Yankees no encuentran a donde mandar a A-Rod

Coral Gables, Venezuela (VIP-WIRE).-

“Definitivamente, el tiempo es lo único que tenemos. Y la idea no es ahorrarlo, sino saborearlo”… Ellen Goodman.-

-o-o-o-o-

Hoy es día del Correo, como todos los martes, y mañana miércoles también lo será.

Javier López L. de de Guasave, pregunta…: “¿Por qué se llama al beisbol El Rey de los Deportes?”.

Amigo Javo…: A fines del silo XIX llamaban a las carreras de caballos en Estados Unidos “El Deporte de los Reyes”. Desde luego, eso no es deporte, sino casino. Sin apuestas no corren los animalitos. Un periodista de Nueva York, por eso, publicó, “si tal espectáculo es el deporte de los reyes, el beisbol es el Rey de los Deportes”.

Rodolfo Peña B. de Tijuana, recuerda y pregunta…: “Ud.pronosticó que los Gigantes ganarían la división del oeste, la ganaron los Dodgers. ¿Qué les ocurrió a los Gigantes, o los Dodgers son mejor equipo? Otra…: ¿Alguna vez a venido a Tijuana?”.

Amigo Ruddy…: No dije eso, sino que los Gigantes llegarán a la Serie Mundial y la ganarán. Hoy lunes son uno de los 10 equipos clasificados. Todo es posible aún… Sí es visitado Tijuana docenas de veces. Me encanta el sabor de metrópoli que tiene la ciudad, y sus Toros, que muy pronto serán campeones.

Martín Acosta, de Valencia, pregunta…: “¿Por qué llaman Serie Mundial a la competencia final de las Grandes Ligas… Y cree usted que Alex Rodríguez vuelva con los Yankees?.

Amigo Tino…: En Estados Unidos, World Series o Serie Mundial, no quiere decir Serie Mundial, sino competencia deportiva final. Por eso hay Serie Mundial de beisbol universitario, de softbol, de le cross, de bridge y de cuanta actividad deportiva desarrollan… Los Yankees quieren salir de Alex, pero él tendría que aprobarlo, y además, es muy difícil que algún equipo le pague los 61 millones de dólares pendientes hasta 2017, más otros seis millones si llega a 600 jonrones, y ya tiene disparados 654. Con los 660, empataría a Willie Mays en el puesto cuatro de la lista de todos los tiempos, tras Barry Bonds 762, Hank Aaron 755 y Babe Ruth 714.

Mi querido amigo, periodista e historiador, Alfonso Araujo B. de Obregón, pregunta…: “¿Cómo fue dominado Babe Ruth en el último turno al bate de su carrera, el 30 de mayo de 1935, en el Baker Bowl de Philadelphia?”.

Mi admirado Fonzi…: Fue strikeout tirándole en muy mala forma, a un cambio, en cuenta de 0-2.

Alejandro Hernández, de Las Peñitas, Lara, pregunta…: “¿Ha Sido Luis Leal el lanzador venezolano con más juegos ganados en Grandes Ligas, 51, y en Venezuela, más de 70?”.

Amigo Alejo…: El total de victorias de Luis en los dos sabores es de 122, cierto, ese es el mayor número por un venezolano.

Francisco Aceves, de Nuevo Laredo, pregunta…: “¿Por qué no ha venido a esta ciudad a dictar uno de sus talleres o cursillos de periodismo deportivo?”.

Amigo Paco…: Porque no me han invitado.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

@juanvene5
Jbeisbol5@aol.com

Juan vene

Today in Baseball History: September 30th

1998
On September 30, 1998, former major leaguer Dan Quisenberry dies from a brain tumor at the age of 45. Nicknamed “Quiz,” the side-arming reliever saved 244 games and posted a 2.76 ERA during his 12-year career. The colorful Quisenberry was known for his sharp sense of humor and tendency to play practical jokes.
1992
On September 30, 1992, George Brett of the Kansas City Royals goes 4-for-4 to reach the 3,000-hit plateau. The future Hall of Famer collects the milestone hit against Tim Fortugno of the California Angels.
1984
On September 30, 1984, Mike Witt of the California Angels pitches a perfect game. The curveballing right-hander stymies the Texas Rangers, striking out 10 batters in a 1-0 victory. Exhibiting terrific control, Witt throws 70 of 94 pitches for strikes
1972
On September 30, 1972, Pittsburgh Pirates star Roberto Clemente collects the 3,000th hit of his major league career. In the fourth inning at Three Rivers Stadium, Clemente smacks a double against New York Mets left-hander Jon Matlack. The hit will be the last one in regular season play for the future Hall of Famer, who will die in a plane crash on New Year’s Eve, 1972.
1971
On September 30, 1971, the Senators play their final game in Washington before their off-season move to Texas. With the Senators holding a 7-5 lead over the New York Yankees in the ninth, numerous fans run onto the field, causing umpire Jim Honochick to declare a forfeit in favor of the Yankees
1951
On September 30, 1951, Jackie Robinson of the Brooklyn Dodgers makes a game-saving catch and hits a game-winning home run to clinch a tie for the National League pennant. Brooklyn’s 3-2 win in 14 innings sets up a three-game play-off series against the New York Giants
1945
On September 30, 1945, Hank Greenberg hits a dramatic ninth inning grand slam home run to give the Detroit Tigers a 4-3 win over the St. Louis Browns. Just back from duty in World War II, Greenberg hits the home run that clinches the American League pennant for the Tigers
1934
On September 30, 1934, Babe Ruth makes his final appearance as a New York Yankee. Ruth goes 0-for-4 with a walk in a 5-3 loss to the Washington Senators, then leaves the field in tears.
1927
On September 30, 1927, Babe Ruth of the New York Yankees sets a major league record by hitting his 60th home run of the season. Ruth victimizes Tom Zachary of the Washington Senators to break his own record of 59 home runs in 1921

Latinos brillaron en las Grandes Ligas

La temporada de Grandes Ligas terminó y los peloteros latinos se coronaron en diferentes categorías.

El más destacado pero poco comentado es el venezolano José Altuve, que con los Astros de Houston, se coronó como campeón de bateo de las Mayores con un promedio de .341. Pero el intermedista no fue el único que se destacó con en la caja de bateo.

Detrás de él se colocó su paisano de los Tigres de Detroit, Víctor Martínez, con un porcentaje de .335. Su equipo espera que continúe con su madero encendido en la serie divisional ante los Orioles de Baltimore que arranca el 2 de octubre.

Pero la gran campaña del “Súper Ratón” Altuve también lo hizo destacar en robos de base, departamento en el que finalizó la temporada en segunda posición.

Con sus 56 atracos, el “chamo” (chamaco) sólo fue superado por la velocidad en los senderos del veloz Dee Gordon que, con el Dodgers de Los Ángeles, quien se estafó 64 almohadillas.

En Baltimore, la ganga del año fue Nelson Cruz, quien firmó por $8 millones de dólares luego de que nadie lo quisiera firmar tras su suspensión por estar vinculado con la clínica Bioénesis la temporada pasada.

Cruz, patrullero izquierdo de los O’s, conectó 40 jonrones y fue líder absoluto de los cañoneros en las Mayores, categoría meramente latina en sus primeras tres plazas. Superó al toletero de origen boricua de los Marlins de Miami, Giancarlo Stanton (37), y al novato cubano de los Medias Blancas de Chicago José Daniel Abreu (36).

En el reino de las remolcadas, el rey este año fue el mexicano Adrián González queempujó a 116 de sus compañeros de equipo Dodgers. El “Titán” superó al nuevo niño bonito de la pelota Mike Trout (111), al cañonero venezolano Miguel Cabrera (109),Nelson Cruz (108) y José Daniel Abreu (107).

También los lanzadores latinos figuraron. Félix Hernández fue segundo en efectividad en las Grandes Ligaas con 2.14 de ERA. Clayton Kershaw fue primero con un impresionante 1.77.

El llamado “Rey Félix”, candidato al premio Cy Young, también brilló en cuanto a ponches propinados. Fue cuarto en este renglón con 248 abanicados.

En la cuarta posición de carreras limpias permitidas se ubicó el dominicano Johnny Cuetode los Rojos de Cincinnati con 2.25, que al mismo tiempo logró 20 triunfos en la temporada y se quedó a una victoria del líder Kershaw que terminó con 21.

El rescatista líder de la temporada fue el quisqueyano Fernando Rodney, quien disparó 48 flechas tras cada uno de sus juegos salvados y se quedó a dos de su meta. De cualquier manera, cerró con broche de oro la actuación de los peloteros latinos en el mejor beisbol del mundo.

Marineros tuvieron éxito en 2014 pese a eliminación

SEATTLE — Las palabras de Lloyd McClendon luego de concluir su primera temporada como manager en Seattle dejaron en claro que, en el futuro, no será ya una meta aceptable para los Marineros el sólo pelear por un boleto en la playoffs.

Tras una campaña sorpresiva en la que Seattle siguió teniendo aspiraciones de postemporada hasta el juego número 162, McClendon consideró urgente que termine la segunda ausencia más larga por parte de un equipo de las mayores en los playoffs.

“Les dije (a los jugadores) que ellos no son ya la presa. Ahora son los cazadores, y con ello tienen una responsabilidad ante mí, ante la organización, ante sus compañeros y ante las actividades que realicen en este receso entre temporadas, que es muy importante”, relató McClendon. “Ése fue el mensaje que les di”.

Seattle finalizó con una foja de 87-75. Se quedó cerca de obligar a un juego de desempate ante Oakland, pero los Atléticos se impusieron en Texas en el último día de la campaña.

Fue el mejor registro de los Marineros desde 2007, cuando sumó 88 triunfos. Seattle no daba una auténtica pelea por un boleto de postemporada en los últimos días de la campaña desde 2003, cuando 93 triunfos no bastaron.

Aunque el dominicano Robinson Canó y el venezolano Félix Hernández fueron los astros que ayudaron a conseguir muchas victorias, el mayor logro en esta campaña fue que el béisbol siguiera teniendo relevancia en Seattle durante septiembre. En una ciudad donde juegan los campeones vigentes del Super Bowl, los fanáticos dedicaron inusitadamente la misma atención a los Marineros y a los Seahawks en este mes.

Después de más de una década en que los últimos días de la temporada regular se dedicaban a planificar el año siguiente, los Marineros hicieron que sus seguidores se ilusionaran con los playoffs.

“Fue una gran experiencia”, consideró Canó. “Desde el comienzo y hasta el final peleamos. Mucha gente dudaba que estaríamos aquí. Es triste que tengamos que marcharnos a casa”.

Al final, Seattle no pudo sobreponerse a sus deficiencias, principalmente de bateo.

Canó ostentó un promedio de .314 en su primera campaña con Seattle y también el antesalista Kyle Seager respondió con el madero. Con esas excepciones, no hubo productividad constante en el orden de los Marineros.

Logan Morrison y Michael Saunders tuvieron problemas de lesiones. Morrison cerró sin embargo con un buen desempeño en septiembre.

Dustin Ackley se metió en un bache durante junio y apenas consiguió elevar su promedio a .245 al final. Austin Jackson tenía la misión de dar estabilidad como primer bate tras su adquisición en un canje, pero se ubicó en .229 con apenas seis extrabases después de llegar a Seattle.

Los Marineros dieron pelea en buena medida por su pitcheo. Hernández es favorito para conseguir su segundo Cy Young, y no habrá cumplido 29 años cuando se inaugure la temporada de 2015.

Seattle tiene una opción para traer de vuelta a Hisashi Iwakuma, quien ganó 15 encuentros pese a desinflarse en septiembre. Es promisorio el crecimiento de jóvenes como James Paxton, Roenis Elías y Taijuan Walker.

Tim Booth / Associated Press

Defensa de Molina es factor esencial para San Luis

SAN LUIS — Yadier Molina volvió a jugar a fines de agosto, recuperado del desgarro de un ligamento del pulgar derecho y el receptor puertorriqueño acabó convirtiéndose en el pelotero clave para que los Cardenales de San Luis intenten alcanzar la serie de campeonato de la Liga Nacional por cuarto año seguido.

“Se pasa mal estar sentado dos meses y ver al equipo salir a jugar sin mí, pero al mismo tiempo, estaba confiado que iba a regresar y lo logré”, dijo Molina el domingo, luego que los Cardenales repitieron como campeones de la división Central de la Liga Nacional. “Ahora, fíjense donde estamos. Es una bonita sensación”.

El aporte del bate de Molina no ha sido un factor vital en su regreso. Al terminar con promedio de .288, el boricua vio cortada una racha de tres campañas seguidas por encima del porcentaje de .300 y no sacude un jonrón desde junio.

Remolcó ocho carreras, con cinco dobles y un mediocre porcentaje de embasado de .292 en sus últimos 27 juegos, pero detrás del plato ha vuelto ser supremo. Dee Gordon, el veloz segunda base de los Dodgers, tendrá que tener mucho cuidado con el brazo de Molina en la serie de primera ronda de la Liga Nacional que arranca el viernes en Los Ángeles.

“Me fascina verlo detrás del plato, esas pequeñas cosas que hace todo el tiempo”, comentó el mánager Mike Matheny. “Tiene una magnífica capacidad de llevar el ritmo del juego”.

Cuando Albert Pujols se fue como agente libre, luego que los Cardenales ganaron la Serie Mundial en 2011, Molina se convirtió en el eje del equipo. Quedó tercero en la votación al Jugador Más Valioso de la Nacional el año pasado y figuró cuarto en 2012.

De los diez equipos en la postemporada, los Cardenales fueron los que menos carreras anotaron en la campaña, así que las habilidades de Molina detrás del plato son ahora más esenciales que nunca. Molina tiene una colección de seis Guantes de Oro, todos ganados de manera consecutiva, y ha sido fundamental en el surgimiento de los jóvenes abridores Lance Lynn y Shelby Miller.

Lynn aprendió a no desplomarse tras una mala jugada defensiva o si un umpire es demasiado exigente con la zona de strike.

Miller se tiene más confianza con su repertorio secundario de lanzamientos.

El cerrador Trevor Rosenthal también se ha beneficiado, sintiéndose con la seguridad para emplear pitcheos con cambio de velocidad que le permiten neutralizar a los bateadores que puede tenerle le medida tomada a su formidable recta,

Mientras Molina se recuperaba de la cirugía por la lesión que sufrió al arrastrar su mano en la tierra al deslizarse, Tony Cruz y A.J. Pierzynski se combinaron para sacar a sólo seis de los 30 corredores que se fueron en robo.

En 107 juegos este año, apenas 44 se atrevieron poner a prueba el cañón de Molina y tan solo 21 lograron quedar a salvo.

Gordon lideró las mayores con 64 robos, pero en siete juegos ante los Cardenales fue sacado out en uno de sus dos intentos.

“Es uno de los peloteros más recios que he visto en las mayores”, afirmó el gerente de los Cardenales John Mozeliak.

Molina debutó hace una década. Matheny, ganador de cuatro Guantes de Oro como receptor, recuerda el día que los Cardenales estaban de gira en Pittsburgh y quedó descartado por una dolencia del oblicuo. Molina, si bien era inofensivo con el bate, ya era un extraordinario cátcher defensivo. Es el más joven de un trío de hermanos que llegó a las mayores, dejando atrás los logros de Bengie y José.

“Creo que todo el mundo lo sabía. Yo me percaté temprano (de su calidad)”, dijo Matheny. “Tenía toda la justificación sobre los demás para salir a jugar y actuar que ya sabía más que los demás, porque esa era la realidad”.

Lo que el manager no estaba seguro era si Molina sería un bateador de primera categoría, usualmente como el quinto bate en el orden ofensivo.

“No podría decir que eso sería así”, resaltó Matheny. “Pensaba que iba a ser un mejor bateador que yo, y un mejor bateador que la mayoría de los receptores habituales”.

R.B. Fallstrom / Associated Press

Orioles pretenden picar adelante en casa vs. Tigres

BALTIMORE — Los Orioles por fin saben cuál será su oponente para la Serie Divisional de la Liga Americana, unos Tigres con los que tuvieron marca de 1-5 en la serie particular esta temporada. Ahora, ¿qué harán los Orioles, quienes ganaron fácilmente el Este de la Liga Americana, para que esta serie tenga un resultado diferente?

A continuación los tres elementos para que Baltimore tenga éxito.

1. Atacar al bullpen
No es un secreto que el talón de Aquiles de Detroit es su grupo de relevistas, un hecho que ha sobresalido en las últimas postemporadas y que se proyecta como un factor en octubre. El bullpen de los felinos tuvo 4.07 de efectividad en 24 1/3 episodios en los playoffs del 2013, 3.90 en 32 1/3 capítulos en el 2012 y 8.01 en 39 1/3 innings en el 2011.

Aunque los Tigres tienen una excelente rotación, los encargados de las últimas entradas no están a la altura del brillante trío de los Orioles, Andrew Miller, Darren O’Day y el cerrador Zach Britton. Si la ofensiva de Baltimore logra enfrentar al bullpen de Detroit en un juego reñido, tendrá una buena oportunidad contra un grupo de relevistas que tiene promedio de carreras limpias de 4.28 de la séptima entrada en adelante este año.

2. Aprovechar la ventaja de local
Tras asegurar el título de la División Este de la Liga Americana hace unas semanas, el dirigente Buck Showalter pudo darles descanso a los titulares. Jugadores como Nick Markakis y Steve Pearce tuvieron la oportunidad de recuperarse de persistentes lesiones, los abridores tuvieron días adicionales de descanso y los relevistas tuvieron un menor volumen de trabajo. Los Orioles se tomaron un día libre y después tendrán dos días de ligeros entrenamientos antes de recibir a los Tigres el jueves.

En cambio, Detroit tendrá que disputar los Juegos 1, 2 y 5 (de ser necesario) en la ruta y tuvieron que ganar el último partido de la temporada regular para evitar jugar un partido de desempate contra los Reales. Si los Orioles aprovechan la ventaja de local, solamente tendrán que ganar un partido en Detroit, donde perdieron dos de tres compromisos en el 2014.

3. Pitcheo, pitcheo y más pitcheo
No se trata del tema del bullpen. Los abridores de los Orioles tienen la difícil tarea de medirse a una rotación que incluye a tres ganadores del Cy Young de la Liga Americana con Max Scherzer, Justin Verlander y David Price. Según el dicho, el pitcheo gana campeonatos, y muchos piensan que Detroit cuenta con el trío más letal en esta postemporada.

La rotación de Baltimore, tras darle vuelta a su campaña desde el 1ro de junio, tendrá que controlar a una alineación que incluye a los venezolanos Miguel Cabrera y Víctor Martínez para evitar caer en una desventaja que le pondría presión a los bates de los Orioles. Baltimore tiene una potente alineación que encabezó la Gran Carpa en cuadrangulares esta campaña y que es muy capaz de tomar una ventaja tempranera. El abridor por los Orioles en el Juego 1, Chris Tillman, junto al resto de sus compañeros en la rotación tendrá el reto de colgar ceros.

A continuación, el calendario de la Serie Divisional entre los Orioles y Tigres (hora de los partidos aún por definirse):

Juego 1: 2 de octubre 5:30 ó 6 p.m. ET en Baltimore
Juego 2: 3 de octubre 12 del mediodía o 3 p.m. ET en Baltimore
Juego 3: 5 de octubre 3:45 p.m. ET en Detroit
Juego 4: 6 de octubre en Detroit (de ser necesario)
Juego 5: 8 de octubre en Baltimore (de ser necesario)

 Brittany Ghiroli / MLB.com

¿Será el año en que Kershaw, Trout se lleven el JMV?

NUEVA YORK — Clayton Kershawtrabaja cada cinco jornadas, mientras que un pelotero de posición sale a jugar todos los días. Los lanzadores, además, ya tienen su propio premio, el Cy Young.

Son viejos argumentos que hacen que un serpentinero rara vez sea considerado para el premio al Jugador Más Valioso de cada liga.

Le pese a quien le pese, no obstante, el zurdo de los Dodgers es un candidato en toda regla para completar el doblete como el Cy Young y Más Valioso de la Liga Nacional.

“Es el mejor”, afirmó Bruce Bochy, el mánager de San Francisco. “No sé si puede existir un `MVP’ tan meritorio. Olvídense del Cy Young. Fíjense en los números que tiene, son de locos”.

Estos son los números a los que se refiere Bochy sobre Kershaw, ganador del Cy Young en 2011 y 2013. Y hay que recordar que se perdió casi todo el primer mes de la temporada por una dolencia en la espalda.

• Primer lanzador en la historia que lidera ambas ligas en promedio de carreras limpias permitidas por cuatro años consecutivos, con 1.77.

• Esa efectividad es la más baja en la Liga Nacional desde 1995. Nadie le supera en victorias (21), juegos completos (6) y corredores embasados por inning o WHIP (0.86).

• Los Dodgers ganaron en 20 de sus últimas 21 aperturas.

“Si alguien propone a otro, es un idiota”, sostuvo el primera base de los Dodgers Adrián González.

El último lanzador que logró acaparar ambos premios fue Justin Verlander, con Detroit en 2011. Y habría que remontarse a 1968 para el último doblete en la Nacional, conseguido por Bob Gibson de los Cardenales.

Para quienes argumentan que un lanzador abridor como Kershaw la tiene fácil con su carga de trabajo, se debe señalar que este año enfrentó a 749 bateadores. El bateador con más turnos esta campaña fue Ian Kinsler de los Tigres con 684.

Y es así que Kershaw debe ganar su tercer Cy Young en cuatro años, escoltado por el dominicanoJohnny Cueto (Rojos) y Adam Wainwright, ambos con fojas de 20-9 en la campaña.

Como es posible que los votantes prefieran a un bateador por el JMV, entonces los nombres deAndrew McCutchen (Piratas) y Giancarlo Stanton (Marlins) son los primeros que suenan.

Pese a que una lesión en las costillas provocó que se perdiera un par de semanas en agosto, el jardinero central McCutchen lideró la Nacional en embasado (.410) y OPS (.952) y la etiqueta de ser considerado uno de los jugadores más completos del béisbol apuntalan su candidatura para repetir con el premio.

Un pelotazo en la cara puso fin a la temporada de Stanton, un jardinero derecho, el 11 de septiembre. Sin sus servicios, Miami perdió 11 de sus últimos 17 juegos.

Stanton acabó al frente del Viejo Circuito en jonrones (37) y slugging (.555), además de figurar segundo en impulsadas (105) y apenas dos puntos porcentuales detrás de McCutchen en OPS.

Pittsburgh avanzó a la postemporada como comodín por segundo año seguido, mientras que los Marlins quedaron fuera.

Aunque no se indique explícitamente en los criterios de la votación de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica, el que el equipo del candidato se clasificó a los playoff es un factor fundamental para el JMV.

En la Liga Americana, la potencia de Miguel Cabrera eclipsó en los últimos dos años la versatilidad de Mike Trout. Cabrera y sus Tigres llevan cuatro campañas seguidas como campeones de división, en tanto que Trout y sus Angelinos ya estaban de vacaciones en octubre.

Panorama diferente para Trout en esta ocasión: los Angelinos lograron la mejor marca de las mayores con sus 98 victorias.

Menguado por dolencias físicas, los números de poder del venezolano Cabrera declinaron, su OPS bajó de 1.078 a .895 y la zafra de jonrones declinó de 44 a 25. Cabrera fue superado por un compatriota en su propio equipo, ya que Víctor Martínez lideró la liga en OPS (.974) y quedó segundo en promedio de bateo (.335).

Martínez, sin embargo, se desempeña como bateador designado. Y Trout es el claro favorito, avalado por encabezar su circuito en carreras impulsadas (111) y anotadas (115), además de quedar tercero en jonrones, slugging y OPS. Lo único negativo es que su cuenta de ponches se ha disparado, de 136 a 184, al igual que la cantidad de boletos, de 110 a 83.

El venezolano Félix Hernández (Marineros) parecía encaminado a conseguir su segundo Cy Young de la Americana. Pero el ganador de 2010 flaqueó en el último mes y Corey Kluber (Indios) puso reñida la contienda con un notable septiembre.

El “Rey Félix” quedó primero en efectividad (2.14) y WHIP (0.92) y fue segundo en innings (236). Pero Kluber marcó el paso en victorias (18) y terminó segundo en ponches (269), dos detrás deDavid Price.

Donde Hernández marca una buena diferencia es con sus aperturas en las que lanzó al menos siete innings permitiendo dos o menos carreras limpias. Fue el mejor de las mayores con 23 de ese tipo, mientras que Kluber acumuló 19.

En otros premios:

• Novato del Año, Americana: El desertor cubano José Abreu (Medias Blancas) no tiene competencia tras una campaña con 36 jonrones, por más que no sea el típico novato.

• Novato del Año, Nacional: Jacob de Grom (Mets) con su efectividad de 2.63 y 114 ponches en 140 innings y un tercio por encima del veloz jardinero Billy Hamilton (Rojos).

• Mánager del Año, Americana. Buck Showalter, cuyos Orioles arrasaron en la división Este, pese a perder a tres pilares, Manny Machado, Chris Davis y Matt Wieters. Sería la tercera vez que Showalter gane el premio, después de hacerlo con los Yanquis en 1994 y con Texas (2004).

• Mánager del Año, Nacional. Bochy dirige a un equipo de San Francisco con varias limitaciones, que perdió por lesión al Matt Cain y luego debió sacar de la rotación a Tim Lincecum por su irregular desempeño. Pese a ello, los Gigantes le dieron a pelea a los Dodgers hasta la última semana.

 Eric Núñez / Associated Press

Abreu disfrutó de su último momento en Grandes Ligas

NUEVA YORK — Fue un momento que le puso punto final a una carrera de 18 años y 2,425 encuentros.

Con un sencillo en el quinto episodio del último juego de la temporada entre los Mets y los Astros, el jardinero venezolano de Nueva York, Bobby Abreu, conectó su imparable número 2,470 y el último en las Grandes Ligas. Agradeció la ovación de los espectadores y recibió la bola de su hit antes de ser reemplazado por un corredor emergente para ponerle final a una carrera de casi dos décadas en la Gran Carpa.

“Bastante especial”, declaró Abreu con lágrimas. “Era la manera en que quería terminar — en el terreno. Muchas gracias a todos los aficionados por la ovación y a mis compañeros que fueron parte de eso. Fue bonito. No creo que pudo haber sido mejor”.

Fue un día emotivo y un momento emotivo para Abreu, y aunque dice que está listo para dejar de ser pelotero — lo contempló por gran parte de la campaña — se sentó en su casillero por casi media hora después del juego, todavía vistiendo todo su uniforme. Luego volvió a tocar el tema de ser un coach en algún momento en el futuro.

“Fue maravilloso vestir el uniforme por última ocasión”, manifestó Abreu. “Cuando me lo quite, no lo volveré a vestir — como jugador. Solamente disfruto del momento”.

Abreu se retira con un promedio de por vida de .291, 288 jonrones, 1,363 impulsadas y OPS de .870.

Tim Healey / MLB.com 

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 10,310 other followers

%d bloggers like this: