Yost vuelve con un lineup “casero” para el Juego 6

 

 

 

KANSAS CITY – Para el Juego 6 de la Serie Mundial el martes contra los Gigantes, el manager de los Reales, Ned Yost, volvió a una versión del lineup que usó en los primeros 10 partidos de esta postemporada.

Kansas City, volviendo a jugar bajo las reglas de la Liga Americana a su regreso al Kauffman Stadium, devolvió a la alineación titular al japonés Nori Aoki, en lugar deJarrod Dyson. Además, Billy Butlerretornó como bateador designado, rol que no pudo cumplir en los Juegos 3, 4 y 5 en San Francisco con reglas de la Liga Nacional.

Aoki también regresa a su habitual puesto número 2 en el orden, mientras que Alex Gordon fue bajado a sexto. Mike Moustakas, quien había fungido como noveno bate en los primeros 10 choques de la postemporada por los Reales, fue subido a octavo. El venezolano Omar Infante fue inscrito como noveno.

A continuación, la alineación ofensiva de los Reales para el Juego 6 de la Serie Mundial:

1. Alcides Escobar, SS
2. Nori Aoki, RF
3. Lorenzo Cain, CF
4. Eric Hosmer, 1B
5. Billy Butler, DH
6. Alex Gordon, LF
7. Salvador Pérez, C
8. Mike Moustakas, 3B
9. Omar Infante, 2B

David Venn / LasMayores.com

Alineación Royals 1985 frente a los Cardenales

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-

“El amor es la única fuerza capaz de transformar a un enemigo en amigo”… Martin Luther King, Jr.

-o-o-o-o-

Hoy martes y mañana son días del Correo, como siempre.

Jesús Saldaña O. de Monclova, solicita…: “La alineación de los Royals cuando en 1985 ganaron la Serie Mundial a los Cardenales? Favor incluír el mánager y El Más Valioso de la Serie”.

Amigo Chucho…: Lonnie Smith lf, Willie Wilson cf, George Brett 3b, Frank White 2b, Jim Sundberg c, Darryl Motley rf, Steve Balboni 1B, Roland Biancalana ss, pitchers abridores, Bret Saberhagen, Charlie Leibrandt, Buddy Black y Danny Jackson. Cerrador, Dan Quisenberry. Mánager, Dick Howser. El Más Valioso, Sberhagen.

Juan T. Lugo M. de Valencia, pregunta…: “¿No cree Pablo Sandoval sería una buena adición para los Yankees como pelotero, y también como amuleto para la buena suerte y hacer más llevadera la ausencia de Jeter?”.

Amigo y tocayo…: Pablo es un gran bigleaguer, digno de el mejor sitio en cualquier róter, pero Jeter es insustituible. Por otra parte, no creo en amuletos ni en anexos, y en El Bronx no tienen dónde poner al porteño, ya que Alex Rodríguez jugará en tercera base, y Sandoval no quiere jugar otra posición. Además, aún no es agente libre.

Ruber Luzardo S. de San Carlos del Zulia, pregunta…: “¿Cómo evalúa usted, el nivel de las ligas invernales del beisbol, y cuál sobresale por su espectáculo?”.

Amigo Rubo…: Si te refieres a las Ligas de la Confedaración del Caribe, que debería ser también y del Pacífico, y no a la Liga Veracruzana ni a la colombiana, mi respuesta es que, tanto en México, como en Dominicana y en Venezuela, se juega buena pelota y hay excelente organización. En Puerto Rico, la ineficiencia de los propietarios de equipos ha perjudicado al beisbol de allá, los mexicanos luchan por quitarse de encima a los politiqueros con intereses en los equipos, los dominicanos deberían depender menos de los gobernantes, vía estadios y sus alumbrados; y los venezolanos no tienen ni un estadio digno de los consecuentes fanáticos de ese país.

Gustavo G. Omaña O. de Valencia, pregunta…: “¿Cuál ha sido la Serie Mundial más emocionante que usted ha cubierto como periodista o narrador?”

Amigo GG-OO…: La de mejor beisbol y mayor espectáculo, incluso por los tres días de lluvia y frío sin juegos en Boston, ha sido la de 1975, Rojos-Medias Rojas, con Pete Rose de Más Valioso.

Nelson Sarabia, de Caracas, pregunta…: “¿Una pelota en curva puede pasar por la zona de strike y ser recibida por el cátcher como bola mala?”.

Amigo Chon… Ha ocurrido muchas veces con numerosos lanzadores, como el zurdo Sandy Koufax y el cubano derecho Camilo Pascual, cuyas curvas en strike eran recibidas generalmente en áreas de bolas bajas.

Ahora en juanvene.com, el archivo de estas columnas y mucho más.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

@juanvene5
Jbeisbol5@aol.com
Juan vene

Pence se distingue por su intensidad en el terreno

 

 

 

KANSAS CITY – Usted lo ve pararse en el plato con un estilo bien peculiar de agarrar el bate, correr desesperadamente a la primera base o en un intento por ejecutar un engarce ataviado con esas medias altas que le llegan hasta las rodillas, o tal vez se fije en algún close-up en la intensidad que tiene en sus ojos cuando el juego está bien cerrado.

Con todo eso, usted se da cuenta de la clase de jugador que disfrutan todos los días tanto el dirigente Bruce Bochy como los demás peloteros e integrantes de la organización de los Gigantes de San Francisco en su jardinero derecho Hunter Pence.

“Es un tipo cuya pasión por la pelota es increíble”, elogió el jardinero central venezolano Grégor Blanco, el hombre que suele custodiar los bosques de los Gigantes precisamente al lado de Pence. “Lo da todo por sus compañeros de juego para ganar y hace todo lo que esté a su alcance por lograrlo. Refleja su pasión en cada hit, en cada turno”.

La intensidad de Pence se nota no solamente en el terreno de juego, sino en lo que hace para motivar a sus compañeros. Hace un par de años, cuando los Gigantes volvieron una y otra vez de desventajas en la postemporada para ganar la Serie Mundial de 2012 por barrida sobre los Tigres de Detroit, lo llamaban “El Predicador” por sus discursos de aliento al resto del equipo.

No conforme con eso, al avanzar los Gigantes a la postemporada de 2014, levantó a la usualmente concurrencia plena en el AT&T Park de sus asientos al pedirles que gritasen un “Sí, Sí, Sí” en favor del equipo y su deseo por el eventual pase a rondas subsiguientes. Ya para la segunda arenga, recibía como respuesta un eco ensordecedor.

Cuando los Gigantes se fueron a festejar a sus vestidores, Pence los animó de tal manera que algunas de sus palabras metieron en problemas a los Medios de Comunicación Audiovisuales que cubrían ese momento.

Sus compañeros se apoyan en él en busca de motivación adicional. Y Pence es tan humilde al respecto que informa públicamente que otros peloteros de menor renombre, como el propio Blanco, son los que le han dado palabras de aliento para seguir adelante.

El estelar abridor Madison Bumgarner confiesa que no sabe cuántas tazas de café toma Pence cada día, pero está convencido de que es mucho más que las del consumidor promedio.

El propio Pence revela que se concentra tanto cuando está enfocado, que su propia familia le recrimina que no le hace caso a nadie cuando está viendo algo por televisión.

Esa pasión, esa intensidad, se traducen en un pelotero de enorme fervor competitivo, algo que aprecian los Gigantes y que ya conocían de antemano al adquirirlo en una transacción el 31 de julio de 2012, enviando a los Filis de Filadelfia al jardinero Nate Schierholtz, el receptor Tommy Joseph y el lanzador Seth Rosin.

“Vi desde el otro lado la forma como él juega a la pelota”, describió el manager de los Gigantes, Bruce Bochy. “De hecho, otros dirigentes me dijeron cómo disfrutaban verlo en acción. Y cuando lo obtuvimos, nos dimos cuenta de era todo lo que pregonaban. Viene al parque a darlo todo, un 100 por ciento en absolutamente todo lo que hace”.

Tal es la intensidad con la que juega Pence a la pelota que los Gigantes le tienen un sobrenombre bien peculiar. Lo llaman “A todo vapor”.

“Es único, es entretenido”, calificó Bochy, que este año no hallaba cómo darle un día libre a Pence después de que su jardinero derecho alinease en cada inning de cada partido de la temporada previa. “Tiene un corazón enorme y todo lo hace con pasión”.

Rara vez se molesta Bochy con las características de una pregunta, porque todas las suele analizar con paciencia antes de ofrecer una respuesta, pero se le notó que estaba un poco incómodo cuando alguien le preguntó que Pence no era un jardinero sobresaliente de acuerdo a algunas de esas estadísticas modernas.

Por supuesto, Bochy estuvo en total desacuerdo con esas cifras, especialmente porque ve a Hunter realizar engarces espectaculares a diario en AT&T Park, cuyo jardín derecho es uno de los más difíciles de custodiar en las Grandes Ligas.

“Es incansable, le importa ganar y de verdad siempre está preocupado por el bienestar de todos sus compañeros de equipo”, profundizó Bochy.

Ese esfuerzo constante de Pence fue recompensado por sus propios compañeros, instructores y preparadores físicos al darle en 2013 el Premio Willie Mac, dedicado a Willie McCovey y concedido cada año al pelotero que signifique la mayor inspiración para el resto del equipo.

Debutante en las Ligas Mayores con los Astros de Houston en 2007, Pence inició 2014 con la segunda racha vigente de juegos seguidos iniciados en las Grandes Ligas (171), cifra apenas superada por Prince Fielder (505), de los Rangers de Texas.

Participó con los Filis en la Serie Divisional de 2011, pero su mayor éxito en la postemporada lo ha tenido con los Gigantes al ser pieza clave de la novena que conquistó la Serie Mundial de 2012.

Su recompensa fue la extensión de su contrato hasta fines de 2018 y de ese modo la fanaticada de los Gigantes sabe que podrá disfrutar por unos cuantos años más de sus valiosos servicios.

Manolo Hernández Douen / LasMayores.com 

Jóvenes de K.C. gozan la experiencia de la S.M.

 

 

 

KANSAS CITY — Eric Hosmerrecuerda los tiempos duros en liga menor de los Reales con compañeros como el venezolano Salvador Pérez, Mike Moustakas, el dominicano Kelvin Herrera y Greg Holland.

En estados como Idaho, Delaware, Iowa y Nebraska, ese núcleo de jugadores soñaba con algún día pisar terrenos de Grandes Ligas. Lograron dicha meta y ahora, después de varios años de lucha con el equipo grande de Kansas City, han alcanzado juntos la tierra prometida de competir por un título de la Serie Mundial.

“Es muy divertido”, dijo Hosmer sobre los frutos de su labor en circuitos minoritarios. “Son difíciles las Ligas Menores. Es un difícil afán llegar hasta este nivel.

“Pero ahora le agregas el béisbol de postemporada y estás sentado en el clubhouse con los mismos muchachos con los que lo hacías en un camerino de Clase-A baja en Burlington, Iowa”.

En el béisbol moderno de la agencia libre y los canjes, es poco común que un equipo llegue tan lejos con tanto talento “casero” que se haya desarrollado junto desde los primeros niveles de liga menor hasta las Mayores. Durante esta Serie Mundial de los Reales contra los Gigantes, tanto Pérez como Herrera ha expresado que se siente “en familia” con el grupo dirigido por Ned Yost.

La compenetración es tanto en las últimas ediciones del equipo de Kansas City que no sólo son los jugadores que se llevan bien, sino también sus seres queridos que los acompañan durante la larga temporada de Grandes Ligas.

“Nuestras familias se han unido mucho. Es bien especial”, comentó el primera base Hosmer. “Es una gran familia ahora. Ha sido un sueño hecho realidad esta experiencia, que las familias estén con nosotros y que puedan vivir esto”.

Diferente a sus pupilos, Yost se encuentra en su séptima Serie Mundial-pero su primero como manager. Participó en uno como jugador con los Cerveceros en 1982 y cinco como coach de los Bravos en la década de los 90. Al igual que los jugadores de los Reales, Yost está decidido a sacarle lo máximo a la experiencia–pase lo que pase en el terreno.

“Mi meta durante las últimas (cinco temporadas) era llevar a este equipo a una situación de playoffs”, manifestó Yost, quien tomó las riendas de los Reales en mayo del 2010. “Cuando eso ocurrió, la verdad es que quería disfrutarlo lo más que pudiera.

“Una vez llegas a la Serie Mundial, ya no hay más niveles que subir. Sólo compites y tratas de ganar ese campeonato”.

Con la Serie Mundial vienen muchas exigencias de tiempo, muchos trámites, mucho esfuerzo de logística y, sobre todo, mucha prensa. Estos jóvenes de los Reales, equipo que antes del 2014 no clasificaba para una postemporada desde 1985, no estaban del todo acostumbrados a eso. Pero lo han manejado de lo más bien, con paciencia y buena cara a cada paso.

“Uno se da cuenta de lo afortunado que es, como jugador, de estar en esta posición”, expresó Hosmer, de tan sólo 25 años recién cumplidos. “Estamos divirtiéndonos con esto y gozando cada momento.

“La mayoría de nosotros, básicamente todos en el equipo, ha tenido muy buena actitud con esto. Queremos disfrutar cada instante y dejarlo todo en el terreno”.

David Venn / LasMayores.com

 

Matheny muestra todo su dolor por la muerte de Taveras

La muerte del propecto dominicano Oscar Taveras, ocurrida el domingo en su país de origen, ha causado un profundo dolor en el mundo del béisbol profesional de las Grandes Ligas y en especial en la familia de los Cardenales de San Luis, su equipo, que se sienten desolados.

Su fallecimiento a la edad de 22 años ha sido un duro golpe, especialmente para el piloto de los Cardenales, Mike Matheny, que a través de un comunicado oficial mostró todo el dolor y pesar que sentía por la tragedia ocurrida.

“En mi opinión, la palabra ‘amor’ es la palabra que peor usada y entendida en el idioma inglés. No es muy popular para los hombres usar esta palabra, y aún menos popular para los atletas. Pero, no hay una palabra más precisa de cómo un grupo de hombres comparten una preocupación profunda y genuina por los demás. Amamos a Óscar (Taveras) y él nos amó. Eso es lo que hace un equipo, que es lo que hace una familia”.

De esta manera tan categórica y sentida, Matheny definía la perdida de Taveras y lo que significaba para todo el equipo.

“Me pidieron la pasada noche que dijera algunas palabras con respecto a la trágica muerte de Óscar Taveras, pero simplemente no pude”, admitió Matheny en un comunicado divulgado hoy, lunes, por el equipo. “En primer lugar, sentí como una pesadilla que no podía ser real, y cuando me di cuenta que era cierto, mis palabras ni siquiera parecían tener sentido.”

Matheny fue más allá cuando dijo que tampoco los calificativos podrían servir para nada.

“Decir que ha sido una perdida horrible, una vida terminada demasiado temprano, es poco en esta ocasión. Hablar de su potencial, sus habilidades, es inapropiado. Lo único que deseaba era juntar a los muchachos y estar unidos con la familia de béisbol. Yo conozco el dolor que se siente dentro de una hermandad como lo es un equipo de béisbol. Ese dolor es tan poderoso como las alegrías que vienen con esta vida.”

De acuerdo a la información oficial facilitada por las autoridades dominicanas, Taveras viaja a exceso de velocidad en el momento del mortal accidente y no llevaba documentos personales en su poder, pero su propia madre fue la que lo identificó.

“No digo que el dolor es tan profundo como el que su verdadera familia está sintiendo, pero el dolor en sí es tan real”, señala el comunicado de Matheny. “El dolor es profundo porque las relaciones eran profundas y se forjaron a través del tiempo y el trato.”

Taveras hizo su debut en Grandes Ligas este año. Bateó para .239 con tres jonrones y 22 carreras impulsadas en 80 partidos con los campeones de la División Central que llegaron disputar el banderín de la Liga Nacional.

“Para los fanáticos que ya han expresado sus condolencias y los muchos más que están de luto, gracias por considerar a estos jugadores como si fueran uno de los suyos. Este nivel de preocupación es lo que marca la diferencia de nuestros fans”, subraya Matheny.

Taveras era un adolescente cuando firmó con los Cardenales como agente libre internacional en el 2008. Antes de esta temporada (2014), Taveras fue clasificado como el prospecto número tres según la página MLB.com y Baseball America, y promedió .321 durante seis temporadas en ligas menores.

El fallecido pelotero le pegó un cuadrangular a Yusmeiro Petit de los Gigantes de San Francisco en su estreno en Grandes Ligas el 31 de mayo y también la botó con jonrón solitario en la séptima entrada del segundo juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional contra el mismo equipo californiano.

“Óscar (Taveras) tenía un futuro muy prometedor, dentro y fuera del campo, y esta noticia es desgarradora en muchos niveles,” señala en un comunicado Tony Clark, líder de la asociación de jugadores. “Nunca es fácil perder un miembro de nuestra fraternidad y perder alguien tan joven es una noticia devastadora.”

Todo indicaba que Taveras llegaría a Grandes Ligas en 2013, pero una cirugía por un esguince en el tobillo derecho le imposibilitó el ascenso, que si hizo esta temporada con un buen comienzo en el equipo de Triple-A Memphis y se ganó la promoción al batear .325, con siete jonrones en 49 juegos.

Juan Pérez, jardinero de los Gigantes, se enteró de la muerte de Taveras durante el quinto juego de la Serie Mundial y que le dedicó un doblete impulsador que pegó en la parte baja del octavo episodio ha sido el que mejor ha expresado el dolor que siente los peloteros por la muerte de Taveras.

Matheny se unió y exteriorizó ese sentimiento de pérdida que de una manera tan sencilla y humana describió Pérez al decir que era muy duro ver como se quedaba sin un amigo tan cercano, en la plenitud de la vida, con una gran familia y al que todos querían porque eso era lo que trasmitía, un gran cariño.EFE

Los Reales confían en Ventura para seguir con vida

KANSAS CITY, Missouri — Al borde del abismo en la Serie Mundial, los Reales de Kansas City confían ciegamente en Yordano Ventura.

El novato dominicano de 23 años, dueño de una recta que pasa de las 100 millas por hora, será el abridor el martes, cuando los Reales se miden a los Gigantes de San Francisco, que tienen ventaja de 3-2 en el Clásico de Otoño.

Se trata de la misma situación que los Reales afrontaron hace 29 años, cuando enviaron a Charlie Leibrandt al montículo al recibir a los Cardenales. Luego de una mala decisión del umpire de primera base Don Denkinger, un sencillo de dos carreras del emergente Dane Iorg en el noveno inning selló la victoria 2-1. Al día siguiente, los Reales aplastaron 11-0 a San Luis.

En su primera postemporada desde entonces, Kansas City aspira a un segundo campeonato, y espera que se repita la historia en su estadio Kaufmann Park.

“Tenemos una confianza inmensa en Ventura”, dijo el inicialista Eric Hosmer. “Cuando él lanza, tenemos certeza que podemos ganar”.

Durante la campaña regular, el dominicano registró foja de 4.10 y su efectividad de 3.20 es la mejor de los cuatro lanzadores que conforman la rotación de postemporada de los Reales.

Un buen augurio es que los Reales han ganado en las tres aperturas de Ventura en esta postemporada, aunque en todas se fue sin decisión. Luego de ser vapuleado al entrar como relevista en el juego de comodines de la Liga Americana ante Oakland, el derecho exhibe una decorosa efectividad de 3.50 en los playoffs.

Su última salida fue en el segundo duelo de la Serie Mundial, en el que permitió dos carreras y ocho hits en cinco innings y dos tercios, incluyendo un jonrón de Gregor Blanco al iniciar el juego. Kansas City se impuso cuando su trío de formidables relevistas, conformado por Kelvin Herrera, Wade Davisy Greg Holland, silenció a San Francisco.

Ventura comentó el lunes que la clave para lidiar con el rigor físico de su primera temporada completa en las mayores ha sido el consejo de los veteranos de los Reales.

“Sabía que iba a ser una temporada larga, y por eso me prepare”, dijo Ventura. “Yo respeto mucho a mis compañeros y ellos me respetan a mí. Me hablan y me tienen esa confianza porque saben que yo dejo todo en el terreno”.

Su mánager Ned Yost insistió que lo que más le impresiona es su aplomo y capacidad –sin miedo– para atacar la zona de strike.

¿Temor a que Ventura se asuste con la magnitud de un juego que los Reales deben ganar sí o sí?

“No tengo la más mínima inquietud que eso le pueda ocurrir a él”, dijo Yost. “Conocemos su repertorio. Sabemos de su habilidad para competir. Sabe de su capacidad física en el montículo. Su confianza es simplemente asombrosa. Lo tiene en la mirada, ese destello que te dice, `estoy preparado para esto'”.

“Como mánager, cuando ves a alguien que tiene un poco esa actitud de que `no estoy seguro de que voy a dar lo mejor que pueda’, ahí te pones un poquito nervioso. Pero con él no hay nada de nerviosismo. Estoy convencido que saldrá a dejarlo todo”.

Eric Núñez / Associated Press

Asombrosos Royals pero más los Bravos

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).

“Quien puede pagar hoy día los intereses a un Banco, no necesita pedir nada prestado”… Pacomio.-

-o-o-o-o-o-

Si ganan los Royals esta Serie Mundial, ¿serán los triunfadores menos esperados en la historia?. No señor. Ha habido otros casos más asombrosos.

Transcurrían días como éstos, de finales de octubre pero de 1914, hace ahora cien años, cuando el mundo se aterraba ante la amenaza de sufrir algo que jamás había padecido, una Guerra Mundial.

Los periódicos y las radioemisoras recibían a través del alfabeto Morse las informaciones de cómo iban las acciones de la Primera Guerra Mundial, que había estallado el 28 de julio de ese mismo año 14, y se prolongó hasta junio de 1919, después de perecer más de nueve millones de personas.

Así, involucrados en ese tétrico escenario universal, jugaron la Serie Mundial los Bravos, entonces de Boston y los Atléticos, entonces de Philadelphia bajo la tutela del legendario Connie Mack. Ganaron los bostonianos por barrida, en cuatro juegos.

Solo hacía dos años, desde 1913, que los llamaban Bravos. Antes habían sido los Gorras Rojas (1876-1882), los Comefrijoles (1883-1906), los Palomas (1907-1910) y los Aherrumbrados (1911-1912).

Se vieron tan mal los Bravos en la temporada 1914, que el 18 de julio, 10 días antes de estallar la guerra, eran últimos en el standing de la Nacional, con record de 35-43 y tras Gigantes, Cachorros, Cardenales, Rojos, Phillies, Dodgers y Piratas.

Pero el primero de agosto comenzaron a ser otros, ganaron 11 de 14 juegos y el 23 empataron a los Gigantes en el liderato.

Al mánager, George Stallings, se debió gran parte de ese éxito, porque era muy creativo. Por ejemplo fue el primero en utilizar el platoon, porque tenía cinco outfielder nada buenos al bate y le dio por utilizarlos a todos según los lanzadores que enfrentaban.

Al reseñar esa Serie Mundial, “Sporting Life”, que dedicaba gran espacio al beisbol, afirmó…: “La victoria de los Bravos ha sido la más asombrosa en la historia, la sorpresa menos creíble en el mundo del beisbol”.

RETAZOS.- ** El receptor de los Gigantes, Buster Posey, ha participado en 10 series de postemporadas consecutivas… ** Hay cinco equipos, aparte de los Gigantes, interesados en Pablo Sandoval. Pero nada pueden revelar públicamente hasta que el porteño se declare agente libre, si es que finalmente no lo quieren en San Francisco… ** El mánager Bruce Bochy (Gigantes) insiste en que no ha perdido la confianza en su lanzador novato Hunter Strickeland, vapuleado en el segundo encuentro de la Serie… ** El 17 de este octubre se cumplieron 25 años del terremoto de San Francisco y Oakland, minutos antes del tercer juego de la Serie Mundial entre los equipos de esas dos ciudades. Murieron 67 personas, 629 quedaron lesionadas, mil 972 sin hogares y tuvimos que esperar dos semanas para el tercer juego…

Ahora en juanvene.com, el archivo de estas columnas y mucho más.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Jbeisbol5@aol.com
@juanvene5
Juan vene

Reales-Gigantes: último acto de una S.M. impredecible

 

 

 

KANSAS CITY, Missouri — Estar contra la pared es algo a lo que los Reales de Kansas City están avezados.

Después de todo, estuvieron abajo por cuatro carreras en el octavo episodio ante Oakland en el juego de comodines de la Liga Americana y también remontaron desventajas en el noveno y décimo innings.

Sucumbieron en el primer juego de esta Serie Mundial, con lo que se cortó una racha de ocho victorias al inicio la postemporada. Su respuesta fue encadenar triunfos seguidos frente a los Gigantes de San Francisco.

Para mantener encendida la ilusión de conquistar su primer campeonato desde 1985, los Reales recurrirán el martes a Yordano Ventura, un novato dominicano de 23 años.

En procura de su tercer título en los últimos cinco años, San Francisco contará con Jake Peavy, un veterano con 13 años de servicio y ganador del Cy Young en 2007.

Peavy abrió y se consagró campeón de la Serie Mundial del año pasado con los Medias Rojas de Boston. Pero cargó la derrota el miércoles previo en el segundo juego, enfrentando a Ventura, y quedó con marca de 1-4 y 7.05 de efectividad en ocho aperturas de postemporada.

Ventura se convertirá en el cuarto novato con dos aperturas en el Clásico de Otoño desde 2000, uniéndose a John Lackey, Justin Verlander y Michael Wacha.

“Estoy tranquilo, a pitchear como lo he hecho en los juegos anteriores”, dijo Ventura. “A hacer strike y a hacer mi trabajo como lo tengo que hacer… Estamos en casa y tenemos todo el apoyo de los fanáticos. Los muchachos van a jugar fuerte como lo hemos hecho el año entero”.

Pero los campeones de 2010 y 2012 llegan entonados a Kansas City. Luego de ir perdiendo 4-1 a la altura del tercer inning del cuarto juego el sábado, San Francisco ha anotado 15 carreras sin réplica para colocarse a una victoria de emular a los Cardenales de San Luis (1942-46) como los únicos equipos de la Liga Nacional con tres títulos en un lapso de cinco años.

“No vas a cambiar tu estilo porque nos quedan dos o un juego más”, indicó el piloto de los Gigantes Bruce Bochy. “Esperamos que nuestro pitcher esté en forma y que nosotros anotemos carreras… Ellos seguirán iguales. Van a salir a dejarlo todo”.

En los antecedentes de las Series Mundiales al mejor de siete juegos, con formato de 2-3-2, los equipos que regresan a casa abajo 3-2 tienen marca de 13-16 de por vida.

Algo que debe alentar a los Reales es que ocho de los últimos 10 salieron triunfantes, con los Cardenales como el ejemplo más reciente en 2011, al ganar dos seguidos ante Texas en el Busch Stadium. Y los mismos Reales enhebraron tres triunfos consecutivos para despachar a San Luis en 1985.

San Francisco no querrá que la serie se prolongue al máximo. Habría que remontarse a los Piratas de Pittsburgh de 1979 para encontrar al último equipo que de visita ganó el séptimo juego de una Serie Mundial. Y desde 1980 apenas cuatro equipos visitantes han ganado el sexto partido, con los Marlins como los últimos en hacerlo al vencer a Nueva York en el Yankee Stadium en la edición de 2003.

La segunda Serie Mundial dirimida entre comodines ha seguido con exactitud el patrón de la primera en 2002. Entonces, los Gigantes ganaron a domicilio el primer juego, perdieron los dos siguientes y luego sumaron dos victorias en fila para irse arriba 3-2. San Francisco se adelantó 5-0 en el sexto juego en Anaheim, pero acabaron perdiendo 6-5 y los Angelinos se impusieron en el séptimo.

Más que nunca, los Reales dependerán del aliento de su afición. También ayuda el que no deberán vérselas otra vez ante Madison Bumgarner, aunque de repente salga como relevista en un posible séptimo duelo. El zurdo tiró una blanqueda el domingo para poner la serie 3-2 a favor de San Francisco, dejando en 0.29 su efectividad tras 31 episodios lanzando en el clásico. Abrió un partido en el 2010, otro en el 2012 y dos en el actual.

“Ya no tenemos que preocuparnos por Bumgarner”, dijo el jardinero central Jarrod Dyson. “Vamos a enfrentar a pitchers con los que sí podemos lidiar”.

Tal vez resulta apropiado que esta Serie Mundial culmine en el Kauffman Stadium, un parque que llevaba 29 años sin ser anfitrión de juegos de playoff. Fue ahí donde los Reales pusieron en marcha una vibrante postemporada al venir de atrás para ganar 9-8 en 12 innings el juego de comodines, un choque comenzó en el último día de septiembre.

“El sitio será una locura”, pronosticó el mánager de los Reales Ned Yost, quien tras el cuarto juego reveló que su deseo era una serie que se definiera en siete desafíos. “Ahora tendremos que caminar por la cuerda floja sin una red, pero nuestro jugadores no tienen miedo. Si caemos, estamos acabados. Pero si ganamos el martes, nadie tendrá una red”.

Como ocurrió en 2010 y 2012, los Gigantes deberán buscar el título fuera de casa. Están acostumbrados, después de todo fueron el tercer mejor equipo visitante en la Liga Nacional.

“Cuando salimos, tratamos que sea un juego normal, disfrutarlo como si estuviéramos en casa”, comentó Gregor Blanco, el jardinero central venezolano de San Francisco. “Será un atmósfera muy bonita, todo el ruido. Es algo que nos gusta. Durante todo el año, jugamos con casa llena”.

Blanco abrió el segundo juego con un jonrón ante Ventura, pero Kansas City logró reaccionar para imponerse 7-2. Para enfrentar al dominicano que puede tirar rectas sobre 100 millas por hora, Blanco indicó que hay que obligarlo a trabajar con la cuenta: “Debemos agruparnos como equipo para agarrar buenos turnos. Es un pitcher agresivo que puede irse a los lados de la zona, y esperarlo”.

 Eric Núñez / Associated Press

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 10,449 other followers

%d bloggers like this: