Resultados del Bèisbol Venezolano 31/10/2014

Caribes 6 – Leones 2

CARACAS, Venezuela — Apoyados en la ofensiva de Niuman Romero y Oscar Salazar, a la par que en el sólido pitcheo de Jack Snodgrass, los Caribes de Anzoátegui extendieron a diez su cadena de triunfos, al vencer 6-2 a los Leones del Caracas, en la jornada del jueves del béisbol profesional venezolano.

Tanto Romero como Salazar impulsaron dos carreras cada uno. Salazar las produjo con sencillo en la primera entrada, mientras que Romero lo hizo con doble en el segundo episodio.

La actuación ofensiva de Romero y Salazar en las dos primeras entradas le dio el soporte suficiente a Snodgrass (2-0), quien dominó a los Leones en su labor de cinco entradas y un tercio, en las que aceptó dos hits y dos carreras, ponchó a dos y dio tres boletos. Fue el ganador del juego.

La derrota fue para Albert Suárez (1-1).

Las únicas dos carreras de los Leones fueron producto de un jonrón (1) de Luis Rodríguez. Por los Caribes la botó Balbino Fuenmayor (4).

Magallanes 1 – Cardenales 0

En Valencia, Bobby Blevins trabajó seis entradas y dos tercios en las que no aceptó carreras y con su labor lideró a los Navegantes del Magallanes a una victoria por 1-0 sobre los Cardenales de Lara.

En su labor, Blevins (1-1) aceptó solo tres hits, dio una base por bolas y ponchó a tres. Fue el ganador el encuentro. La derrota fue para César Jiménez (0-2) y el salvado correspondió a Hassan Pena (4).

La única carrera de los Navegantes fue producida por Adonis García, quien conectó un sencillo al jardín izquierdo en la tercera entrada para remolcar a Ronny Cedeño desde la tercera base.

Zulia 6 – Aragua 0

En Maracay, las Águilas del Zulia blanquearon 6-0 a los Tigres de Aragua, en un trabajo combinado de cuatro lanzadores, que apenas permitieron cinco hits.

Jeremy Kehrt abrió el camino para el blanqueo de las Águilas, al pitchear cuatro innings y un tercio, en los que aceptó cuatro hits y dio dos boletos. Al no completar los cinco episodios necesarios la victoria fue para Elvis Araujo (1-0), en una entrada y dos tercios de forma perfecta.

José Pirela, Giovanny Urshela y Mark Minicozzi dieron dos incogibles y remolcaron dos carreras cada uno.

La derrota fue para Chris Smith (1-1).

Bravos 6 – Tiburones 5

En Porlamar, un infield hit de Junior Sosa, con las bases llenas, en la entrada 12, remolcó la carrera que le dio el triunfo 6-5 a los Bravos de Margarita sobre los Tiburones de La Guaira.

Sosa bateó de 2-2, con una carrera impulsada. La victoria fue para el relevista, Matt Nevarez (2-0) y la derrota para Rafael Cova (0-2).

Tras estos resultados, Caribes (16-2) comanda la clasificación seguido por Águilas (13-4), Tigres (9-6), Leones (9-10), Navegantes (7-9), Tiburones (6-12), Bravos (6-13) y Cardenales (4-14).

El viernes se enfrentarán Águilas-Leones, en Caracas; Caribes-Navegantes, en Valencia; Tiburones-Bravos, en Porlamar; y Tigres-Cardenales, en Barquisimeto.

Mantener su núcleo exitoso es la meta de Gigantes

 

 

 

SAN FRANCISCO – Ganar tres títulos en cinco años es algo de por sí extraordinario, pero los Gigantes de San Francisco saben que necesitan mantener unido su núcleo de peloteros para brindarle a su exigente fanaticada un equipo competitivo año, tras año, tras año.

No les fue muy bien en la tarea de disfrutar temporadas satisfactorias seguidas en 2011 ni 2013, las campañas en las que se vinieron a menos luego de ganar la Serie Mundial en años previos. El reto es volver a los playoffs en 2015 y tienen la base para lograr ese cometido.

“Hemos mantenido nuestro núcleo de peloteros”, proclamó el dirigente de los Gigantes, Bruce Bochy. “Sufrimos algunas lesiones, pero [el puertorriqueño Ángel] Pagán y [Matt] Cain van a retornar. Tenemos unos cuantos buenos jóvenes, como [Madison] Bumgarner y Joe Panik.

“Lo que más me gusta de lo que tenemos en San Francisco es nuestra continuidad, eso nos permite competir cada año”, filosofó el manager de los Gigantes, que ya puede codearse con los grandes de la historia al ganar su tercer anillo como campeón absoluto.

San Francisco tiene bajo control por unos cuantos años a varios de sus peloteros clave, algunos de los cuales jugaron un papel determinante en las tres coronas alcanzadas de 2010 a 2014, como el receptor Buster Posey, el jardinero derecho Hunter Pence -baluarte en las dos conquistas recientes-, el paracorto Brandon Crawford y Bumgarner.

Algunos peloteros noveles ya han venido estableciéndose como piezas importantísimas con miras al porvenir, como son los casos de Panik y el receptor suplente Andrew Susac, entre otros.

“No sé a dónde estaríamos de no ser por estos muchachos”, indicó Bochy, cuyo equipo ha descubierto en Panik a un pelotero que pudiera encumbrarse como titular por muchos años.

La gran pregunta es si pudieran retener a uno de sus principales pilares, como lo es el tercera base venezolano Pablo Sandoval, tricampeón que es elegible para la libre agencia tan pronto se abra el mercado respectivo.

Sandoval, el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de 2012 y cuyo promedio de .426 es uno de los tres más grandes entre los peloteros que han consumido por lo menos 40 turnos en finalísimas beisboleras, ya aparece en rumores de que otros equipos con amplio poder adquisitivo, como los Dodgers de Los Angeles y los Medias Rojas de Boston, pudieran estar bien interesados en sus servicios.

“Sí tenemos unos cuantos agentes libres y no sé lo que va a pasar allí”, reconoció Bochy, que en varias veces durante la temporada dejó entrever que le gustaría que Sandoval prosiguiera su carrera con los Gigantes. “Los vi todos, espero ver los próximos 100″, acentuó Bochy, con respecto a los jonrones del “Panda” venezolano cuando llegó a su primer centenar en las Ligas Mayores.

Dos de esos agentes libres son lanzadores que han contribuido en grado sumo al éxito de la novena, como lo son el veterano abridor Ryan Vogelsong y el relevista Sergio Romo, que salvó tres de las cuatro victorias de los Gigantes en la barrida en 2012 sobre los Tigres de Detroit.

En contraste, el cerrador dominicano Santiago Casilla estará bajo contrato hasta fines de 2015 y le espera quizás una jugosa recompensa al venezolano Yusmeiro Petit, que es elegible para el arbitraje y es muy factible que lo firmen por más de una temporada como recompensa a su gran faena en 2014, especialmente en los playoffs.

Muchos equipos tienen agudos problemas con su rotación, pero ese no será el caso de los Gigantes gracias a los retornos de Bumgarner, Cain y Tim Hudson para los primeros tres puestos de la misma.

Tim Lincecum, autor de un partido sin hits ni carreras en una temporada de altibajos, va a retornar para su segundo año de un contrato por dos contiendas y Jake Peavy tiene su propia opción para 2015, pero lo que dice es un claro indicativo es que desea quedarse con San Francisco.

“Lo que han hecho los Gigantes habla a las claras del esfuerzo que realizan por mantener un equipo competitivo”, declaró el derecho que tiene anillos de campeón consecutivos con los Medias Rojas de Boston y la novena de San Francisco. “Ciertamente han encontrado una fórmula que funciona”.

Ese sentimiento de unidad no es exclusivo de las estrellas de renombre de los Gigantes. Así lo piensa todo el plantel de la divisa, desde las figuras hasta los suplentes del elenco.

“Aquí tenemos como una familia muy unida”, contestó a LasMayores.com el versátil dominicano Joaquín Arias. “Todos nos apoyamos los unos a los otros y, más especialmente, nunca nos damos por vencidos”.

La palabra dinastía es la que surge sobre el tapete para definir todo lo que ha logrado la franquicia de San Francisco porque ganar tres títulos en cinco años ya es una gran proeza difícil de ser emulada.

“Como son las cosas en estos días, tenemos lo más cerca a lo que debe ser conceptuada como una dinastía”, analizó Posey, uno de los que se mantendrá firme con la novena de naranja y negro en pos de otro campeonato.

Lo contundente del caso es que los Gigantes viven el mejor momento de su etapa en San Francisco, cuentan con una de las rachas de asistencia -350 juegos seguidos agotando el papel- más impresionante de la historia y ganan los títulos por racimos en una era en la que otras novenas ni sueñan con acudir a la Serie Mundial.

 

Manolo Hernández Douen / LasMayores.com 

Sandoval entraría al mercado en un momento ideal

 

 

 

KANSAS CITY — Si fue el último juego de Pablo Sandoval con los Gigantes de Francisco, tuvo un final de película.

Cuando Salvador Pérez bateó un elevado de foul por tercera base, cerca de la cueva de los Gigantes, el “Panda” Sandoval fue el encargado de atrapar la bola que decretó el tercer campeonato de los Gigantes en cinco años.

Al tenerla en su guante, el antesalista venezolano se tiró de espaldas sobre la gramilla, sí como un oso panda jugando con bambú. Sus compañeros que salían de la caseta tuvieron que levantarlo para llevárselo a la zona del montículo para la celebración en conjunto tras consumar la victoria 3-2 sobre los Reales de Kansas City en el séptimo juego de la Serie Mundial.

Y a la vista estaba un trío de fanáticos que vinieron a Kansas City para celebrar con sus máscaras gigantes de pandas, por el sobrenombre que se le conoce al venezolano.

“Amo a este equipo”, dijo Sandoval. “También a la afición. Pero ahora solo quiero celebrar, es un momento para celebrar”.

Madison Bumgarner acabó como el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial, al echarse al hombro a los Gigantes con su soberbio desempeño en el montículo al ganar dos partidos, rescatar otro y firmar un promedio de efectividad de 0.43.

Pero Sandoval redondeó otra postemporada de ensueño, a la par de la que tuvo hace dos años al conseguir el galardón al Más Valioso del Clásico de Otoño que barrieron a Detroit en cuatro juegos, marcada por los tres jonrones que disparó en el primer duelo.

Terminó con un total de 26 hits, la mayor cantidad registrada para una sola postemporada en la historia, confirmándose como uno de los bateadores más productivos en el mes de octubre.

Agigantó su leyenda con un enorme desempeño en el séptimo juego, algo que se reflejó al anotar en el cuarto inning la carrera que a la postre fue la decisiva. Abrió el episodio con un sencillo al cuadro, avanzó a segunda con un hit de Hunter Pence y luego pasó de la intermedia a la tercera en un elevado de Brandon Belt al bosque izquierdo. Su pisa y corre fue una jugada de puro tesón, venciendo el tiro del jardinero Alex Gordon al deslizarse de cabeza en tercera. Anotó tras un hit deMichael Morse por el derecho.

Sandoval acabó la noche de 3-3, con dos anotadas, además de una impecable defensa en la antesala.

“Los grandes peloteros responden en los momentos importantes”, dijo el mánager de los Gigantes Bruce Bochy.

Y ahora se abre el compás sobre lo que será su futuro con los Gigantes.

Luego que no logró un acuerdo con el club al inicio de la campaña, Sandoval se declarará agente libre en los próximos días. El bateador ambidiestro entra al mercado en un momento ideal, con 28 años.

Se da por descontado que San Francisco le ofrecerá la oferta calificada por un año, la que Sandoval rechazará.

“Adoramos a Pablo, ya veremos qué sucederá”, indicó Brian Sabean, el gerente de los Gigantes, en medio del baño de champaña en el camerino del equipo visitante en el Kauffman Stadium. “Está primero en nuestra lista de tareas”.

“Haremos lo mejor que se pueda”, señaló Larry Baer, el director ejecutivo del club. “Y hasta ahora, lo mejor que hemos hecho ha sido atar a nuestro peloteros”.

Es lo que han hecho los Gigantes con contratos recientes con Buster Posey, Matt Cain, Tim Lincecum, Hunter Pence, Ángel Pagán, etcétera.

“Sin ninguna duda”, replicó Sandoval a la pregunta sobre si quiere continuar en San Francisco.

¿A cuánto puede aspirar Sandoval en la agencia libre? El contrato que se señala como modelo es el que Pence firmó por cinco años y 90 millones al final de la pasada campaña. Eso da un promedio de 18 millones por año y, gracias a su producción este octubre, la cotización del venezolano se ha disparado de tal modo que pedir 20 millones por temporada tampoco sería descabellado.

Un posible destino serían los Medias Rojas de Boston, que estarían buscando un nuevo ocupante en tercera base tras dos decepcionantes campañas con Will Middlebrooks. El bate zurdo de Sandoval en Fenway Park podría causar muchos estragos.

Sobre Sandoval, la duda constante está con su peso y si puede mantener un rendimiento constante durante la temporada regular. Este año bateó para .279, con 16 jonrones y 73 impulsadas. Pero su OPS ha ido en descenso desde el .909 que acumuló en 2011, al del .739 en 2014.

“No sé qué va a pasar”, dijo Bochy. “Es obvio que adoro a este muchacho. He contado con el desde que debutó y confío que se pueda negociar algo”.

Ya se verá, pero en todo caso Sandoval deja un legado enorme en San Francisco, como el bateador de postemporada más prolífico en la historia de la franquicia y tres anillos de campeón.

“Es una bendición y estoy bien agradecido. Hay muchos peloteros que duraron muchos años o que están en el Salón de la Fama que nunca consiguieron esta oportunidad. Por eso la disfruto al máximo, por eso me gusta tanto. Esto no se olvidará, ojalá podamos conseguir más”.

 Eric Núñez / Associated Press 

Resultados del Bèisbol Venezolano Jueves 30/10/2014

 

 

Caribe 4- Bravos 2

CARACAS, Venezuela – Con sendos jonrones de José Castillo y Oscar Salazar, los Caribes de Anzoátegui lograron su novena victoria consecutiva al vencer 4-2 a los Bravos de Margarita, en la jornada del miércoles del béisbol profesional venezolano.

En la parte alta del tercer inning, Castillo conectó su primer cuadrangular de la temporada y con su batazo impulsó tres carreras para darle la vuelta al marcador 3-2. Salazar le siguió con un vuelacercas solitario en la sexta entrada.

Castillo finalizó el encuentro de 4-1, con jonrón, carrera anotada y tres fletadas. Mientras que Salazar lo hizo de 4-2, con cuadrangular, una registrada y otra impulsada.

La victoria fue para el abridor Mark Serrano (1-1), quien lanzó cinco entradas en las que aceptó cinco hits y dos carreras sucias, dio dos boletos y ponchó a un hombre. La derrota fue para Casey Lawrence (0-2) y el salvado para Cody Hall (7).

El juego se disputó en Porlamar.

Navegantes 4 – Zulia 3

En Valencia, los Navegantes del Magallanes se impusieron 4-3 a las Águilas del Zulia con el oportuno bateo de Jake Opitz, quien conectó un sencillo impulsador en la octava entrada para poner la diferencia en el marcador.

Junto a Opitz, quien bateó de 5-2, con doble, impulsada y anotada, destacaron Adonis García y Lew Ford, quienes consiguieron dos indiscutibles e impulsaron una carrera cada uno. Ford conectó jonrón (1) en la segunda entrada.

La victoria fue para el relevista Yoel Hernández (1-0) y la derrota fue para Tim Dillard (2-1). El juego salvado correspondió a Hassan Pena (3).

 

Leones 8 – La Guaira 2

En Caracas, los Leones del Caracas vencieron 8-2 a los Tiburones de La Guaira con una efectiva labor del abridor Víctor Sánchez y la producción ofensiva de Josh Whitesell, Daniel Mayora y Carlos Pérez.

Sánchez (1-0) lanzó cinco innings en blanco en los que aceptó cuatro hits, ponchó a dos y dio una base por bolas. Fue el ganador. Por su parte, Whitesell dio un doble e impulsó tres anotaciones, Mayora ligó un triple y fletó dos, y Pérez disparó un tubey y remolcó tres.

La derrota fue para Edgmer Escalona (1-1).

 

Cardenales 5 – Aragua 2

En Maracay, los Cardenales de Lara derrotaron 5-2 a los Tigres de Aragua guiados por la labor de seis entradas de su abridor Néstor Molina, quien no aceptó carrera y ponchó a cinco bateadores.

Molina (1-1) fue el ganador. El pitcher derrotado fue Manny Correa (2-1). Salvó Luis Vizcaíno (1).

Tras estos resultados, Caribes (15-2) comanda la clasificación seguido por Águilas (12-4), Tigres (9-5), Leones (9-9), Navegantes (6-9), Tiburones (6-11), Bravos (5-13) y Cardenales (4-13).

El jueves se enfrentarán Águilas-Tigres, en Maracay; Cardenales-Navegantes, en Valencia; Caribes-Leones, en Caracas; y Tiburones-Bravos, en Porlamar.

Pablo Sandoval fue el héroe latino en Serie Mundial

El tercera base anotó la carrera que dio el título a los Gigantes de San Francisco por 3-2 sobre los Reales de Kansas City y conseguir el tercer título en tres años

 

 

El tercera base venezolano Pablo Sandoval puso el sabor latinoamericano a la Serie Mundial al cumplir la tarea de anotar la carrera que dio el título a los Gigantes de San Francisco por 3-2 sobre los Reales de Kansas City y conseguir el tercer título en tres años.

A lo largo de la serie del “Clásico de Otoño” Sandoval fue jugador clave para los Gigantes, pero brilló aún más al saber coronar su actuación en el juego final por el título al anotar dos de las tres carreras de la novena de San Francisco, incluida la que marcó la diferencia.

Sandoval pisó la caja registradora del “Kauffman Stadium” en el cuarto episodio para silenciar a los 40.535 asistentes al campo de juego de los Reales.

El venezolano de 28 años de edad, nacido en Puerto Cabello, llegó a timbrar la contadora empujado con batazo sencillo por el jardín derecho que conectó el bateador designado Michael Morse.

Fue la carrera que ayudó a los Gigantes a romper un empate en la pizarra y la que dejaría a los Reales sin posibilidades de remontar la pizarra.

Sandoval ya había timbrado la registradora en el segundo episodio, con volado de sacrificio de Morse.

El venezolano se encargó de abrir el movimiento de la pizarra y de sellar el triunfo.

Sandoval además se fue perfecto con el bate al pegar tres veces en las tres oportunidades que tuvo ante los disparos del bullpen de los Reales.

El antesalista concluyó la serie con .429 de promedio de bateo, el más alto del equipo, que unido al logrado en las dos anteriores en las que también participó, tras 12 juegos, lo dejó en .426.

Los únicos que lo superan en la historia de la Serie Mundial entre todos los que han consumido por lo menos 40 turnos son el dominicano David Ortiz (.455) y Bobby Brown (439).

“Increíble, increíble”, repetía Sandoval al concluir el partido. “Esto significa mucho, es una dinastía bien bonita, se la debemos al gran compañerismo que tenemos. No es hora de pensar en el futuro, sino de celebrar y después descansar”.

Sandoval también fue el que capturó la bola de “foul” que pegó su compatriota el receptor Salvador Pérez y que fue el último “out” del partido con el que también logró tres títulos.

El toletero venezolano podría haber disputado el último partido con los Gigantes al convertirse en agente libre nada más concluir la temporada.

“Esto es demasiado”, declaró Sandoval tras haber completado otro partido memorable por la aportación oportuna que hizo al equipo. “Todo es posible en la vida”.

Gracias a la labor de Sandoval, los Gigantes que hacen historia con tres títulos en cinco años, primero equipo que lo consiguen desde 194-21946 por los Cardenales de San Luis, también fueron los primeros que ganaron un séptimo juego de la Serie Mundial como visitante desde los Piratas de Pittsburgh en 1979.

El título es el octavo de la franquicia de los Gigantes y tercero desde que se mudaron de Nueva York a San Francisco en 1958. Los únicos equipos que han ganado tantas o más Series Mundiales son los Yanquis de Nueva York (27), los Cardenales (11), los Atléticos de Filadelfia-Oakland (9) y los Medias Rojas de Boston (8).

Sandoval también estableció su propia marca individual al pegar un doblete en la parte alta del octavo capítulo que le permitió llegar a los 26 imparables en la fase final del 2014.

Esa lista de imparables incluye los conectados en el partido de comodín frente a los Piratas (2), en la Serie Divisional ante los Nacionales de Washington (4), la Serie de Campeonato contra los Cardenales (8) y por la Serie Mundial ante los Reales.

La marca anterior de 25 indiscutibles en una sola fase final era compartido por Marquis Grissom (1995, Atlanta), Darin Erstad (2002, Anaheim) y David Freese (2011, San Luis).

Su compatriota el guardabosques Gregor Blanco se fue sin hacer contacto con la pelota en cuatro oportunidades con el bate, aunque si fue centro de atención al generar el único susto que sufrió el lanzador Madison Bumgarner en el noveno episodio.

El encuentro estuvo a punto de tener un desenlace dramático, pero en contra de los Gigantes, cuando un batazo conectado por el jardinero Alex Gordon cayó de hit frente a Blanco, que en su esfuerzo por capturar la bola no pudo retener un mal bote y la bola fue a dar casi hasta la pared, donde acudió al rescate el guardabosque izquierdo dominicano Juan Carlos Pérez.

“Solamente quería que la Serie Mundial fuera un poco más emocionante”, bromeó Blanco. “Traté de fildear ese batazo, pero me hizo un ‘bound’ bien difícil. Esta Serie Mundial se la dedico a mi mamá, que está en el cielo”.

Pérez, que también se fue en blanco en tres turnos al bate, la victoria fue el resultado de una temporada de sacrificios, en la que le tocó estar entre las ligas menores y la Gran Carpa.

“Me siento muy bien por este título”, señaló Pérez, que el domingo también recibía el fallecimiento de su amigo y compatriota Oscar Taveras, ocurrido en un trágico accidente de tráfico. “Batallé todo el año, pero todo eso quedó en el pasado. Somos campeones y ahora vamos a ser campeones también (en República Dominicana) con las Águilas Cibaeñas, en homenaje a Oscar”.

Por los Reales el relevo dominicano Kelvin Herrera lanzó dos episodios y dos tercios, permitió tres imparables y retiró a cuatro enemigos por la vía del ponche.

Herrera mantuvo un gran duelo con el zurdo Jeremy Affeldt, de los Gigantes, primer relevista que utilizaron y que cubrió dos entradas, y un tercio sin permitir carreras, el trabajo más largo desde 2012.

En principio, la victoria fue acreditada a Bumgarner, pero el anotador cambió el crédito una hora después de acabado el juego y se la dieron a Affeldt.

El parador en corto venezolano Alcides Escobar tuvo de 3-1, el segunda base Omar Infante pegó 1 de 2, y su compatriota el receptor Pérez estuvo en blanco con 3-0, y aunque no pudieron disfrutar del título si se mostraron orgullosos por la gran temporada que había todo el equipo, que sin Bumgarner en el montículo, la historia hubiese sido muy diferente.

Madison Bumgarner es el JMV de la Serie Mundial

 

 

 

KANSAS CITY, Missouri – Madison Bumgarner estaba calentando esta semana en el Estadio Kauffman, relajándose con sus compañeros de equipo de San Francisco cerca del dugout, cuando Tim Hudson yMichael Morse se acercaron por detrás y despeinaron el largo y desaliñado cabello del lanzador.

Bumgarner giró rápidamente y luchó en broma con sus amigos.

Ellos fueron los únicos que pudieron hacer contacto a Bumgarner en esta Serie Mundial.

“Era inútil”, reconoció el piloto de los Reales Ned Yost.

El zurdo de 25 años coronó una histórica actuación al ser elegido el jugador más valioso de la Serie el miércoles por la noche, luego de lanzar cinco entradas en blanco como relevista del séptimo partido y dominar a los Reales de Kansas City con pizarra de 3-2.

Momentos después de retirar a Salvador Pérez con un elevado de foul con un corredor en tercera para el último out, Bumgarner insistía que no estaba cansado. Media hora después, cambió el casete.

“¿Saben qué? No puedo mentirles más. Estoy fundido”, dijo Bumgarner, quien se apuntó el rescate con su labor.

Después de llevarse la victoria en el primer partido de la serie ante los Reales con una labor impresionante en siete innings, Bumgarner blanqueó al rival en el quinto encuentro. Y cuando los Reales extendieron el Clásico de Otoño a un duelo decisivo, no había duda de que el chico llamado MadBum sería enviado al montículo una vez más.

¿Pero cinco innings? ¿Quién lo habría imaginado?

“Innings, no pensaba en innings ni en conteo de lanzamientos. Sólo pensaba en sacar outs, y seguir sacando outs hasta que ya no pudiera hacerlo y necesitáramos a alguien más”, dijo Bumgarner. “Afortunadamente logramos sacar algunas entradas rápido y pude mantenerme en el juego”.

Bumgarner le sacó más lustre a sus credenciales en la Serie Mundial, dueño de estadísticas superlativas: foja de 5-0, efectividad de 0.25 y tres anillos de campeón. En 36 innings, ha permitido apenas una carrera y 14 hits, con 31 ponches y cinco boletos.

“Es un muchacho muy humilde”, dijo el mánager de los Gigantes Bruce Bochy. “Lo exprimimos al máximo. Lo que ha hecho es histórico, realmente asombroso”.

 Ben Walker / Associated Press

S.F. se corona campeón de la mano de Bumgarner

KANSAS CITY, Missouri – Quizás sean un equipo imperfecto, pero los Gigantes de San Francisco pueden presumir con toda ley que son una auténtica dinastía en el béisbol de Grandes Ligas.

Su tercer campeonato de la Serie Mundial en cinco años es el último aval para el cartel, obtenido el miércoles en la noche gracias a un abridor convertido en relevista, la inspiración de un corpulento tercera base de Venezuela que en octubre brilla como nunca y un mánager que es un ajedrecista manejando sus piezas.

Madison Bumgarner salió del bullpen y lanzó cinco innings de un relevo casi perfecto, Pablo Sandoval anotó un par de carreras y los Gigantes de San Francisco doblegaron 3-2 a los Reales de Kansas City en un vibrante séptimo juego de la Serie Mundial.

Los antecedentes remaban en contra de los Gigantes, con el recordatorio que habían transcurrido más de tres décadas desde la última vez que un equipo –los Piratas de Pittsburgh– se coronó ganando el séptimo juego en estadio ajeno. No sólo rompieron con el patrón, sino que extendieron a ocho su racha de victorias en juegos de postemporada con la soga en el cuello.

En un duelo en el que ambos abridores no duraron nada en el montículo, los mánagers Bruce Bochy y Ned Yost protagonizaron un mano a mano con sus bullpens.

Y Bochy tenía la mejor arma a su disposición, la frialdad de Bumgarner, el espigado zurdo de 25 años que acabó con un rescate en su tercera aparición de este Clásico de Otoño para ser consagrado como el Jugador Más Valioso.

Como signo de exclamación de una de las actuaciones más brillantes en la historia de la postemporada, Bumgarner retiró a 14 bateadores de manera consecutiva con apenas dos días de descanso.

“No me puse a pensar en innings o en cuenta de pitcheos. Sólo pensé en sacar outs hasta que no pudiera sacar más”, dijo Bumgarner.

Sólo se llevó un susto para sacar el último out. El jardinero central Gregor Blanco pifió al tratar de recoger una línea bateada por Alex Gordon. Juan Pérez, de titular en el bosque izquierdo por su defensa, recuperó la pelota en el muro y Gordon quedó anclado en la antesala.

Pero Bumgarner forzó a Salvador Pérez a que elevara de foul al tercera base Pablo Sandoval para el out número 27 de la noche.

“Me hizo un pique extraño. Son cosas que pueden pasarle a cualquiera”, dijo el venezolano Blanco.

En el que quizás fue su último juego con los Gigantes, el Sandoval se fue de 3-3 y anotó dos carreras. El venezolano, que que culminó la serie con promedio de .429 y además, fijó un récord con 26 hits en una misma postemporada, puede declararse agente libre en los próximos días.

La respuesta del “Kung Fu Panda” fue enfática cuando le preguntaron si desea pactar un nuevo contrato para seguir en San Francisco: “Sin ninguna duda”.

Sandoval se tiró de espaldas sobre la gramilla. Bumgarner y Posey se fundieron en un abrazo en el montículo para iniciar el festejo de todo el equipo.

Tres días después de lanzar una blanqueda de cuatro hits, con 117 pitcheos para ganar el quinto juego, Bumgarner amansó con facilidad pasmosa los bates de los Reales.

Una noche antes, luego de la derrota 10-0 que niveló la serie, Bumgarner se burló de los comentarios sobre los límites de lanzamientos que imperan en la actualidad. Tiró 68 este miércoles para dejar en un ínfimo 0.25 su efectividad de por vida en el clásico, lo cual es un récord.

“No puedo mentirles más. Estoy fundido”, dijo Bumgarner.

Los Gigantes, con una nómina integrada por varios descartes de otros equipos, salieron campeones en 2010 al vencer en cinco juegos a Texas, conquistando su primer título desde 1954 en Nueva York. Dos años después, barrieron a los Tigres para el siguiente título.

Con su tendencia de crecerse en los años pares, los Gigantes se convirtieron en el segundo equipo de la Liga Nacional que gana tres títulos en un lapso de cinco años, igualando a los Cardenales de San Luis de 1942-46.

También salieron triunfantes de la segunda Serie Mundial de la historia dirimida entre wildcards, dos clubes que no alcanzaron las 90 victorias.

San Francisco derrotó de visita a Pittsburgh en el juego de wildcards, con Bumgarner lanzando una blanqueda. Siempre con los pronósticos en contra, se encarga de dejar en el camino a Washington y San Luis en los playoffs de la Liga Nacional.

Mientras otros ases decepcionaban esta postemporada, como Clayton Kershaw y Max Scherzer, Bumgarner tomó la posta tras la lesión de Matt Cain y el declive de Tim Lincecum. Peloteros como Blanco y el segunda base Joe Panik taparon huecos tras las lesiones de Ángel Pagán y Marco Scutaro.

Y Bochy se convirtió en el décimo manager en ganar tres títulos. Ya podría pensar en una placa en el Salón de la Fama, puesto que los otros nueve ya están en Cooperstown.

Para los Reales, fue el final de una mágica temporada, en la que se clasificaron a los playoffs por primera vez desde que en 1985 obtuvieron su primer campeonato.

“Duele quedar tan cerca como lo hemos estado, en un juego definido por una carrera”, señaló el mánager de los Reales Ned Yost.

Con el juego apretado y tras sacar tempranamente al abridor Tim Hudson, el gran misterio era saber el momento que los Gigantes llamarían a su as, responsable de dos previas victorias en la serie.

No por nada la afición en el Kauffman Stadium abucheó cuando Bumgarner salió trotando del bullpen para lanzar en el quinto. Fue su primera aparición en relevo desde los playoffs de 2010.

Michael Morse, el bateador designado de los Gigantes produjo dos carreras, incluyendo la de la ventaja en el cuarto ante Kelvin Herrera. Justo antes, Yost había sacado al abridor Jeremy Guthrie.

Luego de una serie cargada de resultados abultados, el juego decisivo acabó como el más reñido y tenso de los siete.

Bochy no anduvo con rodeos y sacó a Hudson en el segundo.

Jeremy Affeldt fue el primer relevista y cubrió dos innings y un tercio sin permitir carreras, su actuación más larga desde 2012. En principio, la victoria fue acreditada a Bumgarner, pero el anotador cambió el crédito una hora después de acabado el juego y se la dieron a Affeldt.

Bochy también se convirtió en el primer mánager en salir airoso de una repetición del video en la Serie Mundial.

Eric Hosmer había sido cantado quieto por el umpire de la inicial, Eric Cooper, al tirarse de cabeza sobre la base para evitar el doble play. Sin embargo, luego de una revisión que duró 2 minutos y 57 segundos, Hosmer fue declarado out para completar una bonita jugada defensiva del intermedista Joe Panik, quien con guante invertido cedió la pelota al torpedero Brandon Crawford.

Describir como eléctrico el ambiente en esta noche de otoño en el estadio de los Reales –repleto con 40.535 fanáticos– quizás se quedó corto. De pie, los fanáticos de los Reales alentaron incesantemente a todo pulmón.

La característica al inicio fue el estilo más básico para producir carreras, incluyendo elevados de sacrificios en el segundo inning.

Morse remolcó a Sandoval al batear un elevado con las bases llenas y sin outs ante Guthrie, mientras que Crawford trajo a Hunter Pence con otro elevado para poner un 2-0 en la pizarra.

La réplica de los Reales fue inmediata, empatando el juego en la parte baja mediante un doblete de Gordon y un elevado de sacrificio de Omar Infante.

Los Reales se llevaron un susto cuando su receptor Pérez fue impactado en la pierna izquierda, arriba de la rodilla. El venezolano se retorció de dolor, pero pudo seguir jugando. Un sencillo del venezolano Alcides Escobar con dos outs puso fin a la breve noche de Hudson, pero no volvieron a anotar.

“Lo dejamos todo por el título y tenemos que sentirnos orgullosos por todo lo que logramos. Somos un equipo joven con un futuro prometedor”, valoró el campocorto Escobar.

Today in Baseball History: October 30th

2007
On October 30, 2007, the New York Yankees name Joe Girardi their manager. Girardi, who earned three World Series rings as a catcher with the Yankees in the 1990s, replaces Joe Torre, who had declined the team”s contract offer.

1945
On October 30, 1945, Brooklyn Dodgers executive Branch Rickey signs Jackie Robinson to a minor league contract with the team’s Triple-A affiliate at Montreal. Robinson will play the entire 1946 season with the Montreal Royals before earning a promotion to Brooklyn in 1947.

1916
On October 30, 1916, future Hall of Famer Leon Day was born in Alexandria, Virginia. Although Day would never play in the major leagues because of the color line, he became a star pitcher for the Newark Eagles of the Negro leagues and gained election to the Hall of Fame in 1995.
Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 10,469 other followers

%d bloggers like this: