Lester, un “Caballo” tras el primer triunfo de los Cachorros

Lester, un

CHICAGO — Contar con un “Caballo” al tope de una rotación de las Grandes Ligas es un lujo altamente valorado por cada dirigente de la meca de la pelota. Tener la posibilidad de usarlo en el comienzo de una Serie de Campeonato le brinda a su equipo, no solamente una alta posibilidad de ganar un Juego 1 sino que también puede constituirse en ejemplo e inspiración para el resto de la rotación.

Los Cachorros de Chicago cuentan con esa arma letal como lanzador de cabecera en el prestigioso zurdo Jon Lester y esperan que esa circunstancia pueda guiarlos a comenzar con buen pie la Serie de Campeonato de la Liga Nacional frente a los Dodgers de Los Angeles, el sábado en Wrigley Field.

“Disponer de esa experiencia es definitivamente un factor, especialmente en un pitcher abridor”, aseguró el dirigente de los Cachorros, Joe Maddon. “Va a salir al terreno sintiéndose muy cómodo. Me gustaría pensar que el grupo se nutrió -en la sobresaliente apertura reciente de Lester- de un poquito de su valentía.

“Todo comienza aquí [con Lester como factor exitoso e intimidante] y lo he visto también desde la otra trinchera, cuando estuvo con los Medias Rojas de Boston”, recordó Maddon. “Es bueno y ahora está al tope de su juego. Pudiera pasar por algunos momentos de parpadeo, como le ocurre a todo el mundo, pero al ocuparse de sus propios asuntos, eso pudiera contagiarse a los demás peloteros”.

Con impresionante marca de 146-84 durante su historial en la temporada regular y excelente efectividad de 2.63 a lo largo de sus 17 juegos – 15 aperturas – en los Play-Offs, Lester ciertamente llena a cabalidad el concepto de lo que es ser un “Caballo” de la lomita.

El mejor ejemplo de cómo un pitcher de ese calibre puede subirse a un equipo a los hombros a la hora buena lo ofreció precisamente Lester en la Serie Mundial del 2013 frente a los Cardenales de San Luis, cuando como integrante de los Medias Rojas redondeó una extraordinaria efectividad de 0.59 en dos aperturas.

Aún así, nadie es perfecto desde la lomita y ciertamente no lo fue Lester en su primera temporada con los Cubs, al hilvanar registro de 11-12 en el 2015, en la única de sus cinco temporadas recientes en las que su efectividad (3.34) estuvo por encima de 3.00. Ese promedio de carreras limpias permitidas sería muy bueno para cualquier “mortal”, pero no para el zurdo de 32 años de edad y nativo de Tacoma en el estado de Washington.

“Creo que fue un proceso gradual”, analizó Lester de su adaptación a los Cubs. “Uno entra a un nuevo panorama y quiere cumplir a cabalidad con todas esas expectativas que recaen en tus espaldas, no solamente como pelotero, sino también como compañero de equipo y como una persona integrada plenamente con la comunidad.

“De manera que ocurrieron muchas cosas el año pasado”, recordó Lester. “Con miras a los Entrenamientos de Primavera de este año, tuvimos pocos rostros nuevos. De manera que obviamente, uno se va a sentir más cómodo en ese segundo año, en contraste con acudir a una primera temporada con toda una atmóstera nueva con la cual lidiar”.

Los que sí tuvieron problemas para lidiar con Lester en el 2016 fueron los bateadores contrarios, ya que disfrutó de una excepcional temporada con registro de 19-5 y promedio de carreras limpias permitidas de 2.44, el segundo mejor de las Mayores y superado apenas por la de 2.13 de Kyle Hendricks, su propio compañero de una rotación que inicia con esos dos y prosigue con Jake Arrieta y John Lackey de acuerdo a los planes de Maddon para la actual Serie de Campeonato.

En el comienzo de la postemporada actual, tiró un juegazo para derrotar 1-0 a los Gigantes de San Francisco, al tolerar solamente cinco hits y no permitir carreras a lo largo de su faena de ocho innings.

Ciertamente a ese tipo de pitcher es al que se refiere Maddon al hablar de la importancia de tener un serpentinero de alto calibre al tope de su rotación para una Serie de Campeonato.

Dato histórico: el pitcheo de los Cachorros no toleró cuadrangular alguno en su Serie Divisional frente a los Gigantes, marcándose de esa manera la primera ocasión en la cual un equipo maniata de tal manera a un adversario en la citada fase de la postemporada desde que los Yankees de Nueva York se lo hicieron a los Mellizos de Minnesota en el 2009.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: