CUANDO HAY VERGUENZA SOBRA EL DINERO

maddonPor Andrés Pascual

Tampa tuvo al hombre durante “muchos años”, que 9 en el beisbol es tiempo, querían más con el individuo en el banco, pero los ajustes de oficina regresaron al inicio y convirtieron al club en otro muy lejos del que Joe Maddon dirigió, durante una trayectoria que le coloca entre los managers de Grandes Ligas con record ganador en más de 1400 juegos dirigidos, incluida una Serie Mundial, 4 postemporadas y dos títulos de división.

En el link que pegué informan, sin comentar a fondo, las causas de la renuncia del dirigente a más dinero , dejando en manos del libre albedrio especulativo tratar de adivinar lo que, para casos como este, significa “decidió buscar otros horizontes”, “olfatear el mercado” y terminar “rescindió el contrato…”, igual a “se las dejo en la mano”, jugada de elección o “fielder choice”, tan inteligente como agresiva en interés personal; quizás esperada, pero, como acostumbra la media de hoy, sin otro análisis serio que acompañe simplezas que no conforman ni convencen; sobre todo, porque a ese club lo “hicieron leña”, que no es necesario “descubrirlo”:

http://www.elnuevoherald.com/deportes/beisbol/article3362615.html

Yo creo que Maddon hubiera querido dirigir al Tampa mucho más tiempo que los 51 años que Mack a los A’s de Filadelfia, se trata de un hombre capaz, de buen carácter, pero recto, con sentido de la disciplina y con los medios para imponerla por su personalidad, parece que fue querido sin ojerizas por los jugadores y aceptado como lo que es, un buen manager, por la gerencia, claro, si la prensa que ha cubierto al club no ha escondido algo diferente a la apreciación, que ha sucedido y el nombre es conspiración, por debajo de la mesa “a billetazo limpio”, para silenciar bocas y apagar computadoras.

Mark Friedman, ex Jefe de Operaciones de Tampa, artífice de la conversión del club en uno de primera división como inquilinos del estadio de la marca del jugo de naranja, se fue con su música a los Dodgers.

Esta campaña el equipo jugó para menos de .500 y perdieron a David Price, uno de los mejores zurdos de ambas ligas, antes sucedió con James Schields, que está en el Clásico de Octubre con Kansas City.

Joe Maddon sabe perfectamente bien que hay nubes negras en el horizonte del Tampa, malos tiempos que comenzaron este año, que tal vez haya disgusto entre los jugadores y la campaña desastrosa de Evan Longoria lo reafirma, un jugador estella que dejó de ganar 125 millones más, porque le escondieron las posibilidades del mercado según su clase y firmó una extensión como novato de primer año.

Maddon entendió que, si el club repetía otra temporada como la que acaba de terminar, en vez de “con las botas puestas”, bajo renuncia y rechazo personal a la nueva y jugosa proposición que le hicieron, hubiera salido por cualquier ventana abierta, botado sin contemplaciones, posiblemente antes de concluir la campaña, es decir, “con el rabo entre las piernas” y con menos garantía para explorar el mercado de verdad. Suficiente razón cuando hay verguenza para irse hasta del paraíso si llega Fidel Castro.

Jake Peavy: Pablo Sandoval es casi tan oportuno como el Big Papi

21-10-2014 Michael Silverman Kansas City, Mo. – La amplitud de la estatura de Pablo Sandoval no es un secreto para nadie. Lo que se está convirtiendo igualmente obvio es en cuan buen bateador se ha convertido, especialmente la manera como ha asumido su protagonismo en estos playoffs. Algunos miran a Sandoval y solo ven su cintura y la lectura en la balanza alrededor de los 125 kg. Aquellos que conocen el ambiente del beisbol, ven algo más, ven a alguien más. “No me importa que tipo de barriga tiene”, dijo su actual compañero de equipo y pitcher abridor de los Gigantes de San Francisco Jake Peavy. “Babe Ruth también la tenía. David Ortíz también la tiene”. Por cierto, Peavy trajo el nombre de Ortíz por su cuenta. Peavy fue compañero de Ortíz por cuatro meses la temporada pasada con los Medias Rojas, y se benefició de la reputación de grandeza de Ortiz en cuanto a ser oportuno en octubre, por lo que hizo en 2004 y 2007. El tercer viaje de Sandoval a la Serie Mundial empieza esta noche (21-10-2014). Tiene una seguidilla de 23 juegos embasándose en juegos de post-temporada, record de la franquicia, y está bateando .326 en estos playoffs con .396 de promedio con gente en base. A los ojos de Peavy, luego de 32 juegos de post-temporada en su carrera el tamaño de muestra del juego de Sandoval es más que amplio. Que los Gigantes y quizás otros equipos puedan no querer firmar a Sandoval, quien se convertirá en agente libre, por más de tres años debido a preocupaciones por el peso, resulta tonto para Peavy. “Pablo es un gran pelotero y yo he jugado con algunos grandes, grandes tipos, David Ortíz, el apropiado para lo dramático, probablemente el pelotero más oportuno con quien haya jugado, nadie es tan oportuno como ese tipo”, dijo Peavy. “Habiendo dicho esto, este muchacho es un segundo muy, muy cercano. Este tipo se revela en el gran escenario, en su mejor momento. Siempre le gusta estar en los grandes juegos. Observen la manera como este señor actúa en los grandes juegos”. En el noveno inning del decisivo quinto juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional fue Sandoval quien abrió el inning. “Lo miré y dije, ‘Vamos, pasemos a la Serie Mundial’, él me miró a los ojos y dijo, ‘Me voy a embasar’” dijo Peavy. Sandoval despachó sencillo frente al pitcher de Cardenales Michael Wacha, y como frecuentemente es sacado por un corredor emergente a la Ortíz, tuvo tiempo de buscar a Peavy en la banca un poco antes de que Travis Ishikawa bateara el jonrón de tres carreras que envió a los Gigantes a otro Clásico de octubre. “Él no pudo esperar llegar al dugout luego que lo sustituyeran por el corredor emergente y dijo, ‘¡Te lo dije! ¡No te iba a dejar mal!’”, dijo Peavy. “Eso es especial, los tipos que juegan con esa pasión. Él es un jugador especial, no por casualidad se batean jonrones a Justin Verlander en la Serie Mundial. Revisen sus turnos al bate en el juego por el comodín ante Pittsburgh, contra los mejores pitchers que te quieren hacer out. Es un jugador especial que puede hacer a un equipo trascender al próximo nivel en la post-temporada”. Dicho eso, no se puede confundir a Sandoval con Ortiz en lo referente a su actitud en el plato. Ortiz es un bateador científico, un estudiante de los videos quien es conocido por su disciplina. Sandoval no, su falta de disciplina en el plato ha sido comparada más de una vez con la que muchos piensan es su falta de disciplina en, bien, el plato. Eso no lo molesta. Él sale ahí a fajarse. “Solo entro al cajón de bateo, no pienso en nada antes del juego, solo me relajo en el plato y hago lo que quiero hacer”, dijo Sandoval. “Si empezara a buscar lo que el pitcher me va a lanzar, no sé como reaccionaría. Solo me paro en el plato y veo que pasa.”. “No sé porqué. He sido así toda mi carrera”. Si Ortiz es conocido como un bateador paciente, ¿Cómo describiría Sandoval su estilo de bateo? “No tengo estilo de bateo”, dijo. “Es reacción. Coordinación manos y ojos, eso es lo que diría”. En vísperas de la Serie Mundial, Sandoval no quería hablar de su inminente libre agencia. “No sé, veremos que pasa”, dijo Sandoval. “Me gusta mucho estar con mis compañeros. Disfruto jugar con ellos. Tengo siete encuentros más que jugar, no quiero hablar de mi último juego o algo parecido. Amo estar con los Gigantes, amo a mis aficionados, eso es todo lo que importa”. Peavy estaba feliz de hacer de agente de Sandoval. “Oigo que su peso podría ser un punto”, dijo Peavy. Si este invierno no hay 30 equipos interesados en Pablo Sandoval, cuestionaré cual es el objetivo de tu equipo. Este tipo es un campeón. Ha estado en la Serie Mundial en tres de cinco años. Miren los grandes batazos que ha dado. He jugado con este señor, sé lo que lleva al terreno de juego. Entiendo que hay equipos que ya tienen su tercera base regular, pero Pablo Sandoval es un jugador de Grandes Ligas. Este tipo no puede estar disponible. No puedes salir y encontrar este tipo de jugador”. Sandoval es difícil de pasar desapercibido. Desde la semana entrante, y quizás por largo tiempo por venir con los Medias Rojas o cualquier otro equipo sortario, él será imposible de ignorar. Traducción: Alfonso L. Tusa C.

Sandoval, Petit lideran remontada y S.F. iguala serie

SAN FRANCISCO, California– Ni vomitar después de la práctica de bateo pudo impedirle a Pablo Sandoval que cumpliera con otra gesta en octubre.

El tercera base venezolano ratificó sus credenciales de excepcional bateador en la postemporada, su compatriota Yusmeiro Petit volvió a brillar en el relevo intermedio y los Gigantes de San Francisco igualaron una vibrante Serie Mundial al imponerse el sábado 11-4 ante los Reales de Kansas City.

Un sencillo de Sandoval sirvió la mesa para que se remolcara la carrera del empate en el quinto. Luego, en el siguiente inning, el Jugador Más Valioso del Clásico de Otoño de 2012 conectó un sencillo de dos anotaciones que le dio la ventaja definitiva a los Gigantes.

“Me dije, `tú eres el baluarte, respóndele a tus compañeros'”, indicó sobre su turno para producir las carreras de la diferencia.

Sandoval relató que el viernes jugó con gripe, en un partido en el que se fue de 4-0 y vio terminada una racha de 25 duelos consecutivos embasándose en la postemporada.

El malestar persistió el sábado, con vómitos tras tomar su práctica de bateo a media tarde en el AT&T Park: “Estaba vomitando pero no le paré. Nada me iba a sacar del juego. Yo salgo a entregar el corazón y el alma al equipo”.

La otra gran figura de los Gigantes fue Petit, quien consiguió el triunfo al colgar tres ceros luego que el abridor Vogelsong no pudo sobrevivir el tercero. Petit estiró a 12 su total de innings en los que no ha permitido carreras en la postemporada, ahora con una foja de 3-0.

Además, Hunter Pence aportó tres hits y remolcó tres carreras.

Una noche después de que sólo acumularon cuatro hits, los Gigantes se desbordaron con ofensiva de 16 imparables y 10 carreras sin respuesta. Cada uno de los titulares de San Francisco pudo conectar al menos un hit.

La serie quedó empatada 2-2, lo que asegura que el título deberá decidirse la semana que viene en el Kauffman Stadium de Kansas City.

El quinto juego se disputará el domingo y los Gigantes buscarán irse al frente con su as Madison Bumgarner contra James Shields. Reeditarán el primer partido, en el que San Francisco cantó victoria por 7-1.

Parecía que la serie se le escapaba al equipo que busca su tercer campeonato en cinco años cuando Vogelsong no pudo llegar a tiempo a la primera base a fin de hacer el out tras un rodado deEric Hosmer y los Reales acabaron capitalizando con un rally de cuatro carreras, en el que los venezolanos Omar Infante y Salvador Pérez batearon sencillos que remolcaron tres anotaciones entre los dos.

Pero los Gigantes no bajaron los brazos con el 4-1 en contra.

“No nos rendimos. Nunca. Ese es lo que describe a este equipo”, dijo Sandoval. “Así lo hemos hecho todo el año en estas situaciones”.

“Ha sido un tremendo juego, especialmente la manera como logramos remontar”, dijo el piloto de los Gigantes Bruce Bochy. “Lo he disfrutado”.

Fue un partido que incluyó una joya de atrapada del jardinero central de los Reales Jarrod Dyson, arrancando pedazos de la grama.

También se estrenó el uso de las repeticiones en el clásico, en un momento importante del juego. La decisión del umpire de segunda Jeff Kellog fue confirmada tras el tiro de Pérez, el receptor de los Reales, para pillar al corredor Joaquín Arias fuera de base. Eso permitió que el rally de los Gigantes en el sexto siguiera su curso.

Bateador ambidextro, Sandoval registró promedio de .199 a la derecha en la temporada regular. Pero el sábado conectó consiguió su primer juego de dos hits desde ese lado del plato desde el 25 de juegos.

“Amo jugar con presión”, afirmó Sandoval.

“Es un bateador oportuno por excelencia”, añadió el mánager de los Reales Ned Yost. “Yo creía que teníamos la situación controlada”.

Tanto Bochy como Yost pecaron en el cuarto juego al dejar más de la cuenta a sus abridores en el montículo.

Bochy quizás debió haber sacado a Vogelsong antes de enfrentar a Pérez y también se irritó tanto en la jugada en que Vogelsong no pudo sacar el out que arrojó su gorro en la caseta.

Pero sus Gigantes descontaron con una anotación en la parte baja del tercero mediante un sencillo de Buster Posey.

Con la ventaja 4-2 en el quinto, Yost dejó que su abridor Jason Vargas siguiera y el novato Joe Panikabrió el turno de los Gigantes con un doble.

Frente a los relevistas secundarios de Kansas City, San Francisco se dio banquete.

Jason Frasor entró por Vargas tras el hit de Panik y retiró a Buster Posey con un rodado, pero Pence conectó un sencillo remolcador por todo el medio.

Yost apeló a Danny Duffy, quien llenó las bases al recibir un sencillo de Sandoval y conceder un boleto a Belt. Juan Pérez vino a batear y su elevado al central puso el 4-4, pero el daño pudo ser peor debido a que Dyson realizó una sensacional atrapada deslizándose de cabeza.

Y luego fue el sexto, con las dos carreras que Sandoval produjo y otra traída por Brandon Belt para poner la pizarra 7-4.

San Francisco añadió cuatro anotaciones más en el séptimo, racimo que acabó de sentenciar el juego. Kelvin Herrera, Wade Davis y Greg Holland, los tres dominantes relevistas dominantes de los Reales, no pudieron intervenir.

El zurdo Brandon Finnegan, el primer jugador que en el mismo año participa en la Serie Mundial universitaria y el Clásico de Otoño, fue el derrotado al permitir los hits de Sandoval y Belt en el sexto.

Pence también produjo una carrera en el sencillo con un rodado en el primero. El sencillo de Posey en el tercero significó su 21ra impulsada en postemporada, con lo que igualó el récord de la franquicia con Barry Bonds.

“Debo decir que me gusta la idea de irnos a siete juegos por toda la emoción que conlleva”, dijo Yost. “Y parece que será así”.

Por los Reales, los venezolanos Alcides Escobar de 5-1, Infante de 4-1 con dos empujadas, Pérez de 4-3 con una impulsada.

Por los Gigantes, los venezolanos Gregor Blanco de 5-2 con tres anotadas, Sandoval de 5-2 con dos impulsadas, Petit de 1-1. Los dominicanos Pérez de 4-1 con una remolcada, Joaquín Arias de 1-1.

Víctor Martínez medita salir de los Tigres de Detroit

El jugador venezolano aspira a obtener un contrato de 50 millones de dólares, de no dárselo el cuadro felino podría declararse agente libre

Tras redondear el mejor desempeño ofensivo de su carrera de doce campañas en las Grandes Ligas, Víctor Martínez se dispone a probar suerte en el mercado de agentes libres, en busca de un contrato que le asegure trabajo por las próximas cuatro temporadas.

Jon Heyman, columnista del portal digital cbssports.com, escribió en la red social Twitter, que fuentes familiarizadas con los planes del bateador designado de los Tigres sostienen que Martínez tratará de conseguir un acuerdo que se asemeje al de 50 millones de dólares por cuatro años que firmó con la organización de Detroit el 26 de noviembre de 2010.

Por el hecho de que comprometieron buena parte de su presupuesto en los acuerdos multianuales del inicialista Miguel Cabrera y los lanzadores Justin Verlander y Aníbal Sánchez, es muy poco probable que los Tigres puedan complacer las aspiraciones del pelotero guayanés que escoltó al aragüeño José Altuve como el segundo mejor bateador de la Liga Americana con average de .335 y que impuso marca personal de carreras remolcadas al enviar un total de 103 rayitas a la goma en 2014. La cosecha ofensiva de Martínez este año llegó mucho más allá, sobre todo si se toma en cuenta que encabezó importantísimos departamentos de producción, como porcentaje de embasados (.409) y OPS con .974, en una campaña en la cual sobresalió el alto rendimiento del pitcheo.

En los próximas horas habrá acercamientos entre la gerencia de Detroit y la forma Octagon, que representa a Martínez, para establecer los escenarios d eun posible acuerdo.

Si esas conversaciones resultan infructuosas, entonces Martínez optará por declararse agente libre por segunda ocasión en su carrera, cinco días después que concluya la Serie Mundial que están disputando Reales y Gigantes.

Se especula que dos equipos de la Liga Americana están muy interesados en hacerle ofertas al nativo de Ciudad Boívar que cumplirá 36 años el 23 de diciembre.

Desde mediados de la campaña de 2014 se especuló que los Medias Blancas de Chicago lo querían en un cambio, mientras que en las últimas semanas se ha manejado su nombre en diferentes medios de la ciudad de Seattle, para firtalecer la alineación de los Marineros en 2015.

Leer más en: http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/deportes/beisbol/video—victor-martinez-medita-salir-de-los-tigres.aspx#ixzz3HCZ8xNjA

Abre Ryan Vogelsong con el apoyo absoluto de Bochy

 

 

 

SAN FRANCISCO – Ryan Vogelsongsabe lo que significa lanzar en partidos apremiantes de la postemporada porque ya lo ha hecho muchas veces, incluyendo su excepcional actuación en los Play-Offs de 2012, cuando los Gigantes de San Francisco ganaron su segunda Serie Mundial en apenas tres años.

Esa valiosa experiencia le servirá especialmente ahora cuando se mida a los Reales de Kansas City en el cuarto juego del Clásico de Octubre de 2014 en el hermoso hogar de los campeones de la Liga Nacional.

“Cada juego trae sus propias emociones, pero lo grande es saber controlarlas”, explicó Vogelsong a LasMayores.com, con miras a su importante apertura en una serie que este momento favorece a los Reales por 2-1.

Vogelsong, virtualmente intransitable en las diferentes rondas de la postemporada de 2012, no tuvo una apertura sobresaliente en su partido más reciente en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional frente a los Cardenales de San Luis, pero es un veterano que suele trabajar con su mecánica entre cada compromiso para tratar de sumar elementos frescos que le ayuden a superar una faena discreta.

“Se produce adrenalina extra [en los playoffs] y eso a lo mejor te hace tratar de tirar más duro y de hacer cosas que normalmente no pusieras en práctica un día de domingo normal por la tarde en Milwaukee o Colorado, no teniendo nada contra esas ciudades, pero fue lo primero que me vino a la cabeza”, comparó el derecho de los Gigantes. “Definitivamente fluye una adrenalina diferente cuando estás en un parque [repleto] en la postemporada.

“Es por eso que digo que trato de sacarle provecho a esa experiencia”, insistió Vogelsong. “Soy un lanzador que depende de su comando, no hay duda de eso. Así que puedo tirar en una esquina del plato a 92 millas por hora y hacerlo igual si me sale el lanzamiento a 94. Lo que necesitas saber es cuando ponerle más de la cuenta o reservarte”.

Aparte de controlar sus emociones y usarlas a su conveniencia, Vogelsong sabe que los Reales traen el juego el factor de la velocidad y que un lanzador debe tratar de evitar que le saquen provecho a la misma en un partido de semejante importancia. “Uno tiene que estar pendiente de esas cosas”, subrayó Vogelsong. “Un tipo en la segunda base es bien diferente a que estuviera en la primera, porque está a solamente un sencillo de anotar una carrera. Si tienes a alguien corriendo en la inicial tienes que hacer todo lo posible para que no pase de allí. En esa situación, tratas de utilizar todo lo que has aprendido sobre mantener a raya a los corredores”.

Algunos entendidos estimaban que el zurdo estelar Madison Bumgarner, ganador del primer juego de la Serie Mundial de 2014, pudo haber sido considerado por Bruce Bochy para el cuarto choque, pero el dirigente de los Gigantes sigue aferrado al experimentado derecho en lugar de pisar el botón del pánico al usar a Bumgarner con poco descanso.

Lo que hizo Vogelsong frente a los Tigres de Detroit en la finalísima de 2012 es buena razón para aferrarse a la esperanza de que San Francisco pueda igualar la serie con el citado veterano en la lomita. En su única apertura de ese Clásico, no permitió carrera alguna en 5.2 episodios de trabajo para apuntarse la victoria. En la Serie de Campeonato frente a los Cardenales, empero, Vogelsong toleró siete hits y cuatro carreras en tres episodios, pero su equipo vino de abajo para ganar ese encuentro celebrado en el hogar de los Gigantes.

“Vogelsong ha hecho excelente trabajo para nosotros y va a iniciar su partido [del sábado]“, informó Bochy luego de la derrota del viernes. “Claro, hablamos de otras opciones, pero le tenemos confianza a ‘Vogey’ y por eso está preparado para abrir.

“Le hemos exigido mucho a Madison, ha sido una larga postemporada y ha tenido bastantes aperturas”, diagnosticó Bochy. “Vogelsong ha lanzado a lo grande en playoffs, tuvo un parpadeo en su apertura reciente, pero todo esto se trata de conservar la confianza en nuestros hombres, incluyendo a ‘Vogey’. Vamos a mantener las cosas en el orden que las tenemos”.

Manolo Hernández Douen / LasMayores.com 

Plena confianza entre los Gigantes en igualar la S.M.

 

 

 

SAN FRANCISCO – Aunque los Gigantes de San Francisco perdieron el tercer juego de la Serie Mundial en su propio patio, los integrantes de un vestidor curtido de peloteros con experiencia adoptaron ese revés como si esos fuera gajos del oficio y tienen plena confianza de que podrán igualar la contienda el sábado.

“Es importantísimo que los dos siguientes juegos van a ser en casa”, comentó el jardinero central de los Gigantes, el venezolano Grégor Blanco, a una pregunta de LasMayores.com “Fue un gran juego, un tremendo trabajo del cuerpo de pitcheo de ambos equipos, pero alguien tenía que perder.

“Para mañana [sábado] ni siquiera vamos a pensar en el juego [del viernes], ni en la Serie Mundial en general, vamos a concentrarnos en ganar”, agregó el veloz guardabosque de los campeones de la Liga Nacional.

La derrota de los Gigantes está revestida de matices históricos porque tenían seis triunfos consecutivos en partidos de Serie Mundial celebrados en AT&T Park. En contraste, el cuerpo de relevo de la novena dirigida por Bruce Bochy cuenta ahora con una excelente efectividad de 1.45 en sus seis cotejos recientes.

“El pitcheo de ambos equipos hizo el trabajo, hay que darle crédito a ellos”, dijo el tercera base de los Gigantes, el venezolano Pablo Sandoval. “Esta es una serie impredecible. Tenemos confianza de que vamos a seguir jugando como usualmente lo hacemos. Vamos a salir mañana a jugar pelota, a divertirnos como siempre”. Al irse de 4-0 en el partido del viernes, Sandoval vio interrumpirse en 25 juegos seguidos embasándose en la postemporada una de las cadenas más impresionantes de la historia de la pelota -el récord lo tiene su paisano Miguel Cabrera, con 31-, pero aseguró que eso no le preocupa para nada.

“No importa, esas cosas no me preocupan, lo único que me interesa es ganar juegos”, proclamó el cuarto bate de los campeones de la Liga Nacional.

Lo que sí preocupa un poco a Sandoval es que no se siente bien de salud, pero le comentó a LasMayores.com que “me empezó a pegar la gripe desde Kansas City, no me siento bien, pero yo no voy a usar eso como excusa”.

Su vecino en los vestidores de los Gigantes, el poderoso Michael Morse, también se siente aquejado por la gripe, pero le da gusto contribuír a la causa de su equipo con un doblete como emergente y a la vez tiene plena confianza de que los Gigantes pueden empatar la serie el sábado.

“Ellos [los Reales] tienen probablemente el mejor cuerpo de relevo de la Liga Americana y hay que darles crédito por la victoria que lograron, pero estaremos preparados para salir a combatir mañana de nuevo”, manifestó Morse frente a su vestidor. “He aprendido en el tiempo que llevo en este equipo que nunca baja la cabeza, que no se da por vencido y que no se puede descartar a nuestros peloteros en ningún momento, pase lo que pase.

“La belleza de la pelota es que siempre hay un mañana y tenemos plena confinza de que ese mañana van a salir mejor las cosas para nosotros”, agregó Morse, comentando de su rol como emergente que “el dirigente tiene confianza en mí en ese papel y yo le tengo confianza a él sobre esa decisión”.

No es la primera vez que los Gigantes han estado abajo por 2-1 luego de los tres partidos iniciales de una Serie Mundial. De hecho, eso ha ocurrido en ocho ocasiones y en esas oportunidades han salido airosos en la mitad de las veces en el cuarto juego, incluyendo cuatro de las cinco recientes. Una de esas veces (1921) se apuntaron la corona absoluta de la Serie Mundial.

Una vez concluído el tercer encuentro, a Bruce Bochy se le preguntó en reiteradas ocasiones si intentaba cambiar sus planes de rotación, pero insistió en que Ryan Vogelsong va a ser su abridor y el estelar Madison Bumgarner permanecerá como el iniciador del quinto desafío, a jugarse el domingo en San Francisco.

“Fue un buen juego esta noche, pero no vamos a cambiar las cosas solamente porque lo perdimos”, puntualizó Bochy. “Este resultado refleja lo parejo de esta Serie Mundial. Son equipos bien similares”

Manolo Hernández Douen / LasMayores.com

Escobar “puso el tono” y sigue rindiendo en K.C.

SAN FRANCISCO – El viernes en el Juego 3 de la Serie Mundial, sucedieron muchas cosas en la victoria de los Reales sobre los Gigantes, partido en el que Kansas City tomó una ventaja de 2-1 en el Clásico de Otoño.

–Eric Hosmer, el mismo día que cumplió los 25 años de edad, empujó lo que sería la carrera de la diferencia con un sencillo en un turno aguerrido ante el zurdo boricua Javier López.

–El cerrador de los Reales, Greg Holland, empató una marca de Grandes Ligas al registrar su séptimo salvamento en esta postemporada.

–Los Gigantes perdieron por primera vez un juego de Serie Mundial en el AT&T Park desde el 2002 ante los Angelinos, después de barrer los cuatro que disputaron entre el 2010 y el 2012 contra los Rangers y Tigres, respectivamente.

Pero la realidad es que todo comenzó con el mismo primer pitcheo del partido–hecho por el derecho de los Gigantes Tim Hudson–que fue conectado de doble por el venezolano Alcides Escobar.

El torpedero de Kansas City anotaría más adelante en el primer inning, y los pupilos de Ned Yost jamás cederían la ventaja en el encuentro.

“Desde que iba caminando al home plate, me puse en la mente que si me tiraba recta con el primer pitcheo, le voy a hacer swing para conectar un buen hit”, relató Escobar, quien ahora ha bateado imparable en ocho partidos seguidos de esta postemporada. “Pude conectarle al primer pitcheo y dar un doble. Sé que para mí y para el equipo eso da ánimo, que tu leadoff empiece con un doble”.

Efectivamente, el batazo de Escobar y esa primera rayita que pusieron en la pizarra los Reales no sólo sirvió para darle la ventaja a Kansas City, sino también para mantener bajo cierto control el entusiasta público del AT&T Park, donde fueron barridos los Cardenales en tres juegos en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional la semana pasada.

“Él puso el tono”, dijo el jardinero de Kansas City, Lorenzo Cain, quien empujó a Escobar en esa primera entrada con un rodado al campo corto. “Definitivamente, no esperaba que le tirara al primer pitcheo, pero dio swing y dio doble. Jugamos la ‘pelota pequeña’ en el primer inning y conseguimos una carrera.

“Definitivamente, necesitábamos cada carrera (el viernes)”.

Desde que Escobar fue subido al puesto de primer bate a mediados de septiembre, el paracorto ha rendido de manera brillante con el madero. En esta postemporada, el venezolano lleva promedio de .313 (48-15) con cuatro dobles, un jonrón, siete anotadas y cuatro empujadas.

“Cuando voy a batear pienso en embasarme de la manera que sea”, expresó el jugador de 27 años. “(Estoy) contento de estar de primer bate y me siento bien, tratando de hacer mi trabajo y aprovechando la oportunidad”.

GUTHRIE Y EL BULLPEN, UNA VEZ MÁS
El derecho Jeremy Guthrie hizo justo lo necesario por los Reales como abridor del Juego 3. En 5.0 entradas permitió dos carreras y se adjudicó la victoria en lo que fue su primera participación en un Clásico de Otoño y apenas su segunda salida de por vida en postemporada.

El relevo de Kansas City se encargó del resto, pero no antes de poner a sufrir a la fanaticada de su equipo.

El dominicano Kelvin Herrera dejó que anotara el corredor que “heredó” al entrar al partido en el sexto episodio y se le vio con un control tambaleante en sentido general. Sin embargo, el lanzallamas se repuso lo suficiente para retirar a bateadores de la talla de Buster Posey y el venezolano Pablo Sandoval con el juego en la línea.

“Traté de ser my fino con los pitcheos, pero me encontré otra vez conmigo mismo”, explicó Herrera, quien necesitó usar 27 pitcheos para completar 1.1 entrada, en las que no permitió carreras propias, dio dos bases por bolas y ponchó a un bateador.

“A lo primero, su (localización) estuvo por todos lados, pero luego se calmó”, dijo Yost.

Con la ayuda de Brandon Finnegan, quien sacó los últimos dos outs del del séptimo inning para entregarle la bola a Wade Davis y luego Holland, el bullpen de Kansas City volvió a cumplir.

“Me estoy volviendo muy bueno en eso de proteger una ventaja de una carrera, porque muchas veces eso es exactamente con lo que tengo que lidiar”, comentó Yost. “Pero tengo las herramientas necesarias para hacerlo.

“No soy yo que lo está haciendo. Son los muchachos que ponemos que lo hacen. Tenemos la clase de lanzadores en nuestro bullpen que pueden lograr eso”.

David Venn / LasMayores.com

Yost atina en todo y los Reales se ponen al frente

SAN FRANCISCO, California– Ned Yost 2, Bruce Bochy 1. El mánager de los Reales acertó con sus decisiones y Kansas City se puso en ventaja en la Serie Mundial al vencer el viernes 3-2 a los Gigantes de San Francisco.

El venezolano Alcides Escobar bateó un par de hits y remolcó una carrera, Eric Hosmer produjo la anotación decisiva tras un tenaz turno y Lorenzo Cain se lució con un par de atrapadas para que los Reales salieron victoriosos de visita al primero de los tres partidos del Clásico de Otoño en el estadio de la Liga Nacional, poniéndose arriba 2-1 en la serie.

Los últimos 12 outs fueron otra vez a cargo del eficiente bullpen de los Reales. El derecho dominicano Kelvin Herrera y Brandon Finnegan se combinaron para sacar dos ceros sin permitir hits;Wade Davis ponchó a dos en un octavo episodio perfecto; y Greg Holland también trabajó un noveno perfecto para el rescate.

“Este ha sido el patrón de nuestros juegos durante todo el año”, dijo Yost. “Me estoy haciendo un experto en salvaguardar una diferencia de una carrera, ya que un montón de veces es lo que exactamente hemos tenido que lidiar”.

“Pero tengo las herramientas necesarias para hacer eso. No soy yo”, añadió sobre sus relevistas. “Tenemos la clase de lanzadores en nuestros lanzadores que pueden lograrlo”.

El bullpen salió al rescate de Jeremy Guthrie, el derecho de 35 que se convirtió en el primer pitcher abridor en los 111 años de historia de la Serie Mundial en acreditarse la victoria sin ponchar a nadie ni dar un boleto. Tim Hudson, el veterano pitcher abridor de 39 años que debutó en un clásico, cargo con la derrota.

Fue un triunfo clave para la franquicia de los Reales, que busca su primer campeonato desde 1985. De las 57 ocasiones que la Serie Mundial empezó empatada 1-1, el triunfador del tercer duelo se adjudicó el título en 37 ocasiones.

Para el cuarto juego el sábado, el derecho Ryan Vogelsong buscará nivelar la serie para los Gigantes contra el zurdo Jason Vargas.

En uno de los estadios más traicioneros para defender, Yost debió reconfigurar su defensa en los jardines, con Cain en el derecho en vez del central. Nori Aoki, el habitual en el derecho, quedó en la banca, mientras que Jarrod Dyson se encargó del central.

Al jugar en el AT&T, los Reales no tuvieron otro remedio que dejar en la banca a Billy Butler. Además, Gordon, sexto en el orden ofensivo en los primeros dos juegos en Kansas City, subió al segundo turno en el orden al bate.

¿Y qué pasó? Cain brilló a la defensiva y Gordon produjo una carrera con el bate.

En la víspera de la Serie Mundial, los análisis de los expertos señalaban que el duelo de los pilotos estaba inclinado a favor de Bochy, el dirigente que busca conducir a los Gigantes a su tercer campeonato en cinco años.

Pero es Yost quien tiene a Kansas City a dos victorias del título, y desoyendo a sus detractores con la tradicional fórmula de buena defensa, un bullpen indomable y suficiente bateo oportuno.

Uno de los reproches es que tiende a ser muy rígido con respecto al uso de sus relevistas, manteniéndolos a rajatabla en un papel. Al usar a Finnegan por Herrera para sacar los últimos dos outs del séptimo, ante un conato de amenaza de los Gigantes, Yost dio con la tecla.

Luego que Hunter Pence abrió el séptimo con un boleto, el dominicano Herrera ponchó a Brandon Belt en cuenta de 3-2. Finnegan entró a lanzar y retiró al emergente dominicano Juan Pérez con una línea al izquierdo y luego con ponche a Brandon Crawford.

“Hay que reconocerle el crédito a su pitcheo”, dijo Bochy. “Hicieron un trabajo excepcional. Nos dejaron en cuatro hits. Nos olvidaremos de esto y estar listos para mañana”.

A la ofensiva, el momento clave se produjo cuando los Reales anotaron dos veces en el sexto a costa de Hudson.

Escobar abrió el inning con un sencillo por el medio, rompiendo una seguidilla de 12 outs de Hudson. Al siguiente pitcheo, Gordon conectó un doble por el central para traer al venezolano con su décima remolcada de la postemporada, poniendo fin a una racha de nueve turnos consecutivos sin batear de hit.

Luego que Cain fue retirado con un rodado, Hosmer bateó un sencillo por el medio para impulsar la tercera anotación. Lo hizo con un turno excepcional, en el que bateó seis fouls e hizo trabajar 11 pitcheos al relevista zurdo puertorriqueño Javier López.

Guthrie colgó los primeros cinco ceros. Pero los Gigantes lograron finalmente descifrarle en el sexto, con un doblete remolcador del emergente Michael Morse por la raya de tercera base y un rodado deBuster Posey ante Herrera.

Con 39 años y 102 días de edad, Hudson se convirtió en el segundo lanzador más viejo en debutar en una Serie Mundial, según STATS. Sólo es superado por Jamie Moyer, que tenía 45 años y 342 días cuando abrió por Filadelfia contra Tampa Bay en el tercer juego del clásico de 2008.

Escobar saludó el primer pitcheo de Hudson, una recta de 91 millas por hora, y lo depositó sobre la base del muro en el rincón el bosque izquierdo. El torpedero venezolano avanzó a la antesala cuando Gordon conectó un rodado por la inicial y luego anotó con otro rodado de Cain por el campocorto.

Hudson también se metió en problemas en el segundo acto. Mike Moustakas abrió con un sencillo yOmar Infante recibió el boleto. El venezolano Salvador Pérez conectó una línea tendido al izquierdo, pero Ishikawa logró atrapar la bola con dificultad. La amenaza se diluyó cuando el veloz Jarrod Dyson bateó un rodado que permitió un doble play de 6-4-3.

Cain ejecutó un par de brillantes jugadas al engarzar una línea tendida de Posey que puso fin al primero y luego para atrapar un peligroso batazo de Travis Ishikawa con un corredor a bordo para el último out del segundo.

Al irse de 4-0, Pablo Sandoval vio cortada una racha de 25 juegos seguidos embasándose en la postemporada, empatada como la tercera más larga en la historia.

“No me importa. Lo que me importa es ganar juegos”, dijo el tercera base venezolano de los Gigantes sobre su malograda racha.

Por los Reales, los venezolanos Escobar de 4-2 con dos anotadas, Salvador Pérez de 3-0, lo mismo que Omar Infante. El dominicano Herrera de 1-0 al bate.

Por los Gigantes, los venezolanos Gregor Blanco de 3-0, Sandoval de 4-0. Los dominicanos Juan Pérez y Joaquín Arias, ambos de 1-0.

Eric Núñez / Associated Press

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 10,462 other followers

%d bloggers like this: