LOS MARLINS NI TIENEN FUTURO NI LO TENDRÁN

jose fernandez stanton y osunaPor Andrés Pascual

Para asegurar el futuro hay que dominar el pasado, posible si se controla el presente, imposible si se trata de los Marlins.

La política más antisocial del deporte es la que ha ejecutado la gerencia del club surfloridano históricamente, “mienten, mienten y vuelven a mentir”, parodia que compuse al calor del recuerdo del clásico infantil “El zapaterito Don Juan”, pero el asunto del beisbol en la ciudad de Miami no es cosa de niños.

¿Quién está disponible, no para antes del 31 de Julio, sino para cualquier día que se pueda? Todos los jugadores.

Posiblemente sean Stanton y Pepito el Majadero (foto ambos con Ozuna)) los más apetecibles, no para los lobos hambrientos del mercado como compradores, sino para el vendedor licencioso, sin personalidad, en que se convirtió la gerencia del club desde el experimento Huizenga en 1997.

Da la impresión de que mantener un club competidor por largo tiempo produce salpullido, es como la alergia a la penicilina, que, por eso, quien tenga infección puede demorarse mucho más de lo normal para que lo curen.

En política, hablo de la ciencia de control y dirección de la sociedad, la verdad es lo contrario de lo que se dice y reafirma con ahínco, como que los embaucadores conocen que nadie les cree, repiten para ganar tiempo y evitar las críticas desde temprano, en el caso específico del beisbol de Miami, cada vez que Loria diga que tiene dos intocables, piense que, por lo menos 4 jugadores franquicia tienen un pie en la escalerilla del avión con destino incierto, todavía.

Es como los Dodgers, que dicen y redicen que Puig no es material de cambio, incluso le “pasaron” la información sobre cierto compromiso con el jugador a CBS, para que la emisora liberaloide compusiera un potaje que se hizo con chícharos con gorgojos.

¿Usted recuerda la oposición de Tomás Regalado a la construcción de otro estadio en la ciudad? ¿Qué del balompié? Lo extraño es que este alcalde crea que todo el mundo se chupa el dedo, porque, lo que justifica para apoyarlo, es lo mismo a lo que se opuso para rechazarlo. Así son los manejos del beisbol de Grandes Ligas de hoy, ni más ni menos.

Él era ‘El Natural’ de Natick, ahora está en su Salón de la Fama

Walt_Hriniak%2Batlanta.jpg

Lenny Megliola. Boston Globe.

¿Un Natural? Olvídelo. Walt Hriniak rechaza la noción de que cualquier deporte que haya jugado, que eran casi todos cuando crecía en Natick en los años ’50 y principios de los ’60, se le haya dado fácil. Ni siquiera jugar “paredita” con las barajitas de beisbol en la acera. “Muchas personas dicen que fui un gran atleta, pero no pienso que fui un natural”, dijo Hriniak. “Tenía algún talento que Dios me dio, pero todo se daba por mi pasión por los deportes. Y el trabajo duro”. Pero eso no es convincente para los tipos quienes vieron a Hriniak desarrollarse a nivel escolar en beisbol, futbol americano, y hockey en Natick High.

Un titular de un periódico de Boston luego de una victoria del equipo de hockey de Natick resumía su talento: Hriniak 6, Dedham 3. Cualquiera que viese a Hriniak lanzar pelotas al aro con los jugadores regulares de Natick las mañanas dominicales en Coolidge Field sabía que él también podía haber jugado con el equipo de baloncesto. Él se convirtió en un buen golfista. Se podía parar frente a una mesa de pool y empezar a meter las pelotas con una gran coordinación mano-ojo. Parecía hacerlo todo, naturalmente. “Crecer en Natick en esa época fue fenomenal”, dijo Hriniak, quien cumple 67 años este mes. “Jugaba algo así como 350 dias al año. Fue la mejor época de mi vida”.

Natick tiene una profunda, rica herencia deportiva, y cuando se decidió que la escuela secundaria necesita un salón de la fama deportivo, el nombre de Hriniak fue uno de los primeros en ser nominado. Él estará en la primera clase de inducidos el jueves en la noche, en el hotel Crowne Plaza de la Route 9 en Natick. Entrenador de inquilinos del Salón de la Fama Con los scouts de beisbol empezando a seguirlo durante su segundo año, Hriniak dejó de lado la universidad luego de graduarse en Natick High en 1961, en su lugar firmó con los Bravos de Milwaukee como agente libre amateur (en ese momento no había draft de MLB). Él tenía un gran brazo, y lo mostró en el campocorto. Y cuando el legendario entrenador de Natick John Carroll necesitaba un lanzallamas para cerrar un juego, Hriniak subía al montículo. Su carrera fue muy corta, solo 25 imparables durante paradas en los Bravos y los Padres de San Diego en 1968 y 1969. Por eso tal vez hay algo de ironía que en sus discursos del Salón de la Fama, Carl Yastrzemski, Wade Boggs, y Carlton Fisk notaron el papel que Hriniak había jugado, desde su posición como coach de bateo de los Medias Rojas de Boston, para ayudarlos a llegar a Cooperstown. Nadie trabajaba más duro.

Él empezó como coach de bullpen de los Medias Rojas, y lanzaba práctica de bateo hasta que el brazo le dolía (él necesitaría cirugía en consecuencia). Una vez cuando la lluvia canceló un juego entre los Medias Rojas y los Cerveceros en el County Stadium de Milwaukee, Yastrzemski quería batear. Le preguntó a Hriniak si podía lanzarle algo de práctica de bateo. “Él dijo ‘No te preocupes, saldré al campo’. Y lo hizo”, recordó Hriniak. Y así mojado por la lluvia, en un estadio vacío, él le lanzó al gran Yaz. “Él amaba batear”, dijo Hriniak de Yaz, pero también era “una cantidad de trabajo, porque él siempre estaba ajustando su forma de pararse en el plato”. Y él no era el único. “Fisk era un tipo de gran mantenimiento. Gran tiempo. Había muchas discusiones. Pero él estaba ahí, ahí con Yaz en ética de trabajo”. Con Dwight Evans era diferente. “De todos los peloteros con quienes trabajé”, dijo Hriniak, “él es probablemente el tipo por el que hice más. Él hizo unos tremendos cambios cuando tenía 26,27 años de edad. Cambió drásticamente.

Él tenía dificultades. Trataba de halar todas las pelotas. Evans perdió su trabajo como jardinero derecho regular de Boston en 1980, dijo Hriniak. “Entonces vino a hablar conmigo”. Evans se dispuso a tener sus mejores temporadas. En los años ’80, lideró la Liga Americana en jonrones y extrabases. “Si no hubiera sido por Walter, yo no habría jugado 20 años”, dijo Evans. “Él es el mejor entrenador que haya visto. Su trabajo duro influía en todos. Él lanzaba por horas, cada día. Hicimos eso por 10, 12 años”. Hriniak permitía a los bateadores hallar su propio estilo. Pero si tenían dificultades, él estaba ahí para ellos. “Una vez que ellos me buscaban, hacía todo lo posible por ver si podía ayudar”, dijo él. Hriniak adoptó la controversial filosofía de bateo desarrollada por Charley Lau, quién esencialmente le pedía a los peloteros que soltaran la mano de arriba luego de hacer contacto con el bate. “Walter no quería que halaras la pelota de buenas a primeras”, dijo Evans. “Es fácil meterse en problemas de esa manera. Te puedes concentrar en batear la pelota por el medio”. Se podría haber puesto unas cintas de acordonamiento, como las que usan los bomberos para aislar un lugar, detrás de Hriniak durante la práctica de bateo y él ni lo habría notado. Se doblaba hasta casi agacharse a un lado de la caja de bateo, estaba enfocado en cada detalle se los movimientos de los bateadores en el plato.

Él podía haber colocado un anuncio de “No molestar”. “Esa era mi manera de hacer las cosas”, dijo él. “Me metía en problemas con muchos periodistas. Les decía, ‘No puedo hablar con usted ahora’”. Hriniak salió de los Medias Rojas en 1988, y regresó como coach de bateo con los Medias Blancas. Frank Thomas se convirtió en su discípulo. Aún en el receso entre temporadas, Thomas le pagaba los pasajes aéreos a Hriniak para que trabajara con él. “Lo más grande que un coach de bateo te puede enseñar es que no lo necesitas más”, dijo Evans. “Él quería enseñarte a sobrevivir por tu cuenta”. Una carrera incompleta como jugador activo. Hriniak estaba en el carril rápido para llegar a las Grandes Ligas a finales de los ’60, bateó sobre .300 en sus dos primeras temporadas en las menores, pero sufrió un retraso cuando se vio involucrado en un accidente automovilístico mientras jugaba en la Texas League. Un compañero falleció. Hriniak estuvo incapacitado por varios meses. “Nunca pensé que el accidente me iba a privar de llegar a las Grandes Ligas”, dijo él. “Eso ocurrió, y tenía que superarlo”. Despues que firmó con los Bravos, y antes que los enviaran a Aberdeen para empezar su carrera profesional, lo llevaron a Milwaukee para que trabajara con el equipo grande liga. Fue impresionante. “Eddie Matthews y Hank Aaron estaban ahí. Yo coleccionaba sus barajitas de beisbol. Ahora yo estaba en el mismo terreno con ellos. Aaron fue muy bueno conmigo.

En el entrenamiento primaveral del año siguiente, él me recordó”. Los Bravos lo convirtieron en cátcher, y Hriniak fue subido en septiembre de 1968. En un juego, se fue de 3-0 contra los Gigantes. El día siguiente, 15 minutos antes del inicio del juego, el cátcher de los Bravos, Joe Torre fue sacado de la alineación debido a molestias en la espalda. Hriniak lo reemplazó. Cuando Willie Mays vino a batear, su swing entre pitcheos tocó a Hriniak. Mays le dio al novato una mirada fría y silenciosa. “Yo dije ‘Disculpe Mr. Mays, retrocederé un poco’”, recordó él. Hriniak estuvo bien ese día ante el gran pitcher de los Gigantes, Juan Marichal. “Le conecté sencillos en mis dos primeros turnos”, dijo él. “Ambos imparables cayeron delante de Mays”. El bateador zurdo también descargó imparables contra Bob Gibson y Tom Seaver en una carrera donde bateó de 99-25. Él vive ahora en North Andover con su esposa Karen. Es un abuelo, y visita Natick a menudo. La mayor parte del tiempo está fuera del beisbol, pero si se lo pidieran, prestaría apoyo a algún equipo de escuela secundaria o a un pelotero joven.

Él está en rehabilitación luego de una cirugía de hombro. Hriniak dijo que está conmovido por ser inducido al Salón de la Fama deportivo de la escuela secundaria junto a su difunto entrenador, John Carroll. “Él hizo muchas cosas por la gente de Natick, por los mayores, y ayudó a los muchachos a conseguir entrevistas universitarias”, dijo él. El nombre Hriniak aún evoca cierta admiración en Natick, donde a los 8 años él ya era una estrella de las Pequeñas Ligas, jugaba contra niños de 11 y 12 años de edad (“Jugar con niños mayores era la única manera de mejorar”, dice él), y su precocidad era reconocida en todo el estado. Los muchachos deseaban poder jugar al menos un deporte tan bien como el rubio Hriniak, quién tenía cierto parecido con Mickey Mantle. Pero también hay lamentos. “Las cosas no funcionaron para mí como profesional”, dijo él. “Deseaba haber podido ser el próximo Mickey Mantle”. Él lo fue en Natick, en una época dorada. Traducción: Alfonso L. Tusa C.

Cooperstown y Omar Vizquel

Los primeros serán Magglio Ordóñez, Melvin Mora y Carlos Guillén.

Antes de 2016 no habrá nombres de venezolanos en la papeleta de votación del Salón de la Fama de Cooperstown.

La fiesta que hoy viven Pedro Martínez, Randy Johnson, John Smoltz y Craig Biggio seguirá siendo ajena a la tierra de Luis Aparicio, el único pelotero nacido en la nación suramericana con una placa en el templo de los inmortales.

Ordóñez, Mora y Guillén son elegibles para la votación cuyo resultado se conocerá en enero de 2017.

Es improbable que alguno se mantenga por mucho tiempo en la planilla, aunque Mora tiene un consuelo: ya es inmortal, luego de ser consagrado por los periodistas de Baltimore como integrante del Salón de la Fama de los Orioles.

Ordóñez tiene el caso más interesante. Se retiró con una buena línea ofensiva de .309/.369/.502, más un título de bateo, siete temporadas sobre 100 impulsadas y cuatro por arriba de los 30 jonrones.

Entonces, a finales de 2017, será el turno de Omar Vizquel, el favorito de muchos para acompañar a Aparicio en el museo ubicado en el bucólico pueblecito neoyorquino.

Vizquel será elegible en el proceso cuyo resultado se conocerá en enero de 2018. Es el shortstop con más juegos en la posición y con más dobleplays realizados, el que tiene más elevado porcentaje de fildeo y uno de los peloteros mejor ubicados en el escalafón histórico del WAR defensivo, de acuerdo con el cálculo de Baseball Reference.

También dio 2.877 hits, anotó 1.445 carreras, robó 404 almohadillas y recibió 1.028 bases por bolas.

El caraqueño tiene un caso interesante y promete mantenerse durante un buen tiempo entre los más votados. ¿Entrará?

Le tocará dura competencia. Además de los muchos rezagados, la mayoría vinculados con la Era de los Esteroides y por ello postergados, en la próxima papeleta aparecerán por primera vez Ken Griffey Jr., Trevor Hoffman y Billy Wagner.

En la siguiente entrarán Iván Rodríguez, Manny Ramírez, Vladimir Guerrero y Jorge Posada. Y finalmente, junto a Vizquel, aparecerán por primera vez Chipper Jones, Jim Thome, Scott Rolen,Andruw Jones, Johnny Damon y Jamie Moyer.

Si el ex torpedero no entra en su primera oportunidad, en la planilla inmediatamente posterior, esa cuya votación se conocerá en enero de 2019, aparecerán Mariano Rivera, Roy Halladay, Todd Helton, Andy Pettitte y Miguel Tejada.

Son muchos nombres de peso, la mayoría de los cuales tiene méritos para figurar en una placa de bronce. Serán importantes obstáculos a vencer, porque los votantes tendrán más favoritos entre quienes repartirse.

Si Vizquel tarda tres años sin recibir el anhelado 75 por ciento de los votos, y es perfectamente posible que así sea, tendrá la compañía de otro buen candidato venezolano a la inmortalidad: a finales de 2019, será elegible Bobby Abreu.

Ya habrá tiempo de debatir los méritos del Comedulce. Por ahora, el próximo verdadero aspirante de Venezuela es Vizquel.

por Ignacio Serrano

Ken Griffey Jr. y Mike Piazza entre candidatos al Salón en 2016

COOPERSTOWN, Nueva York – Con la exaltación el domingo de los nuevos inmortales del béisbol — Craig Biggio, Randy Johnson, John Smoltz y el dominicano Pedro Martínez – en el espejo retrovisor, la especulación ahora se torna en quienes recibirían este máximo honor en julio del próximo año.

Con un grupo de debutantes en la papeleta liderado por Ken Griffey Jr. y los que regresan tras haber recibido más de la mitad de los votos necesarios (pero menos del 75% necesario) como Mike Piazza, Jeff Bagwell y Tim Raines en las votaciones del año pasado, existe una gran probabilidad de que la Generación del 2016 podría ser tan impresionante como la de este año.

Echémosle un vistazo a algunos de los candidatos:

Griffey: El Kid fue llamado 13 veces al Juego de Estrellas y ocupa el sexto lugar en la lista de cuadrangulares de todos los tiempos con 630. El cañonero zurdo vio acción en 22 temporadas de Grandes Ligas y gano 10 Guantes de Oro. Aunque su elección no está garantizada, es muy probable que Griffey se convierta en inmortal el próximo año.

Trevor Hoffman: Los taponeros no han tenido mucha suerte a la hora de recibir los votos necesarios para ir al Salón, pero Hoffman se retiró con 601 salvamentos, un récord hasta que el panameño Mariano Rivera lo superó. Hoffman también se retiró con el mayor promedio de ponches por cada nueve entradas para cualquier relevista en la historia de Grandes Ligas.

Billy Wagner: Uno de apenas cuatro relevistas con más de 400 rescates de por vida, Wagner finalizó con 422. Esa cifra quedó a sólo dos detrás de John Franco por la mayor cantidad de juegos salvados para un pitcher zurdo, y ciertamente hubiera podido llegar a ser el zurdo con más rescates de no haberse retirado con un año todavía por jugar en su contrato.

Otros candidatos que podrían recibir votos por primera vez son: Jason Kendall, Jim Edmonds, Garret Anderson y Brad Ausmus.

También permanecen bajo consideración Curt Schilling (39.2%), Edgar Martínez (27%) y Mike Mussina (24.6%). Alan Trammell (25.1%) se encuentra en su último año de elegibilidad, y Lee Smith (30.2) sólo tiene una oportunidad más en caso de no ser elegido esta vez.

Adonis García ha dejado una buena impresión en los Bravos

SAN LUIS — Fredi González no sabía mucho acerca del infielder Adonis García mas allá de lo que el manager de Triple-A Gwinnett, Brian Snitker, le dijo acerca del potente bate del cubano de 30 años de edad.

Ahora, el capataz de los Bravos lo ha visto con sus propios ojos.

En su segundo juego como titular desde que fue subido el sábado, García guió a los Bravos a la victoria por 3-2 sobre los Cardenales en el Busch Stadium el domingo. El cuadrangular en solitario del novato por todo el jardín derecho en la sexta entrada en contra del pitcher estelar Michael Wacha terminó siendo la diferencia en el partido.

“Ahora estoy doblemente feliz después de haber conectado un jonrón”, declaró García. “Pude cumplir mi sueño de llegar a Grandes Ligas y también estoy feliz de haber podido ayudar al equipo a ganar”.

González destacó: “Sacar la bola del parque, especialmente en este parque, por el bullpen del jardín derecho, eso requiere de poder”.

El antesalista nacido en Ciego de Ávila, Cuba, quien firmó un contrato de liga menor con Atlanta en el invierno, también realizó algunas buenas jugadas en la tercera base, incluyendo una en la que se lanzó por la bola e hizo un tiro preciso a la inicial para retirar aTony Cruz con corredores en base en la cuarta entrada.

A González le ha agradado lo que ha visto de García hasta ahora. El novato cubano ya había visto acción por Atlanta en dos encuentros el 19 y 20 de mayo, cuando tuvo par de turnos al bate (un ponche y una base por bolas).

“El muchacho apenas tiene ocho turnos al bate en Grandes Ligas, pero me ha gustado la forma en que ha afrontado esas oportunidades”, manifestó González. “También ha hecho varias jugadas muy buenas en la antesala. Tenemos que encontrar la manera de mantenerlo en el lineup”.

Balbino Fuenmayor: “Estaba a días de debutar en la MLB”

Balbino Fuenmayor mostró fortaleza en su reacción inicial, al dar este domingo la noticia sobre la lesión en la rodilla que le llevará al quirófano, pero lamentó especialmente que el inconveniente ocurriera cuando “estaba a días de debutar en la MLB”, con los Reales.

Fuenmayor se comunicó directamente con Samuel Moscatel, gerente general de los Caribes de Anzoátegui, su equipo en Venezuela, para informarle sobre la situación y adelantarle que muy probablemente debe ser descartado de la venidera campaña de la LVBP.

“Seré operado del ligamento de la rodilla la semana que viene”, dijo el inicialista, que estaba destrozando el pitcheo en triple A, luego de hacer lo propio en doble A. “Es duro (tener que) aceptarlo, porque estábamos a sólo días de debutar en la MLB y representar a Caribes aquí”.

Fuenmayor fue revisado en Kansas City por el cuerpo médico de los Reales. Le fue hallado daño en un ligamento y en los meniscos.

La intervención será el 4 de agosto.

“Todo pasa por algo”, agregó el ex prospecto, devenido sensación en los últimos 16 meses. “La recuperación es de cuatro a seis meses, así que pa’encima”.

En otra comunicación, esta con La Tribu Oriental, descartó poder estar a tiempo para la 2015-2016.

“No podré defender el título con Caribes”, lamentó. “Otra batalla que me pone la vida”. Pero prometió: “Balbineitor regresará”.

Ignacio Serrano

El jonrón más singular de la historia del béisbol lo conectó Roberto Clemente

Al culminar el partido, Clemente bateó de 4-2 con dos carreras anotadas y cinco remolcadas

Un 25 de julio, Clemente conectó el único Grand Slam dentro del parque que se ha conectado en la historia del béisbol para dejar sobre el terreno a un rival.

El 25 de julio no tan solo es un día de fiesta en el que una parte del pueblo conmemora la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. También es un día para recordar una de las hazañas del astro puertorriqueño Roberto Clemente.

Un día como el de hoy en el 1956, el jardinero  carolinense de los Piratas de Pittsburgh se convirtió en el primer y único jugador en la historia del béisbol en pegar un cuadrangular dentro del parque con las bases llenas para llevar a su equipo a dejar a su rival vencido sobre el terreno de juego. La hazaña la hizo en un juego entre los Piratas de Pittsburgh y los Cachorros de Chicago en el Forbes Field. Clemente marcó la carrera que dio a su equipo una Victoria por 9-8.

Según un reportaje publicado en lithub.com, sobre un ensayo publicado este verano en la publicación The Massachusetts Review, el diario Pittsburgh Post-Gazette reportó en el 1956 que Clemente  hizo contacto a un lanzamiento alto y adentro de Jim Brosnan  que se fue por encima de Jim King y rebotó en la verja del jardín central.

Sus compañeros Hank Foiles, Bill Virdon y Dick Cole anotaron, mientras Clemente se  dirigía a toda velocidad hacia el plato pasando por alto las señales de Bobby Bragan  para que se quedara en la tercera almohadilla.

“Le dije a Bobby: ‘¡Fuera de mi camino!, y anote”, le explicó Clemente a la Prensa Asociada al finalizar el partido confirmando que no había hecho caso de las señales  a propósito.

“Sólo fue eso. Creo que no teníamos nada que perder ya que el marcador  estaría empatado sin mi carrera y al yo anotar el juego terminaría. No tenemos que jugar más esta noche”, prosiguió Clemente en una muestra más de que estaba jugando el béisbol de la única forma en que sabía hacerlo, agresivamente.

Al culminar el partido, Clemente bateó de 4-2 con dos carreras anotadas y cinco remolcadas.

Vea el link del boxscore del partido AQUÍ

Bocazas LaSorda desconoce la calidad de Pedro Martínez

PARA LUNES, JULIO 27, 2015…

JUAN VENÉ EN LA PELOTA…

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-

“Si Tom LaSorda fue un buen mánager, yo soy San Francisco de Asís”… Dick Secades.-

-o-o-o-o-o-

Conocí a Pedro Martínez en Albuquerque (AAA) en 1991. Un scout me había dicho…: “Vale la pena verlo, porque va a ser estelar. No me explico de dónde saca tanta fuerza, porque no es alto ni corpulento”.

Ese año Pedro lanzó en A, doble A y triple A, rumbo a las Grandes Ligas, a las que arribó al año siguiente, 1992, a mediados de septiembre.

Fue después, en 1993. cuando tuve la oportunidad de verlo nuevamente en Shea Stadium. Por supuesto, él no me recordaba cuando Lou Cucuzza, el clubby de los visitantes en ese parque me lo presentó así…:

“Es el hermano de Ramón Martínez”.

Como ya saben, muy pronto presentaban a Ramón cono “el hermano de Pedro”.

Pedro Martínez no era bien tratado por el mánager Tom (Bocazas) LaSorda. Todo lo malo que el muchacho de Manoguayabo le había hecho era no gustarle como lanzador.

“Ese no tiene con qué pitchear ni en infantil” le dijo La Sorda al gerente-general de los Dodgers entonces, Fred Claire.

LaSorda hizo algo criminal, increíble, envió a Pedro al bullpén, cuando no tenía experiencia alguna, porque en las menores había participado

, con Crag Biggio. Y uno solamente de ese grupo es la en 81 juegos, todos como abridor.

Sin embargo, con los Dodgers en los últimos días de 1992 y en 1993, relevó 67 veces, y solo abrió en tres oportunidaes. Dejó total de 10-6, más efectividad de 2.25 en el ’92 y 2.61 en el ’93. De todas maneras, Bocazas lo sacó del róster.

Así que Claire decidió salir de él y fue la peor negociación de su carrera. La primera oferta que oyó fue de los Expos, el 19 de noviembre de ese 1993…: “Te damos a Delino DeShields por Pedro”… Y lo aceptó inmediatamente.

DeShields bateó para 241 durante tres años con los Dodges, mientras el quisqueyano ganaba el Cy Young y se convertía en uno de los pitchers más dominantes de su época.

LaSorda no ha felicitado a Pedro. Fred Claire sí le envió un lindo mensaje de texto, y el dominicano contestó así…: “Gracias, Fred. Mis respetos. Me siento muy honrado de haber sido tu pelotero”.

RETAZOS.- Pedro Martínez ganó tres Cy Young, apareció en ocho Juegos de Estrellas, abrió 409 juegos, 219 victorias, 100 derrotas, tres mil 154 strikeouts. Recibió el 91.1 % de los votos… ** Randy Johnson, con su estatura de 6’10, obtuvo el 97.3% de los votos, ganó 303 juegos, con cuatro mil 875 strikeouts, y recibió cinco Cy Young… ** John Smoltz, parte de aquella histórica rotación de los Bravos, con Greg Maddux y Tom Glavine, es el único con 200 victorias (213) y 150 salvados (154), ganó un Cy Young y le dimos el 82.9% de los votos… ** Craig Biggio necesitó tres años como candidato para ser elevado. Brillo en siete Juegos de Estrellas, disparó tres mil 60 incogibles y permaneció 20 años con los Astros. Tuvo el 82.7 de los votos…

OJO.- En juanvene.com, el archivo de estas columnas y mucho más.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Jbeisbol5@aol.com

La pelota politica

pedro poncha 1eros 4 bateadores que enfrento y a 5 de 6 1999 ALL ST

Hialeah, Florida.- Por Andrés Pascual.-

Lo político es un entretenimiento de sobremesa en las poblaciones de algunos países a salvo, “todavía”, del totalitarismo castro-comunista; es decir, de la represión por parte de las tiranías dictatoriales que están engulléndose la casi muerta democracia de América Latina como auras tiñosas.

Una vez Freddy Mondesí, cronista dominicano ya fallecido, me dijo que, en su país, hablar de política era un deporte que aceleraba el proceso digestivo, “en el mío también, le respondí, pero en la prisión el almuerzo cabe en una taza de café expreso, la cena en media y el desayuno, figúrate…” Chirrín chirrán.

En la Cuba castrista el atleta es un elemento de valor incalculable para el propósito de engaño que se ha desarrollado desde los últimos 50 años: “que el pueblo se sienta orgulloso de atletas capaces de competir de tú a tú con los países desarrollados y vencerlos; que el resto de Hispanoamérica se sienta tan frustrado con quienes los gobiernan y no pueden construir este tipo de supermanes de la pista o de la cancha que se vean obligados a decidir, imposición ideológica sin alternativas, cuál debe ser su verdadera y única opción…”

¿Resultado que se busca todavía? Castro, su presencia y su doctrina detrás del títere que asuma el papel de destructor de todo lo hecho antes por hombres civilizados e inteligentes, incluyendo al deporte y al país en pleno.

El super-pelotero cubano, el super-boxeador cubano o el super-corredor cubano son las mas ridículas mentiras jamás pretendidas en la región y  yo diría que en el mundo, porque detrás de estos soldados del ejército ideológico del comunismo internacional, división occidental, estaba el cheque soviético, dirigido hacia donde quisiera el tirano, no hacia donde apremiaran las necesidades populares; además de al objetivo militar, al deportivo, por medio de las llamadas fábricas de atletas de alto rendimiento o laboratorios.

Si ninguna vergüenza, la dictadura antillana gritaba a los 4 vientos su poderío deportivo sin la voluntad de darle a la población desayuno, almuerzo y comida caliente y sostenida.

La población del área, frustrada por los errores y los abusos de dirigentes corruptos e ineficaces, no era capaz de poner por delante del “atractivo cubano” la realidad de una isla vaciándose en medio de un presente asolador y la perspectiva de un futuro infernal en todos los sentidos. Las “tablas salvadoras” en el mar a veces son engañosas, porque no las envía Dios, sino el Diablo, así que un lomo de tiburón puede parecer una caja medio abierta y así…

En el Caribe beisbolero aún capitalista, es común que el nombre del pelotero y el boxeador famoso sea explotado como elemento de influencia en la intención de voto; sin embargo, por lo que veo, los jugadores de beisbol del área, millonarios casi todos, apoyan a los partidos de la izquierda liberal, que mañana puede convertirse, si llegan y se consolidan, en mortales enemigos de la democracia, de las libertades civiles y del dinero en bolsillo ajeno a título de “nacionalizaciones”, que es la forma descarada de robar sin escrúpulos todo lo que tengan a su alcance.

El último ejemplo de la politización del nombre glorioso se está produciendo en Dominicana con Pedro Martínez, el extraordinario ex pitcher que, además de decir que “no conoce mucho de política”, acaba de apoyar públicamente la campaña del oficialista por el PLD Danilo Medina.

Pedro, que conoce poco de los vericuetos de esta ciencia no tan exacta, no obstante, dijo que “le gustaba su plataforma dirigida a crear una nación”. El comediante Alberto Garrido, hace más de 50 años en Cuba, hubiera respondido con “Allá va eso”.

Al ex serpentinero, según se dice, lo respaldan otros jugadores en cuanto al apoyo al oficialismo entreguista que, con Medina, solo busca la continuidad del juego con candela, para el pueblo, claro.

Ayer fue Miguel Cabrera con respecto a Chávez y hasta un bate le regaló al tirano; parece que estos individuos no creen que Tony Taylor jamás ha vuelto a Cuba ni ha pisado otra vez la grama del estadio que lo vio nacer como pelotero en su patria y, por lo que se ve, no han leído de la cantidad de cubanos que se aprestan a exhibir sus condiciones en tryouts en tierra extraña, dos de ellas, las patrias de Pedro y la de Cabrera.

Que nadie lo dude, la mejor forma de “abrirle las entendederas’ a esta gente es con una buena ración de castro-comunismo desde el poder, para lo que está preparado el oficialismo que apoya Pedro y el chavismo que ya cumple su objetivo.

A gente como esta debería entrarles por los cuatro costados un tipo como Castro, como Chávez o como Ortega, a ver qué dirán después.

De cualquier modo, porque en realidad más allá de tirar una curva en cambio o de batear un jonrón saben poco de política y de sus colatelares, deberían callarse y no tomar partido por su propio bien; pero, sobre todo, por el de sus países, que en este tipo de juego no se puede remontar la ventaja del contrario.

ROCKIES 17, ROJOS 7

Screenshot_13

DÉNVER, Colorado, EE.UU. — DÉNVER, Colorado, EE.UU. (AP) ? Nolan Arenado, Ben Paulsen y el venezolano Carlos González dispararon cuadrangulares durante un tercer inning de 10 anotaciones, para que los Rockies de Colorado vencieran el domingo 17-7 a los Rojos de Cincinnati, en el día que canjearon a su lanzador estelar, el dominicano Johnny Cueto.

Fue una gran tarde para Paulsen, quien impuso una marca persona con cuatro imparables, incluyendo un triple y dos vuelacercas solitarios. González también tuvo dos jonrones y produjo seis, la cifra más alta de su carrera.

Colorado tuvo ocho hits en la tercera, incluyendo cuadrangulares consecutivos de Arenado y Paulsen, para convertir una desventaja de 4-2 en una ventaja de 12-4. La última vez que los Rockies anotaron en doble dígito en una entrada fue el 27 de abril de 2012, cuando tuvieron 11 anotaciones ante los Mets de Nueva York.

Michael Lorenzen (3-5) fue castigado con ocho carreras en apenas dos innings y un tercio. Admitió dos de los cinco cuadrangulares de Colorado.

Screenshot_14

Respaldado con la gran ventaja, Kyle Kendrick (4-11) permitió seis carreras en cinco titubeantes entradas para colgarse su primer triunfo desde el 23 de junio.

Antes del juego, Cincinnati completó un cambio para enviar a Cueto a los Reales de Kansas City a cambio de tres pitchers prospectos.

Por los Rockies, los venezolanos Carlos González de 4-3 con seis producidas y cuatro anotadas. El dominicano Wilin Rosario de 1-0.

Por los Rojos, el cubano Brayan Peña de 2-2 con una anotada. El venezolano Eugenio Suárez de 5-3 con una producida y una anotada.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 11,734 other followers

%d bloggers like this: