hombre surge de las sombras del niño, y cada swing desata una explosión de sonido que hace eco en los bloques de cemento a un volumen ensordecedor.
“Tiene un poder que jamás se ha visto”, dice el manager de los Iowa Cubs, Marty Pevey. Dos horas después, contra los Nashville Sounds, Báez llega al plato deseando una bola rápida, para arrancarla de la cerca del jardín derecho, lograr un triple RBI y aportar a la victoria de los Cubs por 3-1. Sucede muy a menudo. A lo largo de los 63 juegos Triple-A de los Cubs de esta temporada, este jugador ha bateado .315 con 13 cuadrangulares, 57 RBI y un OPS de .925.
Entonces ¿por qué sigue Báez en Iowa? Es la historia sin fin de esta temporada, la misma pregunta de siempre, la eterna y remanida historia del segunda base confinado a los campos de maíz.
“Le está yendo muy bien”, dice el manager de los Chicago Cubs, Joe Maddon antes del juego del lunes contra los Indians, una semana antes de la anticipada expansión de la nómina en septiembre. “La idea para él es que le siga yendo bien. Que alguien empiece bien no significa que haya que convocarlo de inmediato”.
Bueno, sin duda. Pero ojalá y la historia de Báez fuera tan simple. Llegado en la temporada 2014, el analista sénior de béisbol de ESPN, Keith Law, ubicó a Báez en el puesto siete de la lista de las principales promesas del béisbol, por encima de Kris Bryant y Jorge Soler. (Addison Russell era el número 3).
Ese año, mientras Bryant y Russell seguían en las menores, Báez brilló en su debut en las mayores, anotando tres jonrones en sus primeros tres juegos a principios de agosto. Ese brillante comienzo se opacó cuando los lanzadores descubrieron que le gustaba perseguir los lanzamientos, incluso los que estaban a metros del plato; por eso su total de strikes tuvo un alarmante ascenso. Aunque su defensa en la segunda era sólida, fue eliminado 95 veces en 213 turnos en el bate, con solo .169 en 52 partidos.
“Me costó mucho aprender a hacer los swings que ellos querían, por el modo en el acostumbro a hacer los míos”, explica Báez. “Hacer el ajuste ha sido muy difícil”.
Pero él ha estado haciendo uno, en Iowa.
A unas 330 millas, en Chicago, los Cubs, que por años han sido objeto de escarnio por su juego inepto, están desplegando una gama de talento joven en su campo de juego. Años de selecciones y de importantes inversiones en el desarrollo de los jugadores están rindiendo más frutos de los que nadie esperaba. Bryant, 23 y Russell, 21 son dos de los mejores jugadores jóvenes de la Liga Nacional. Esta temporada ha sido más difícil para Starlin Castro, a quien incluso cambiaron por Russell como frenador y, sin embargo, este ya jugó en tres Juegos de las Estrellas para los Cubs, con solo 25 años.
En algún sentido, Báez es una víctima de las circunstancias. Los Cubs, que se dieron el lujo de la paciencia por primera vez en diez años, no tuvieron lugar en el cuadro interior. Incluso hubo rumores de que Báez era candidato a ser cambiado, cuando el equipo se preparaba para el último impulso en las eliminatorias.
Pero la permanencia de Báez en las inferiores no es meramente circunstancial.

Javier BaezNorm Hall/Getty Images

DURANTE UN JUEGO a fines de mayo contra los Reno Braves, Báez se aproxima a la caja de bateo. Se lo ve ansioso, sus movimientos son robóticos. Se para lejos del plato y lo estrocan. Luego comienza a hacer su swing, sin importarle dónde está. Exagera la patada, elonga y se abalanza sobre la bola. Llega al plato tres veces, y lo engañan seriamente cada vez. Con cada swing, tenemos la sensación de que quiere enviar la pelota hasta el domo dorado del Capitolio de Iowa, que se ve desde la cerca del campo central, a 2 millas de distancia.
Parece tener la mente en otra parte. El dolor todavía es muy intenso.
Ese mismo día, más temprano, Báez estuvo casi una hora contando historias sobre su hermana, Noely y su padre, Angel, intentando explicar el impacto que tuvieron en su vida y en esta temporada. Es difícil hablar de ellos en tiempo pasado, dice, en especial de Noely. Eran una parte importante de su historia, del hombre que intenta ser. A comienzos de la temporada, después de 21 años “milagrosos”, Noely murió por complicaciones relacionadas con su espina bífida. Ella era su confidente, su inspiración y su mayor apoyo.
Después del funeral, Báez se enfrentó con las preguntas que todos nos hacemos en algún momento de nuestras vidas: ¿Cómo encontramos el tiempo para el consuelo, cuando el mundo no se detiene a esperarnos? ¿Nos enfocamos en nuestra carrera o en nuestra familia? ¿Tomamos una decisión egoísta o una altruista?
Báez eligió la familia. Se tomó una licencia de dos semanas para estar con su madre y sus hermanos, y la organización no dudó en otorgársela. Durante su ausencia, sin embargo, Bryant y Russell fueron ascendidos. Luego, cuando parecía que en junio, por fin había llegado su turno, se quebró un dedo en una carrera a la segunda base.
“Ha sido muy difícil y frustrante”, dice Báez.
Y también ha sido la temporada más importante de su vida.
POCO DESPUÉS DEL NACIMIENTO DE NOELY, los médicos en Bayamon, Puerto Rico, le informaron a la familia Báez que la niña no viviría más que algunas horas. A duras penas lograría pasar la noche. Su médula espinal no se había desarrollado correctamente en el útero, una afección conocida como espina bífida. Sus órganos internos y su sistema circulatorio eran un desastre y era posible que tuviera daño cerebral.
Javier solo tenía 11 meses de edad, era demasiado pequeño para recordar lo que pasaba entonces, pero su hermano mayor, Rolando (de 11 años entonces), todavía recuerda el dolor de sus padres. “Yo era solo un niño, por eso no entendía muy bien lo que pasaba, pero todos nos dejaban en claro que ella no estaría con nosotros mucho tiempo”, explica Rolando.
Pasaron dos horas y Noely, una luchadora desde el nacimiento, seguía respirando. Un día después, los médicos volvieron a hacer cálculos. Era posible que viviera cinco semanas y hasta algunos meses, dijeron. Cuando esos lapsos pasaron, ya nadie sabía qué pensar. ¿Un año? ¿Una década?
“Cuando empezó a crecer, nos dimos cuenta: Esta niña no es discapacitada”, dice Rolando. “Es un milagro”.
Javier tenía 7 años cuando su mamá, Nelida, lo sentó e intentó explicarle a él y a su hermano del medio Gadiel, qué era la espina bífida, para que pudieran entender por qué Noely no caminaba, por qué le resultaba difícil hablar y para qué necesitaba un dispositivo eléctrico conectado al cerebro para que la sangre circulara por su cuerpo.
Las complicaciones médicas usualmente implicaban largas internaciones de Noely en el hospital y a Nelida negándose a abandonarla en ningún momento. Por eso lo hijos quedaron al cuidado de su papá, Angel, que fue el principal cocinero, entrenador y confidente de la familia, en especial después de que Rolando fuera reclutado por los Padres y dejara el hogar para jugar en las ligas menores.
“Mi padre hacía las cosas más locas para hacernos reír”, expresaba Javier. “Un día, el equipo de béisbol de mi hermano ganó un campeonato, y mi papá se trepó a la red que está detrás de la base del bateador para celebrar, hasta bien arriba, y después no sabía cómo bajarse. Tuvimos que llamar a la policía para que lo ayude”.
Los chicos encontraron consuelo en el béisbol. Incluso desde joven, el talento de Javier en la cancha era evidente. Javier floreció bendecido con un cuerpo fuerte y atlético, manos fuertes y pies de un bailarín de salsa y rodeado por hermanos y primos amantes del béisbol. Su abuelo había sido un lanzador excelente en la liga de Puerto Rico, peo Javier estaba determinado a superarlo. Planeó su acercamiento a la base después de su jugador favorito, Manny Ramírez, y fue detrás de las pelotas de béisbol como si lo hubiesen ofendido y estuviera buscando venganza.
“Dentro de la cancha, era una persona diferente”, dice Rolando. “Se comportaba como si hubiese estado en las grandes ligas por 20 años. Pero luego llegaba a casa y solo era un niño.”
Javier se preguntaba por qué Dios le había dado un cuerpo capaz de hacer tanto pero le había dado a su hermanita una columna torcida y pulmones dañados. Esto parecía injustamente cruel, incluso para el niño con este don físico.
“Pensaba mucho en eso”, dice Javier. “Pensaba: ¿Qué pasaría si pudiese darle mis piernas? ¿Qué pasaría si pudiese tomar su lugar para que ella pudiera caminar? Pero ella no quería eso. Quería hacer cosas por sí misma”.
ANGEL Báez NO ERA un hombre grande, 1,60 m, aproximadamente. Pero sí era una persona trabajadora que hacía lo mejor para mantener a su familia.
“No éramos ricos ni pobres, teníamos lo suficiente”, dice Javier. Ángel cortaba el paso para ganarse la vida y era empleado de Twins Landscaping, una empresa grande local, donde se encargaba de cuidar las canchas y estadios de béisbol en Bayamon. Por momentos parecía incansable e indestructible, que es por lo que se sorprendió su familia cuando una noche de verano llegó a su casa del trabajo y se fue directo a dormir. Normalmente, llevaba a sus hijos a jugar a la pelota o a pegar roletazos, pero ese día estaba exhausto.
En medio de la noche, Ángel se tambaleó hasta el baño y comenzó a vomitar. Javier, que en ese entonces tenía 12 años, escuchó el alboroto. Sabía que su madre estaba en el hospital con Noely, por lo que se levantó a ver si Ángel necesitaba ayuda.
“Lo sostenía en el baño mientras vomitaba”, dice Javier. “Le dije: ‘espérame, voy a despertar a Rolando para que te pueda cuidar’. Mientras mi hermano se vestía, volví al baño y lo vi tirado en el piso. Traté de hablarle, de levantarlo, pero no tenía mucha fuerza para hacerlo”.
Fue entonces que Javier notó el corte en la cabeza de su padre. Al parecer, Ángel trató de levantarse, se resbaló y se golpeó la cabeza contra el lavabo o el inodoro. Tenía un corte profundo en su cabellera y su cabello estaba empapado en sangre. Los chicos llamaron desesperadamente a su madre, pero para el momento en que su padre llegó al hospital, era demasiado tarde. Ángel murió, dice Javier, como resultado de ese golpe en la cabeza.
“Recuerdo pensar ‘no puede ser que esto esté pasado'”, dice Javier. “Fuimos a la casa de mi abuela y había mucha gente afuera, tantas que hasta casi parecía una fiesta. Vi a mi mamá en la sala de estar, y le dije ‘sé que papá no va a estar más aquí, pero nosotros sí. Tenemos que ser fuertes’. Ella se calmó un poco después de eso, pero era una situación muy mala”.
Él se negaba a que alguien lo viera llorar. Estaba decidido a ser fuerte. Pero cuando nadie lo estaba mirando, se metió en la habitación de su abuela, cerró la puerta y comenzó a llorar.
POR UN AÑO, la familia Báez intentó ganarse la vida en Puerto Rico, pero se hacía cada vez más difícil. Nelida decidió mudarse con su familia a Carolina del Norte, con la esperanza de, al menos, tener un mejor acceso a la salud para Noely. Rolando, en ese entonces recién casado, se quedaba en Puerto Rico.
La familia tenía familiares en Carolina del Norte que los ayudaron en su transición. “Honestamente, no recuerdo ni qué parte del Estado era” dice Javier. “Solo recuerdo que nos mudamos al medio de la nada”. Pronto la familia se dio cuenta de que habían cometido un error. Javier y Gadiel se inscribieron en una escuela con un programa con inglés como segundo idioma pero se sentían totalmente perdidos.
También estaban horrorizados cuando se enteraron de que el béisbol era solo un deporte de temporada en los Estados Unidos.
“No tenemos amigos; no hablamos inglés; y hacía 115 grados afuera, no podíamos hacer nada”, cuenta Javier. “Todo lo que recuerdo es escuchar a mi mamá llorar todos los días”.
Finalmente, Javier dio un ultimátum infantil: O encuentras una situación mejor para nosotros o nos dejas mudarnos de nuevo a Puerto Rico. Nelida lo pensó, llamó a una amiga que conocía hacía muchos años (su hija también tenía espina bífida) y dio otro salto de fe. Le darían una oportunidad a Jacksonville, Florida.
“Al principio, pensé que era aburrido”, expresa Javier. “Cuando estás en casa, escuchas ruido por todos lados. Puerto Rico es ruidoso y siempre hay algo para hacer. Jacksonville no era así”. Sin embargo, el béisbol en Jacksonville no era aburrido o extraño. Se sentía como en casa cada vez que se ponía un guante o pisaba el plato. Se unió a un equipo de viajes, hizo algunos amigos y aprendió inglés de forma gradual chateando con sus compañeros de equipo (y mirando televisión). También sacó músculos en su contextura desgarbada. “La primera vez que volé a Jacksonville fue un año después de que se mudaron de Carolina del Norte”, cuenta Rolando. “Fui a un torneo en Lakeland a ver a Javy. No podía creer lo que estaba viendo. Parecía un hombre grande”.
A la mitad de la carrera en la escuela secundaria de Javier en Arlington Country Day, el mundo de los exploradores y los managers del béisbol comenzó a notarlo también. Al principio no estaba visto como una promesa de élite, pero siguió destruyendo bolas de béisbol. Llamó la atención de la gente. En su último año, bateó un espectacular 771 (64-por-83), con 22 jonrones, 20 dobles y 6 triples. Fue suficiente para persuadir a los Cubs a que lo contraten con el n.° 9 en la lista de las Grandes Ligas del Béisbol 2011 y le entregaron un contrato de $2 600 000.
Mientras las acciones de béisbol de Báez mejoraban, también lo hacía la situación de Noely. Tenía mejor atención médica en los Estados Unidos, iba a la escuela que le gustaba y estaba disponible para mirar los juegos de béisbol de su hermano. “Se volvía loca cuando yo hacía un strike”, cuenta Javier.
“Me gritaba, ‘¡Haz un hit! ¡Haz un hit!’ Entonces cada vez que hacía un jonrón, la señalaba. Le encantaba”.
Con el tiempo, los hermanos de Noely aprendieron que era injusto ponerle límites. No le gustaba que empujen su silla de ruedas, insistía en hacerlo ella misma. Si sus hermanos iban a cabalgar y se metían en la piscina familiar, insistía en unirse al combate, y ellos la lanzaban a la pileta también (con mucho cuidado).
Cuando andaban en moto de agua en el mar, ella les rogaba que la lleven, entonces la sujetaban bien y rebotaban en las olas. Cuando Rolando compró una motocicleta, la sentó en la parte trasera y la llevó a dar un paseo. Uno de los recuerdos favoritos de Báez de su hermana siempre será el día que llevaron a Noely a Disney World, un lugar que había añorado conocer por muchos años, y ella descendió por Splash Mountain.
“Mi mamá estaba muy preocupada”, recuerda Báez. “Pero Noely estaba tan feliz. Gritaba y gritaba. Le gustó mucho”.

Javier BaezAP Photo/Paul Beaty

EL DÍA QUE Báez tuvo su debut en agosto del 2014 contra los Rockies, caminó al plato como un veterano de hacía 10 años. Estaba listo. Había soñado con eso toda su vida. Como un adolescente, con el logo de las Ligas Mayores tatuado en la parte trasera del cuello, era su destino ser una superestrella, y esa era su oportunidad. Diez miembros de su familia, incluso Rolando, Noely y su madre, estaban en Denver para verlo.
Hizo un strike, un out y otra vez un strike.
Cuando entró al plato en el 12 con el juego empatado 5-5, miró al lanzador Boone Logan, enterró el pie de atrás, movió su bate y bateó una bola rápida al campo opuesto y anotó un jonrón. Mientras recorría las bases, señaló al cielo, luego a su familia en la tribuna. Dos días después, en el tercer juego de su carrera, bateó dos jonrones más contra los Rockies, y se convirtió en el tercer jugador de béisbol de la historia en hacer tres jonrones en los tres primeros juegos de su carrera.
Lo hacía parecer fácil. Pero solo al principio. En los dos meses siguientes, hizo strikes a un nivel extraordinario (41,5 por ciento de sus bateos). Ganó el sombrero de oro cinco veces; cuatro strikes en un juego. Otras nueves veces, hizo tres strikes en un juego. Según FanGraphs, el 39 por ciento de sus swings salieron de lanzamientos fuera de la zona de strike.
Los Cubs estaban preocupados porque su swing curvo no duraría una temporada completa. Los Cubs se daban el lujo de sortear su formación durante el año, con el equipo muy lejos de perseguir un desempate. Si fallaba, habría una discusión más grande sobre los ajustes que debía hacer y, probablemente, otra temporada en las ligas menores. Para el final de la temporada, estaba claro que algo debía cambiar. Firmó para jugar en los juegos de invierno en Puerto Rico pero obtuvo resultados mezclados.
“Debe acortar el swing”, expresa el manager de los Cubs de Iowa, Pevey. “De lo contrario, seguirá escolarizado. Cuando el cañón del bate parece el driver de John Daly, crea una curva gigante. Mientras más grande es el swing, más rápido debe comenzarlo. Entonces estás retrasado en la bola rápida y out en un quiebre de la bola. Ahí reside el mayor problema”.
Báez insiste en que estaba escuchando en los entrenamientos de primavera de esta temporada, absorbiendo información, haciendo cambios. Dirigía la bola al campo opuesto en las prácticas de bateo y aspiraba al trabajo del Día de apertura en segunda base. Pero con los Cubs como contrincante por primera vez desde el 2008, no pudieron afrontar donar bateos.
Maddon dijo que Báez era uno de los mejores jugadores jóvenes que había visto, pero también advirtió que no era seguro que formara parte de la lista. “No existe un programa de privilegios”, expresó Maddon cuando se le preguntó sobre Báez en el entrenamiento de primavera. “Todo se tiene que ganar”.
En realidad a Báez le dolía. Los años de procedimientos médicos habían afectado el cuerpo de Noely, y si bien su mente quería seguir peleando, sus órganos no cooperaban. Recientemente había pasado seis meses en el hospital por problemas en sus pulmones y parecía que iba a tener que volver.
“Cada vez que los médicos la intubaban, sus pulmones se debilitaban”, cuenta Báez. “Era muy duro. Ni siquiera podía levantarse. No podía hablar. Había que tocarla para que supiera que estabas ahí porque había muchas máquinas. Creo que, al final, decidió irse en lugar de que la intubaran de nuevo”.
Mientras tanto, pareció por un periodo breve que Báez podía llegar a la lista del Día de apertura de los Cubs a pesar de su bateo pobre durante la primavera (173 con 20 strikes en 52 bateos).
Screenshot_2.png
Muchos medios informaron que se le había dicho que él hacía el equipo. Pero en los recortes de la lista, a Báez lo descendieron a Iowa (como a Bryant y a Russell).
“Está tan cerca de resolver el asunto dentro del cajón del bateador”, les expresó el manager, Theo Epstein, a los periodistas. “Sentimos que el Triple A es el foro correcto para él, el camino correcto para que siga haciendo esos ajustes y quede asegurado. Todo el resto lo hace bien dentro del campo de béisbol. No está lejos de lograrlo”.
Si bien pudo con su decepción, Báez no pudo dejar de preocuparse por Noely. Llamó a su madre para ver si había novedades. Trató de asegurarle que las cosas estarían bien, que debía concentrarse en el béisbol, pero él estaba en el medio de dos mundos.
EL DÍA ANTES de la apertura de temporada de los Cubs, fue a entrenar. Mientras se preparaba para entrar al campo, recibió una llamada de Gadiel que estaba jugando al béisbol en el Tabor College: “Acabo de hablar con Rolando. Está con Noely. Estaba llorando. Sabes que él nunca llora. La situación está complicada. Creo que es momento de que volvamos a casa. Ahora”.
Báez les pidió a los Cubs que lo pusieran en el próximo vuelo a Jacksonville, y lloró todo el vuelo. Trató de prepararse, de recordar que toda la vida de Noely había sido un milagro, que los 21 años que había vivido eran una bendición. Cuando llegó al hospital, Noely había fallecido. Entró a la habitación, sostuvo la mano de Noely y le dijo adiós. “Fue muy duro”, comentó. “Muy duro”.
Al principio no estaba seguro de si necesitaba alejarse del béisbol por un tiempo para hacer el duelo. Pero los Cubs lo creían necesario. Le dijeron que algunas cosas eran más importantes que el trabajo. Entonces regresó a casa.
“Pensé que tenía que ser fuerte por mi madre, y que tenía que mantenerla ocupada”, dice Báez. Puso su mejor cara de obstinación y les aseguró a todos que iban a superar esta situación juntos. Iban a estar bien. Por un mes, la familia habló de Noely, contaba historias sobre ella y miraba sus fotografías. Báez tenía tatuado su nombre en el antebrazo con una inscripción en español: Tus manos nunca hicieron daño. Tus pies nunca dieron un paso en falso.
No fue hasta que volvió a Iowa que comenzó realmente su duelo. “Dejo salir todo cuando estoy solo”, dice Báez. “Todavía lloro cuando pienso en ella, pero luego me doy cuenta de que es algo normal. Es algo que necesitas hacer, mostrar tus sentimientos”.
Canalizó su tristeza a través del béisbol. “En seguida estaba luciéndose con los lanzamientos en la liga menor. Quería volver a las grandes ligas, por sí mismo, por su madre y especialmente por Noely.

Jaview BaezWilfred Perez/Icon Sportswire

Era difícil ser paciente. En sus noches malas, lanzaba la pelota con tanta violencia y potencia que muchos de los bateadores terminaban con una rodilla en el suelo, con la potencia del joven humillada por otro lanzamiento así. Miraba videos de él mismo para intentar mantener el nivel de sus manos, pero era frustrante. Siempre lanzaba hacia un lado, como cuando su padre y su hermano le enseñaron por primera vez el juego. Difícil.
“Está trabajando en tratar de pegarle a una pelota por 400 pies en vez de 700” dice el entrenador de bateadores de los Iowa Cubs, Brian Harper.
Finalmente, parecía que iba a tener su oportunidad. El club de las grandes ligas tenías algunos juegos interligas próximos, y había una oportunidad para agregar su bate a la lista de bateadores designados.
Dos autoridades de los Chicago Cubs visitaron al equipo en Des Moines, y Báez sabía que lo iban a estar mirando desde cerca. “Sientes esa sensación que tienes cuando sabes que te van a ascender”, dice.
Un deslizamiento de cabeza a la segunda base el 7 de junio arruinó todo ese trabajo. Su dedo se quedó atorado en la bolsa cuando pasaba y el dolor era insoportable. Intentó seguir jugando, insistiendo con que estaba bien y que la hinchazón no era nada, pero el equipo técnico vio su mano (que era del tamaño de una pelota pequeña) y lo envió a hacerse unas radiografías. Un dedo roto significaba de cuatro a ocho semanas de rehabilitación.
Con los Cubs más fuertes por primera vez en mucho tiempo, él fue enviado a Arizona.
“Voy a ser honesto contigo, la rehabilitación realmente es lo peor”, dice Báez. “Estar en Arizona fue muy frustrante. “Soy del tipo de personas que necesita estar en movimiento. Necesito jugar todos los días. No podía hacer nada más que sentarme y mirar televisión”.
No le prestaba atención al club de grandes ligas cuando estaba afuera. No se quería obsesionar pensando en lo que podría haber sido, pero era difícil no autocompadecerse. A medida que le permitieron sacarse el yeso, empezó a batear pelotas desde la salida con una mano. Comenzó otra vez con lo básico: una buena postura, un espacio corto entre los pies, las manos bien levantadas y un contacto fuerte. En seguida, pudimos escuchar el golpe de la pelota en su bate otra vez. Cuando volvió a Iowa en Julio, Báez tuvo una racha de siete partidos con múltiples bateos en el que bateo 441.
“Sé que todo fue muy frustrante, pero debe haber sido lo mejor que le pudo haber pasado”, dice Pevey.
“Cuando volvió, su posición en la base era más corta y calma, y parecía que estaba haciendo correcciones de veterano que le permitían ser realmente exitoso en las grandes ligas”.
El 1 de septiembre, el próximo martes, los equipos podrán expandir sus listas a 40 jugadores, que es la próxima oportunidad posible para que Báez encuentre su lugar en la liga mayor desde que Noely murió. Pensó, brevemente, que esta era una temporada perdida. Ahora, es probable que regrese cuando los Cubs más lo necesitan.
Ha estado corriendo pelotas fuera del campo durante la práctica de bateo en Iowa, en caso que el equipo le quiera dar una oportunidad como lateral derecho o izquierdo. No era algo que le pidieron hacer. Simplemente a hacerlo un día por su cuenta. Nunca sabes, dice Báez, las oportunidades que te puede dar la vida.
“Ya va a llegar su momento”, dijo Maddon el lunes. “Está en el radar sin lugar a dudas”.
Báez todavía le habla a Noely cuando está solo sobre sus alegrías, sus plegarias, sus frustraciones y decepciones. Probablemente siempre lo hará. “Cada vez que escuchaba mi nombre y sabía que iba a entrar a batear, enloquecía”, dice Javier. “Sin importar cómo iba el partido, cuán mal o bien estaba jugando, siempre estaba allí para alentarme.
Eventualmente, batearía otro jonrón en las grandes ligas, y él sabe que lo hará. Señalará a su madre en las gradas y le agradecerá por su sacrificio. Luego, señalará al cielo y pensará en su hermana, imaginando que todavía puede escucharla gritar de alegría.


Publicado por Blogger para BEISBOL 007 el 8/28/2015 06:00:00 a. m.

Joyas de pitcheo

kluber-internal.jpg

José Luis Mora
En la temporada 2015 de las Grandes Ligas hemos visto juegos sin hits, ni carreras, juegos de un hit que estuvieron de cerca de la gloria, otros que fueron juegos completos más allá de recibir pocas carreras, así como otros memorables con cantidades de ponches para deleitarse y llenarse de puntos. Pero esto último es lo que a los jugadores del desafío béisbol los mueve y es lo que los hace ganar, pero ¿cuáles son aquellas actuaciones que a la fecha en 2015 han generado más puntos?
Corey Kluber(Indios de Cleveland): el ganador del premio Cy young en 2014 tuvo un arranque de 0-5 en 7 aperturas en 2015 y su PCL de 5.04 así lo confirmaba. En la noche del 13 de mayo de 2015 los Indios enfrentaban en Progressive field a los Cardenales de San Luis, quienes poseían el mejor record de las grandes ligas para ese momento con 23-9 lo cual parecía ser una larga noche para el diestro de los indígenas, sin embargo, el encuentro duraría solo 2:47 horas, ya que Kluber se encargó de guillotinar a 18 de 26 bateadores que enfrentó en 8.0 entradas de labor para su primera victoria de la temporada y ubicarse en la posición 12 (empatado con otros 14) entre los lanzadores que más ponches han propinado en un juego de 9.0 entradas. En esa actuación Kluber no permitió carreras, ni regaló boletos, mientras lanzaba sin hits ni carreras por espacio de 6.2 entradas hasta que Johnny Peralta le conectaba el único imparable que recibió en su actuación. El total de puntos de Kluber para el desafío béisbol esa noche fue de 46 lo cual hasta la fecha es una de las dos cifras más altas para cualquier lanzador esta temporada.
Max Scherzer (Nacionales de Washington): en su primera temporada con su nuevo equipo tenía marca de 6-5, pero con un buen 2.13 de PCL tras 12 aperturas cuando se subió al montículo del Miller Park de Milwaukee. Esa noche del 20 de junio Scherzer estaba intraficable y lanzando sin hits ni carreras por espacio de 6.0 entradas, pero abriendo el séptimo inning el dominicano Carlos Gómez le conectó imparable para romper el hechizo, sin embargo, sería el único que recibiría ya que lanzó juego completo, mientras regalaba un solo boleto, ponchaba a 16 y sumaba 46 puntos para el desafío béisbol. En la salida siguiente el diestro siguió intratable, esta vez ante su público en Nationals Park frente a los Piratas de Pittsburgh. Durante la tarde Scherzer estuvo “perfecto” sin conceder boletos, mientras sumaba 10 ponches en un total de 8.2 entradas cuando Clint Hurdle envió al venezolano José Tabata a batear de emergente por el lanzador Vance Worley. Luego de 6 pitcheos y cuenta de 2-2 Scherzer golpeó a Tabata, quién fue a la inicial terminándose el juego perfecto, sin embargo, el siguiente bateador Josh Harrison falló con un elevado a la izquierda para completar el sin hits ni carreras para un total de 42 puntos en el desafío.
Chris Heston (Gigantes de San Francisco): antes del juego sin hits ni carreras de Scherzer, el novato de los Gigantes había lanzado uno el 09 de junio de 2015. Ese día el diestro enfrentó a los Mets de Nueva York a quienes guillotino en 11 ocasiones, sin otorgar boletos, para escribir su nombre en los libros de records y sumar 43 puntos con un total de 98 lanzamientos.
Cole Hamels (Vigilantes de Texas): el 29 de julio los texanos recibieron al experimetado lanzador junto al zurdo Jake Diekman en un cambio que llevó a 5 prospectos y a uno de experiencia como Matt Harrison a la organización de Filis de Filadelfia. Antes de irse, en su última apertura Hamels se subió al montículo de Wrigley Field donde cerró con broche de oro su transitar en la única organización en la que había estado en grandes ligas hasta ese momento y quien lo escogió en primera ronda del draft de 2002. El zurdo de californiano esa tarde lanzó su primer juego sin hits, ni carreras, completo, ya que en 2014 lo había hecho de manera combinada ante los Bravos de Atlanta. Frente a los Cachorros, Hamels poncho a 13 bateadores y regaló un par de boletos para 43 puntos.
Madison Bumgarner (Gigantes de San Francisco): el as de los Gigantes tuvo la quinta mejor presentación de lanzador alguno en cuanto a puntos para el desafío béisbol con 42 igualado con Scherzer. El 16 de Agosto el zurdo enfrentaba a los Nacionales de Washington en el AT&T Park de San Francisco, ese día colgó 9 ceros en la pizarra, mientras ponchaba a 14 bateadores y toleraba solo 3 inatrapables para su victoria 14 de la temporada.
Chris Archer (Rays de Tampa Bay): el derecho de los Rays está en lo que sin duda alguna es su mejor temporada en las grandes ligas, entre otras cosas se ubica segundo con la mayor cantidad de ponches en la liga americana, además de superar sus topes personales en ese renglón, el de PCL y victorias. Una de las mejores presentaciones de Archer en la temporada la tuvo frente a los poderosos y sorprendentes Astros de Houston el 20 de agosto a quienes les aceptó solamente un imparable, mientras cubría la ruta completa con 11 ponches, un solo boleto y sin aceptar anotaciones sumando 41 puntos.
Johnny Cueto (Reales de Kansas City): el dominicano para el 7 de julio de 2015 aún vestía el uniforme de los Rojos de Cincinnati y ese día se enfrentaba a los Nacionales de Washington en Nationals Park. El diestro derrotó a Scherzer al no aceptarle carreras a los Nacionales con 11 ponches, par de boletos y lanzando juego completo, mientras los escarlatas lo respaldaban con 5 rayitas. El total de puntos de Cueto esa noche para los jugadores del desafío béisbol fue de 40.
Clayton Kershaw (Dodgers de Los Ángeles): el zurdo de los dodgers ha tenido dos actuaciones esta temporada de 40 puntos. La primera de ellas se produjo el 18 de julio de 2015 frente a Nacionales de Washington en donde trabajó por espacio de 8.0 entradas en las que poncho a 14 rivales sin otorgar boletos y aceptando solo 3 imparables, mientras Kenley Jansencompletaba la blanqueada. El 23 de julio los Dodgers viajaron a Citi Field para una serie de 3 juegos frente a los Mets, en el primero de ellos Kershaw tomó la pelota y no la entregó en el resto del juego, ya que lanzó las 9.0 entradas para su segundo juego completo de la temporada en el cual poncho a 11 sin boletos y aceptando solo 3 imparables.
Menciones especiales:
Mike Fiers (Astros de Houston) e Hisashi Iwakuma (Marineros de Seattle) lanzaron juegos sin hits ni carreras, Fiers lo hizó ante los Dodgers el 21 de agosto para 39 pts e Iwakuma frente a los Baltimore Orioles el 12 de agosto sumando 36 unidades.
Cuatro monticulistas lanzaron blanqueos cubriendo la ruta completa y tolerando apenas un imparable, ellos fueron Mike Montgomery (Marineros de Seattle) el 30 de junio ante losPadres de San Diego para 34 puntos al igual que Alfredo Simón (Tigres de Detroit) frente a los Vigilantes de Texas el 20 de agosto. Por su parte, Justin Verlander de los Tigres también lo hizo la noche del 26 de agosto ante los Angelinos de Los Ángeles. Tras lanzar 8.0 entradas sin hits ni carreras Verlander coqueteaba con la hazaña por tercera vez en su carrera, pero recibió un doble de Chris Ianetta que picó en la raya de la izquierda acabando con la magia, sin embargo, liquidó la novena entrada para completar la blanqueada y dejar 38 puntos en las cuentas de los jugadores de desafío.
El venezolano Carlos Carrasco (Indios de Clevaland) estuvo a un strike de lanzar sin hits ni carreras ante los Rays el 1 de julio hasta que Joey Butler le conectó el único imparable que permitió esa noche de 38 puntos de blanqueo. Posteriormente el 4 de agosto Carrasco lanzó otro juegazo al blanquear a los Angelinos y colocar 32 puntos en el desafío béisbol. Esa noche el barquisimetano poncho a 7 y regaló un boleto y no aceptó carreras.
Recuerden estar atentos a todos los datos y tips en nuestra cuenta oficial de desafío beisbol (@desafio_beisbol) en Twitter y nuestro Podcast semanal los días jueves junto a Carolina Guillen (@caroguillenespn), Fernándo Esquer (@fesquerb) y este servidor José Luis Mora (@joseluismora13). Hasta la próxima entrega.


Publicado por Blogger para BEISBOL 007 el 8/28/2015 06:09:00 a. m.

Ligas Invernales: ¿Cómo se importa el talento?

Ligas Invernales
Convencer y contratar a los peloteros para que jueguen en el Caribe es una tarea ardua.

Arturo Marcano

¿Cómo es el proceso para armar una importación en las ligas del Caribe? Bueno, ya en estos días uno comienza a escuchar nombres de posibles refuerzos para las distintas divisas de las ligas del Caribe. Pero antes de llegar al anuncio del pelotero los equipos deben pasar por un par de procesos específicos consagrados en el Acuerdo Invernal o Winter League Agreement que queremos explicar a continuación.

Lo primero es entender que hay dos procesos distintos para la contratación de importados o refuerzos. Uno se refiere a los colocados en lista de reserva. El otro es el que podemos llamar el trámite normal.

Toda divisa de las ligas del Caribe puede reservar hasta un máximo de diez importados siempre que: a) estos hayan terminado la temporada regular con el equipo; o b) el equipo haya cancelado al importado todos sus sueldos hasta el final de la ronda regular a pesar de haberse ido antes.

El proceso para contratar a los importados reservados es el siguiente:

Los Equipos del Caribe tendrán hasta el 1ro de septiembre para solicitar el permiso de los importados incluidos en su lista de reserva. Si le dan permiso, el equipo tendrá hasta el 12 de septiembre para enviarle el contrato o, de no hacerlo en ese período, el importado es agente libre. Si le envían el contrato y no firma entonces el pelotero no puede jugar en esa liga con otro equipo pero si podría participar en otra liga. Si el permiso es negado entonces no puede jugar en esa liga del Caribe a menos que el equipo que lo tenía en reserva lo permita, pero si puede jugar en otra liga.

Lista de Reserva-1ro de Septiembre-permiso-12 de Septiembre.

El otro proceso para contratar refuerzos es el más común y consiste en lo siguiente:

Para el 15 de agosto la Oficina del Comisionado tiene la lista por equipo de MLB de los jugadores disponibles para participar en la pelota invernal. Si el equipo de la liga del Caribe está interesado en alguno de ellos debe hacer la solicitud vía base de datos oficial a la Oficina del Comisionado. La Oficina del Comisionado le envía la solicitud al equipo de MLB. El equipo de MLB tiene 5 días hábiles luego de recibida la solicitud para dar o negar el permiso. Si lo niega se acaba el proceso. Si lo da, la Oficina del Comisionado informa al equipo del Caribe, el cuál tendrá 11 días a partir de la fecha del permiso para firmar al pelotero. Si no llegan a un acuerdo en ese tiempo se vence el permiso. El equipo podría pedir un nuevo permiso en esos casos pero debe seguir todo el proceso desde cero.

15 de agosto peloteros disponibles-permiso-equipo de MLB tiene 5 días para dar o negar permiso-equipo del Caribe tiene 11 días a partir del día en que se dio el permiso para firmarlo.

El proceso para obtener el permiso y firmar al refuerzo es solo una formalidad del Acuerdo Invernal. De hecho, a pesar de obtener el permiso y firmar el contrato son muchos los casos de peloteros que terminan cambiando de opinión a última hora. Pero hay otros factores adicionales que también influyen en la disponibilidad y posibilidad de contratación de los refuerzos. Es decir, al final no siempre una buena oferta económica es lo que puede motivar a un prospecto extranjero a participar en el Caribe, hay otras realidades que se entrecruzan.

Nuevas gerencias en MLB: muchas de las nuevas gerencias en MLB no entienden la importancia de las ligas del Caribe en el desarrollo de peloteros. En algunos casos ni conocen ni pareciera interesarle tan siquiera conocer lo que son las ligas del Caribe más allá de considerarlas como un estorbo. Esto hace que muchos prospectos no estén disponibles por miedo, entre otras cosas, a una lesión.

Falta de control: incluso cuando una gerencia en MLB le parezca conveniente mandar a sus prospectos a las ligas del Caribe existe la preocupación de perder el control sobre esos peloteros, a diferencia de lo que sucede, por ejemplo, en la liga instruccional de Arizona. Es decir, más allá de alguna instrucción o plan de trabajo específico la realidad es que en el Caribe si el importado no da resultados a corto plazo lo más seguro es que lo despidan. Algo que pudiera resultar hasta traumático en caso de jugadores muy jóvenes. En Arizona, pase lo que pase, el pelotero tiene una serie de objetivos que cumple independientemente de lo que suceda en el terreno.

Dinero: si el importado está en ligas menores le resulta atractivo jugar en el Caribe para complementar sus ingresos. De hecho, en muchos casos ganará más en esos meses que en toda la temporada de ligas menores. El inconveniente principal es la ampliación de los rosters en septiembre, que implica un ingreso cercano a los cien mil dólares solo por ese mes. Si el pelotero no es subido en el mes de septiembre su interés en la pelota caribeña sube.

Distintas ligas, distintas características: muchos importados tienen preferencias con alguna liga ya sea por experiencia propia o por recomendación de sus amigos. En LIDOM no es donde ganan más pero hay un ambiente de seguridad y de una competencia de alto nivel. En México también existe un nivel alto de organización y competencia. Puerto Rico es atractivo para algunas gerencias de MLB ya que pueden ejercer un mayor control sobre el pelotero. En Venezuela es donde más ganan económicamente pero con un riesgo país muy alto. En fin, si el jugador quiere jugar pelota invernal muchas veces la decisión final es por ese tipo de preferencia personal más que cualquier otra cosa.

Acuerdos de trabajo: en algún momento los acuerdos de trabajo eran algo común. Un equipo del Caribe hablaba con uno de MLB para que este fuera fuente de todos lo peloteros importados y grupo de coaches. El equipo de MLB al hacer eso estaba más propenso de enviar sus mejores prospectos para continuar con su desarrollo y además podía velar por su utilización. Esto ya no pareciera una opción debido a que para armar una importación se necesitan de muchos peloteros y una sola organización no es suficiente para ello. Hay mucha rotación y ese tipo de acuerdos al final lo que termina es amarrando las manos de los equipos del Caribe. Antes funcionaba por muchas razones y una realidad distinta. Ahora bien, es posible que una formulación distinta de esos acuerdos de trabajo tomando en cuenta las nuevas realidades pudiera funcionar en el futuro pero eso dependerá de las nuevas gerencias en el Caribe y en MLB. Hoy en día hay muchos peloteros en las Grandes Ligas que carecen de experiencia en el terreno de juego, suben muy rápido luego de ser seleccionados en el draft, y las ligas del Caribe pudieran ayudar a corregir muchas fallas pero eso hay que plantearlo de manera inteligente.

Ligas Independientes: Antes las ligas Independientes eran como un sitio de retiro de peloteros tercos que no querían dar ese paso formal. Hoy en día, por todas las restricciones que tienen los equipos de MLB a la hora de manejar sus rosters de ligas menores y mayores, es totalmente factible encontrar buen talento en esos sitios. Además, la relación con ellas no está regida por el Acuerdo Invernal y eso permite mucha flexibilidad. El otro punto es la motivación al ser peloteros en busca de una segunda oportunidad que pudieran conseguirla jugando en el Caribe. Por ello que esto se ha convertido en una verdadera alternativa.

Al final, luego de determinar cuál sería el balance ideal de una importación, tantos abridores y tantos jugadores de posición, el proceso para conseguirlos y firmarlos depende de tantas cosas que uno debe reconocer la labor que hacen las gerencias de los equipos del Caribe en ese sentido. Son procesos complejos que dependen de muchos factores y que parecieran complicarse cada día mas. Mi reconocimiento a las personas que hacen ese trabajo.


Publicado por Blogger para BEISBOL 007 el 8/28/2015 06:12:00 a. m.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 11,820 other followers

%d bloggers like this: